19 de gener de 2017

Literatura hispana se posesiona como creativa en presente año

[El Diario, 18 de enero de 2017]


La narrativa hispana se destaca por los temas reales que buscan formas de expresar y hacer arte. En este primer mes del año, los autores hispanos le dieron lauros al relato en español en el caso del boliviano Gonzalo Lema, por su obra “Que te vaya como mereces”. El mexicano Juan Pablo Villalobos ganó el premio Herralde, con la novela “No voy a pedir a nadie que me crea”. De Argentina participó María Gainza, con la novela “El Nervio óptico”.
La novela de Lema igualmente ganó el galardón Internacional L'H Confidencial de Novela Negra, de la Biblioteca la Bòbila de España. El premio, por el éxito de su obra, lo recibirá el 1 de abril en Barcelona. La novela relata la historia de Santiago Blanco, desde una perspectiva oscura de la vida.
El galardón Internacional L'H Confidencial de Novela Negra abre la convocatoria para todos aquellos que escriban en español, sin importar su país de origen.
Por otro lado, el mexicano Juan Pablo Villalobos ganó el último premio Herralde de novela, con “No voy a pedir a nadie que me crea”, obra de humor negro desarrollada en claves de auto-ficción que la editora Anagrama publicó en noviembre.
La escritora de nacionalidad argentina María Gainza combina dos géneros y dos pasiones propias —el arte y la escritura— en “El nervio óptico”, una “guía escondida de los museos públicos de Buenos Aires”, según la reseña promocional. “Es una obra prima de primera clase y del más alto nivel literario”. La novela de María Gainza está a punto de ser vendida en librerías europeas, gracias a su plataforma inicial, que es la editorial Mansalva de Buenos Aires.
Al parecer, tanto en España como en Latinoamérica perdura el interés, el deseo, la tradición de ser literato, de buscar una forma de expresarse y, en definitiva, de hacer arte, de formas sencillas y a la vez reales, lo que demuestra la vitalidad, imaginación e independencia creativa que existe en el sector editorial hispano.
Pese a la hegemonía tradicionalmente inglesa en literatura, la misma se centra en concursos, premios y festivales literarios que gradualmente van apagando la sed de escribir de los autores.
La ficción ha pasado a ocupar un segundo plano para los escritores hispanos que viven, leen y piensan sobre problemáticas que son reales y atingen a todo ser humano, lo que es traducido en sus escritos es más que suficiente para relatar y crear excelentes historias que cautivan al lector que se sumerge en una escalada de emociones a partir de las lecturas; tal es el caso de la novela escrita por Gonzalo Lema, la misma protagonizada por Santiago Blanco, un personaje que el autor proclama como protagonista en otros cuatro libros y que, en esta ocasión, tiene que resolver un problema de alcance nacional, en Bolivia ,al tiempo que soluciona sus problemas sentimentales.
Es destacable el reflejo que Lema hace de la realidad sociopolítica boliviana, que sumerge al lector en la dura realidad cotidiana de Cochabamba, mediante una amalgama de personajes excéntricos y perdedores. La novela le ha merecido a Lema múltiples satisfacciones. La lectura enriquece y como describía Jorge Luis Borges: “De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”.




0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative