28 d’agost de 2016

Un cadáver de más, d'Ellis Peters


Ellis Peters. Un cadáver de más. Traducción de María Antonia Menini. Madrid: Pàmies, 2009. ISBN: 978-84-96952-44-7

Fray Cadfael, que en su juventud fue a las Cruzadas y vivió multitud de aventuras, vive ahora retirado en la abadía benedictina de Shrewsbury, cerca de Gales. Gran conocedor de las plantas y sus propiedades, y experto en la preparación de remedios con las mismas, es el encargado del herbario y del huerto. Hombre inteligent e, observador y dotado de un gran sentido común, tendrá que utilizar todas estas cualidades para resolver los casos que se le presentan. 

En 1138, en el transcurso de la guerra civil inglesa, el rey Enrique toma la fortaleza de Shrewsbury. No habrá clemencia con los vencidos: el rey ordena ahorcar a todos los defensores. Entre tantas muertes sólo fray Cadfael es capaz de detectar un cadáver que no encaja con los demás; se encuentra entre los ajusticiados, pero no ha muerto a consecuencia del decreto real. Ha sido asesinado. 

Ellis Peters. Autora prolífica de novelas históricas y de misterio, alcanzó fama mundial con las novelas de Fray Cadfael, que han vendido millones de ejemplares, han sido traducidas a decenas de idiomas, y sobre las que la BBC produjo una serie de gran éxito. En 1994 le fue concedida la Orden del Imperio Británico. Los misterios que encierran las novelas de Cadfael se encuentran dentro de la mejor tradición de las «novelas enigma» inglesas. La recreación de la atmósfera medieval envuelve de forma magistral la trama, uniendo el género histórico con el de misterio.





27 d’agost de 2016

El médico detective, de Berton Roueché


Berton Roueché. El médico detective.  Traducción Carmen Francí. Barcelona: Alba, 2011. ISBN: 978-84-8428-506-9

Desde las páginas de la revista New Yorker, Berton Roueché fue alumbrando a lo largo de casi cincuenta años algunos de los misterios más sorprendentes de la medicina de su tiempo. Ya desde el principio sus lectores señalaron la semejanza de sus artículos con la novela detectivesca: «De hecho –respondía el autor–, este género tiene su origen en la medicina, pues Conan Doyle derivó el método de Sherlock Holmes de un médico de Edimburgo, el doctor Joseph Ball». Tratamientos que curan sin revelar las causas, encadenamientos dramáticos de diagnósticos erróneos, enfermedades rarísimas, síntomas que indican una dolencia pero camuflan otra…: ¿todo esto les suena a la serie House? Han acertado. David Shore, el creador de la serie, nunca ha ocultado que los textos de Roueché fueron la inspiración principal de muchos de sus episodios, y en esta selección que aquí presentamos el lector podrá reconocer varios. El médico detective reconstruye casos desde 1947 a 1988 en los que, ante once hombres de color azul o todo un colegio presuntamente intoxicado por una fuga de gas, el médico ha tenido que actuar como un auténtico detective para hacer frente al alud de indicios engañosos y datos ocultos que comprometen la vida de una persona y a veces de toda una comunidad.



26 d’agost de 2016

Indómito, Vladimir Hernández. Premi L'H Confidencial 2016

[ Biblioblog - Fora de prestatge, 26 d'agost de 2016]

I ja són deu les edicions del Premi L’H Confidencial, que aquest 2016 ha reconegut l’obraIndómito de Vladimir Hernández. El Premi Internacional de Novel·la Negra L’H Confidencial, convocat per l’Ajuntament de l’Hospitalet, la biblioteca La Bòbila i Roca editorial, havia reconegut fins ara els següents títols:


Els guanyadors reben un premi de 12000€ i la publicació de la novel·la per Roca editorial. Aquesta setmana, a la Joan Oliva, la novetat de gènere negre és Indómito, sobre la qual el jurat va destacar “el retrat d’una Cuba descarnada i en descomposició, en què s’enfronten funcionaris que se n’aprofiten i on les noves generacions només creuen en la iniciativa personal“.


Indómito comença amb una escena del tot impactant. Mario Durán ha estat enterrat viu. Contra tot pronòstic, és capaç de sortir-se’n amb vida i, a partir d’aquest moment, rememorarà els esdeveniments que el van arrossegar fins allà i iniciarà la seva revenja.

Poques setmanes abans, Durán i el seu bon amic Rubén eren a la garjola. Sense raó justificada, tots dos són posats en llibertat. Primer, en surt en Rubén que, a la sortida d’en Durán, el posa al dia de les novetats. L’alliberament no és pas gratuït.

Els coneixements tecnològics que tots dos tenen seran fonamentals per fer-se amb el contingut d’una caixa forta. En Sandoval, en Zurdo i la Silviaseran els seus companys de robatori. El que havia de ser un cop ràpid i sense complicacions acaba originant un reguitzell de cadàvers, inclòs el de Rubén. El seu cos apareix al mateix forat on Duran és enterrat viu.

Indómito és una novel·la de venjança, farcida de violència i acció, que transita per una Cuba contemporània. Una Cuba que és un personatge més de la història.

Vladimir Hernández va néixer a La Habana l’any 1966. Hi va estudiar Enginyeria i Física. L’any 1999 va publicà el seu primer llibre, Nova de cuarzo. Posteriorment, va publicar Hipernova i Onda de choque. Des de l’any 2000, viu a Espanya, arran de quedar finalista en el Premi UPC amb la novel·la Signos de guerra.




La mafia como telón de fondo

[El Mundo, 26 de agosto de 2016]

Enric González

Jorge Arévalo

Como material artístico, la mafia es muy peligrosa. Ofrecen prueba de ello la serie cinematográfica El Padrino y la serie televisiva Los Soprano. Hablamos de dos obras maestras que glorifican a los mafiosos, gente esencialmente malvada. La glorificación ocurre siempre, de forma inevitable, cada vez que un autor se aproxima a un fenómeno que combina crueldad, honor, familia y tradición, rasgos que por alguna razón conmueven a la gente. Sólo hay dos formas de retratar adecuadamente a la mafia: componer un amplio catálogo de sus delitos, como hizo Roberto Saviano con la Camorra napolitana en Gomorra, o mostrarla desde lejos, como un paisaje o un telón de fondo. Esta última es la estrategia de Andrea Camilleri y su personaje, el comisario Salvo Montalbano, en una exquisita serie de historias policiales. Se trata de una de las cumbres europeas del género negro.

Cuando un gran escritor decide a los 70 años componer una serie policial, sólo puede demostrar dos cosas: senilidad o genio. Y Andrea Camilleri nunca tuvo nada de senil. Llevaba toda una vida escribiendo para el teatro, la radio y la televisión y, tras la muerte de Leonardo Sciascia, había heredado el título oficioso de maestro supremo en los complicadísimos asuntos sicilianos. Jubilado de la radiotelevisión italiana y con 70 años, en 1994 emprendió la tarea de describir Sicilia a través de la comisaría de Vigàta, localidad imaginaria que era en realidad Porto Empedocle, su ciudad natal.

La segunda gran guerra de la mafia siciliana, que había durado casi 10 años y había causado un millar de muertes, acababa de terminar. Los asesinatos de los jueces antimafia Falcone y Borsellino habían ocurrido dos años antes. Italia estaba horrorizada ante la violencia y el poder de los clanes sicilianos. Y al viejo Camilleri no se le ocurrió otra cosa que empezar a publicar novelas sobre casos criminales en los que la mafia era poco más que un remoto juego de sombras apenas perceptible.

Muchos se escandalizaron. Pero el público devoró con fruición los casos de Salvo Montalbano y en poco tiempo Camilleri se convirtió en el autor italiano de mayor éxito. Los lectores no tardaron en comprender que el juego literario de Camilleri consistía en relegar la mafia a un segundo plano y describir magistralmente lo que él llama la mafiosidad, es decir, las estructuras sociales sicilianas que permiten la existencia de los clanes. Carezco de tiempo para ahondar en esas estructuras propiciadas por la tradición, la pobreza y la lejanía (luego teñida de complicidad) del Estado italiano; si les interesa el tema, lean el magnífico libro Crónicas de la mafia, de Íñigo Domínguez.

En la Vigàta del comisario Salvo Montalbano operan dos clanes o familias, los Cuffaro y los Sinagra. Se les menciona de vez en cuando, pero jamás aparecen en el centro de la escena. Montalbano tiene algún roce ocasional con ellos, los utiliza alguna vez como fuente de información (¿qué serían las familias si no lo supieran todo de todos?), y ya está. Aún así, se demuestra una vez más el peligro de escribir sobre la mafia: los lectores más febriles de la serie simpatizamos con los tradicionalistas Cuffaro y recelamos de los modernos Sinagra.

He tenido el privilegio de tomar unos cuantos cafés con Camilleri y de preguntarle sobre la mafia. La detesta, por supuesto. Como buen conocedor de Sicilia sabe, sin embargo, que la mafia local no se basa en la amenaza, sino en el respeto. En los pequeños favores. En la persuasión. La mafia siciliana es, a la vez, una organización criminal y una organización social, como el fascismo, que fue su enemigo más feroz. Combina violencia y benevolencia. Por eso ha sido, hasta la fecha, imposible destruirla.

Cuando se puso a imaginar el personaje del comisario Salvo Montalbano, Camilleri se inspiró directamente en Pepe Carvalho. Si Jules Maigret es el abuelo de la novela negra mediterránea, Carvalho es el padre. Montalbano (así llamado en homenaje a Manuel Vázquez Montalbán) ama su comida, su ciudad y sus rutinas. Y, como Carvalho, tiene alrededor una pequeña corte de personajes dibujados con trazo humorístico: tres policías (el mujeriego Mimí, el eficiente Fazio y el hilarantemente estúpido carabiniere Catarella), una novia lejana que vive en Génova y un jefe capullo. La corte humorística permite realzar los momentos trágicos de Montalbano y su ambivalencia respecto a los delincuentes.

Camilleri es un hombre laico y de izquierdas. También es siciliano y, por tanto, no se burla de las supersticiones. Una vez se juntaron para charlar Manuel Vázquez Montalbán, el marsellés Jean-Claude Izzo (creador del detective Fabio Montale) y él mismo. Hablaban de cómo terminarían sus personajes. Antes de que le tocara a Camilleri le llamaron por teléfono y cuando regresó a la mesa había cambiado ya el tema, por lo que no reveló el final de Montalbano. Izzo murió en 2000 y Vázquez Montalbán, en 2003. Camilleri decidió que, por si acaso, jamás hablaría del destino que pensaba deparar a su comisario y escribió a toda prisa la novela final de la serie, guardada desde entonces en un cajón secreto para ser publicada de forma póstuma. El truco funciona: Andrea Camilleri cumplirá 91 años dentro de unos días y mantiene un humor excelente.





Silencio, se rueda la adaptación de 'La niebla y la doncella' de Lorenzo Silva

[ElSéptimoArte, 25 de agosto de 2016]


DeAPlaneta anuncia que se está rodando en Canarias 'La niebla y la doncella', thriller policíaco protagonizado por Quim Gutiérrez ('Anacleto: Agente secreto'),Aura Garrido ('El Ministerio del Tiempo'), Verónica Echegui ('No culpe al karma de lo que te pasa por gilipollas') y Roberto Álamo ('Que Dios nos perdone') y que estará dirigido por el debutante Andrés Koppel, guionista de títulos como'Intacto' o 'En tierra hostil' que también firma el guión.

Este thriller es la adaptación cinematográfica de “La niebla y la doncella” (Edición Destino), del ganador del Premio Nadal y Premio Planeta Lorenzo Silva, la cual forma parte de la serie de novelas protagonizadas por la pareja de investigadores Bevilacqua y Chamorro que entre otros muchos incluye títulos como “El alquimista impaciente” o “Los cuerpos extraños”.

El ganador de un Premio Goya Quim Gutiérrez interpreta al célebre sargento Rubén Bevilacqua, mientras que la nominada a otro Premio Goya Aura Garrido se pone en la piel de la cabo Chamorro. Juntos interpretan a una de las parejas más icónicas de la novela negra española. Completan el reparto la nominada al Premio Goya Verónica Echegui, en el papel de la cabo Anglada, y el ganador del Premio Goya Roberto Álamo, en el papel de Teniente Nava. El rodaje se prolongará durante 8 semanas entre La Gomera y Tenerife.

'La niebla y la doncella' es un thriller policíaco en el que el crimen, la pasión y los intereses ocultos se mezclan en un paisaje hostil que sitúa a los personajes que lo habitan constantemente al borde del precipicio. Se trata de una producción de Tornasol Films, Atresmedia Cine, Hernández y Fernández PC y Gomera Producciones que cuenta con la participación de Atresmedia y será distribuida por DeAPlaneta.

Sinopsis oficialIsla de la Gomera. El cadáver de un joven aparece en un bosque de la pequeña isla. El caso se da rápidamente por cerrado por los autoridades sin dar con el culpable. Tres años más tarde, el sargento de la Guardia Civil Bevilacqua (Quim Gutiérrez) y su ayudante, la cabo Chamorro son enviados a la isla para reactivar la investigación. Les acompaña la cabo Anglada (Verónica Echegui), la última persona que vio al joven con vida.
Todo apunta a un político local de renombre, al que un tribunal popular absolvió a pesar de la aparente contundencia de las primeras pesquisas. Los investigadores lucharán por esclarecer este complicado caso, tras la niebla de una isla que esconde secretos terribles de sus habitantes...

Recordemos que DeAPlaneta también será la encargada de distribuir otra esperada adaptación, la de 'El guardián invisible' de Dolores Redondo que dirige Fernando González Molina ('Palmeras en la nieve') y que cuenta con Marta Etura ('El hombre de las mil caras') como principal protagonista, Amaia Salazar, inspectora jefe de Homicidios de la Policía Foral de Navarra a la que se le encarga la complicada investigación de un asesinato ocurrido en los márgenes del río Baztán, la cual la llevará de vuelta al pueblo de Elizondo, donde ella creció y del que ha tratado de huir toda su vida, en una carrera contrarreloj para dar con un implacable asesino, en una tierra fértil en supersticiones y brujería...

'El guardián invisible' es una producción de Atresmedia Cine, Nostromo Pictures y El Guardián Invisible AIE en co-producción con Nadcon Film que llegará a los cines españoles el próximo 24 de marzo​ de 2017.






Crematorio, de Rafael Chirbes


Rafael Chirbes. Crematorio. Barcelona: Anagrama, 2015. ISBN: 978-84-339-7376-4

La muerte de Matías Bertomeu, el ideólogo que cambió la revolución violenta por la agricultura, pone en marcha los mecanismos que componen Crematorio. El dolor es un espejo cuya imagen devuelve el tiempo que se fue, pero que trae también el reverso de vidas levantadas sobre oscuros cimientos: la del hermano de Matías, Rubén, el constructor sin escrúpulos, torturado por lo que considera una vieja traición familiar; Silvia, la hija de Rubén, biempensante restauradora de arte casada con el altivo Juan Mullor, el catedrático que prepara la biografía de Federico Brouard, viejo amigo de los Bertomeu, un escritor alcohólico que vive el fracaso de sus últimos días; Ramón Collado, el hombre que hizo los trabajos sucios del constructor, incapaz de levantar su propia empresa y sometido a los caprichos de una prostituta sin escrúpulos; Traian, el mafioso ruso, viejo socio de Rubén; Mónica, la jovencísima y ambiciosa esposa. A través de estos personajes, Chirbes entra a saco en el caserón de la vida para ofrecernos un panorama tan deslumbrante como terrible: la familia como forma de ejercicio de los valores de propiedad, la especulación inmobiliaria, el dinero negro, los negocios sucios y el tráfico de capitales, la droga, el sexo como valor de cambio y como tabla a la que aferrarse en el mar de la nada, la corrupción como savia que recorre todo el cuerpo de una sociedad convulsa en la que la destrucción del paisaje adquiere valor de símbolo.




Matarranya Negra

25 d’agost de 2016

Sin aire, de Daniel Pérez Morales


Daniel Pérez Morales. Sin aire (Acer Nigrum II). Madrid: Cuadernos del Laberinto, 2015 (Estrella Negra; 8). ISBN: 978-84-944036-0-6

En este nuevo y estremecedor caso, Isabelle Lemaire y el agente Noah Page se enfrentan a una amenaza que surge del pasado. Un extraño asesinato pone en alerta a la policía de Montreal: el cuerpo de una modelo es encontrado sin vida en su propia casa, con las manos y las piernas atadas a cada extremo de la cama. La mujer ha sido estrangulada. Todo apunta a que El Poeta, un prolífico asesino en serie de los años setenta ha regresado. El apodo hace referencia a los versos que enviaba a los medios de comunicación después de cometer cada crimen. Un caso que nunca se resolvió y que ahora Page se ve incapaz de esclarecer solo. Su antigua compañera, Isabelle Lemaire, ha abandonado la policía tras los traumáticos acontecimientos vividos junto a Page en su anterior caso, cuando tuvieron que enfrentarse al Carnicero de Emmerin (Acer Nigrum, publicada por Cuadernos del Laberinto). Pese a que en un primer momento Isabelle se niega a tomar parte en la investigación, finalmente descubre que el deseo de atrapar a El Poeta es más fuerte que sus prejuicios. Mientras, los cuerpos de mujeres continúan apareciendo.

Lemaire y Page se enfrentarán a un inquietante rompecabezas cuyas piezas les llevarán del pasado al presente tras las huellas del asesino. Pero, a veces, las apariencias son engañosas y la figura que oculta el puzle no se desvela hasta la última página, cuando se coloca la pieza final.


El trasunto de Vázquez Montalbán o viceversa

[El Mundo, 25 de agosto de 2016]

Enric González

Jorge Arévalo

Éste es un caso diabólico. ¿Han visto Vértigo? La película más lenta e hipnótica de Alfred Hitchcock deja al espectador aturdido, incapaz de discernir con certeza quién es sujeto y quién es objeto, cuál es la obsesión creadora y cuál es la obsesión creada. El caso al que nos referimos hoy posee unas características similares. Tengo mi propia teoría y se la anticipo desde ahora: creo que Manuel Vázquez Montalbán fue una invención de Pepe Carvalho. No puedo demostrarlo, por supuesto. Decenas de investigadores, mucho más perspicaces que yo, han fracasado en el intento. Sólo es posible afirmar con certeza que nos encontramos ante una intriga fundamental, y quizá fundacional, de la literatura española contemporánea.

Yo conocí a Montalbán. No le traté mucho, pero supe de él lo suficiente como para fundamentar mi tesis sobre su calidad de personaje de ficción. Me explico. Hablamos de un tipo que a primera hora de la mañana, cuando cae la legaña de las farolas, ya había cocinado un fricandó, había escrito un par de artículos, avanzaba en una novela y había dado una entrevista a un periodista extranjero. El resto del día seguía, por supuesto, al mismo ritmo.

Hablamos de un tipo enfermizamente tímido y de un tipo formidablemente ingenioso y divertido. Hablamos de un tipo que revolucionó la literatura negra, la literatura deportiva, la literatura política, la literatura gastronómica, la literatura a secas y la columna periodística.

Hablamos de un tipo que refundó espiritualmente el FC Barcelona y lo convirtió en el "ejército desarmado" de un país. Hablamos de un tipo de alma anarquista que se hizo comunista, dicen que por razones sentimentales, y soportó toda su vida la disciplina de partido. Hablamos de un genio renacentista, bajito, calvo y con bigote. Ahora explíquenme ustedes cómo puede ser real un tipo así.

Fui uno de los jóvenes que se bebieron de un trago Informe sobre la información(escrito en la cárcel de Lleida), Manifiesto subnormal, Crónica sentimental de España y la novela surrealista Yo maté a Kennedy; leía sus artículos en Triunfo(bajo un pseudónimo u otro) y sus columnas en Tele-Express. Jamás pude convencerme de que aquel señor taciturno fuera realmente el autor de tantos prodigios.

En 1974, cuando apostó que podía escribir una novela negra en semanas y parióTatuaje, empezó a aclararse el asunto: Pepe Carvalho, el antiguo comunista gallego empleado por la CIA en Yo maté a Kennedy, adquirió una carnalidad mucho más rotunda que la del misterioso Montalbán, una figura escondida tras su propia sombra: "Hasta los años 70 fui historia y después fui literatura", dijo alguna vez.

Montalbán también decía que Carvalho no se le parecía, ni en el físico (el detective era alto y delgado como el actor Jean-Louis Trintignant) ni en nada. Ya. Carvalho tenía la oficina en el Barrio Chino, donde nació Montalbán, y vivía en Vallvidrera, donde vivía también Montalbán. Carvalho era a la vez sibarita y glotón, como Montalbán, que podía disertar sobre el mal uso de la crema de leche en la cocina mientras engullía con pasión un bocadillo de sardinas rezumante de aceite.

Carvalho encendía la lumbre con libros y Montalbán quemaba producción literaria propia y ajena con una voracidad inhumana.

Lo que ocurrió con los años es bien conocido. Fueron redactándose dos crónicas paralelas sobre la España de la transición, el felipismo y la aznaridad: la de Montalbán y la de Carvalho. Son distintas y no comparables. Me parece, en cualquier caso, que la de Carvalho es más veraz y luminosa.

El polígrafo Montalbán tenía la obligación de atenerse a ciertos hechos, mientras el detective Carvalho sólo se atenía a la verdad. Quien quiera conocer las turbulencias del posfranquismo, la crisis del comunismo, el desengaño de la burguesía ilustrada catalana, la suplantación de Barcelona, la supervivencia de las oligarquías o cualquiera de los entresijos recientes de este vodevil siniestro que llamamos España, hará bien en leer las novelas que firmaba Montalbán y protagonizaba Carvalho, o al revés.

Las historias de Carvalho contienen diálogos afilados y descripciones rotundas. Formalmente, son pura novela negra. Pero, a diferencia de investigadores que se enfrentan al mal, o a una sociedad injusta, o a sus propios fantasmas, Carvalho se enfrenta cotidianamente a la historia y a la Historia, con minúsculas y con mayúsculas: hace la crónica de un país y a la vez escudriña esa divinidad infalible e implacable que el marxismo llama Historia.

Al final de su última y farragosa aventura, Milenio, un monólogo carvalhesco tan surrealista como Yo maté a Kennedy, pero mucho más largo y aburrido, el detective vuelve a la cárcel. Es normal que Carvalho acabe así, regresando a sus orígenes.

De Manuel Vázquez Montalbán, en cambio, se cuenta un enigmático fallecimiento en el aeropuerto de Bangkok, una desaparición tan remota como poco creíble. Repito la pregunta: ¿Quién es aquí el personaje real y quién es el personaje novelesco?





24 d’agost de 2016

Lo que muere en verano, de Tom Wright


Tom Wright. Lo que muere en verano. Traducción Carmen Font Paz. Barcelona: Duomo, 2012. ISBN: 978-84-15355-34-2

Jim, un adolescente que vive con su abuela, no ha tenido una vida fácil y hace lo posible para no complicársela más. Cuando su prima se presenta un día en su casa con su maleta y sus secretos a cuestas, intuye que ese verano no va ser como los demás. Sobre todo cuando ambos descubren el cuerpo de una chica muerta... Y saben que es solo el principio de todo lo que va a morir ese verano.



23 d’agost de 2016

El correu de Trípoli, de Margarida Aritzeta


Margarida Aritzeta. El correu de Trípoli. Barcelona: La Magrana, 1990 (La Negra; 37). ISBN: 84-7410-499-8

Sam, perquè li diuen Sam, es guanya les garrofes en una oficina d'informes comercials. Pero el que li agrada de debó és fer esport i anar amb moto. Un dia es troba una rossa de les que fan perdre l'alè i es pensa que se'l vol lligar per la seva bona figura (i potser  per la moto impressionant que gasta). El pobre del Sam cau així de quatre potes en una cursa trepidant darrera una xicota que se li esmuny continuament, a través d'una pista sembrada de violència i de cadàvers.




“CUENTAS PENDIENTES”, PREMIO CUBELLES NOIR

[Susana Hernández, 22 de agosto de 2016]

La noche del sábado 20 de agosto en el Castillo de Cubelles tuvo lugar la ceremonia de entrega de premios del Festival Cubelles Noir 2016 a la mejor novela negra en catalán y en castellano escrita por una mujer y editada en 2015. “Cuentas pendientes” (Alrevés Editorial, 2015), la tercera novela protagonizada por la subinspectora Rebeca Santana, se alzó con el galardón a la mejor novela negra en castellano a la que también optaban “Ofrenda a la tormenta” de Dolores Redondo, “Los ciervos llegan sin avisar” de Berna González Harbour y “Juegos de maldad”de Graziella Moreno, ópera prima de la autora a la que el jurado concedió una mención de honor.


El jurado estuvo formado por José Ramón Cabezas de la Asociación NovelpolXavier Borrellpresidente de Cubelles Noir, Marià Tallómiembro de la organización de Cubelles Noir y Charo González Herrera, miembro de la organización y presidenta del mismo.
La presidenta del jurado, que leyó el acta en nombre de sus compañeros, destacó de“Cuentas pendientes” “el equilibrio conseguido entre la calidad literaria y el acontecimiento de los cánones de la novela negra”.
Me siento muy honrada y orgullosa de este premio y aprovecho estas líneas para dejar constancia de mi agradecmiento al jurado y a la organización del festival.
Desde aquí felicitar a Cubelles Noir por el rotundo éxito del festival al que auguro un magnífico futuro, así como a todas las autoras finalistas y a la ganadora de la modalidad de novela negra  en catalán, Elena Torres Guirbau por “La puta d’oros”.

Con Graziella Moreno en los momentos previos a la entrega de premios.



 
Google Analytics Alternative