21 d’abril de 2018

El arte de Bernet, de Jordi Bernet


Jordi Bernet. El arte de Bernet. Torroella de Montgrí: Panini, 2017. ISBN: 978-84-9167-046-9

Una pequeña gran muestra de la obra de Jordi Bernet: bocetos, ilustraciones y dibujos sobre los personajes, temas y ambientes que ha creado gráficamente. En blanco y negro y color, las ilustraciones recorren todas las etapas, estilos y personajes de nuestro autor más internacional. De Kraken a Sarvan, de Torpedo a Clara de Noche, de Custer a Tex el arte de Bernet no tiene igual. 




20 d’abril de 2018

Àlex Martín, contra l’oblit del nostre investigador en groc i negre


Sebastià Bennasar

Sense cap mena de dubte un dels llibres més importants apareguts en el que va d’any és Jaume Fuster, gènere negre sense límits, del professor de la Universitat de Salamanca Àlex Martín Escribà, publicat per l’editorial Alrevés de forma molt escaient ara que es compleixen vint anys de la mort d’aquest escriptor imprescindible de les nostres lletres, una efemèride que malauradament coincideix amb el centenari de Manuel de Pedrolo (i molts altres) i que està condemnant a l’ostracisme la reivindicació de l’autor que més va fer per la professionalització dels nostres autors. Dit ras i clar: sense Jaume Fuster un projecte com l’associació d’escriptors en llengua catalana (AELC) avui no existiria, per exemple, i bona part de les actuacions per a la reivindicació dels nostres drets com a autors, tampoc.


En aquesta obra, Martín Escribà ens endinsa en la producció de gènere negre de Fuster. Ho fa amb la mestria de sempre: claredat expositiva, rigorositat documental, llançament d’hipòtesis i comprovació de les mateixes i voluntat de fer avançar la investigació i oferir noves perspectives i nous avenços, tal i com féu amb el seu llibre sobre Tasis, i amb el que va escriure conjuntament amb Jordi Canal sobre la Cua de Palla i sobretot com ja féu amb el seu pioner Catalana i criminal, del 2006. Això si ens quedem en les investigacions en forma de llibre i cenyides a l’àmbit purament negre i català, perquè llavors trobem més d’una quarantena llarga d’articles científics de tipus acadèmic, ponències, conferències i tot un altre àmbit d’estudi que és la literatura espanyola, sobretot en conjunt amb Javier Sánchez Zapatero, coorganitzador amb el nostre home a Salamanca de l’imprescindible Congreso de Novela y Cine Negro que enguany arriba a la seva catorzena edició, que aviat és dit.
Així doncs, i sense cap perill d’equivocar-nos, Àlex Martín ha estat un dels investigadors més importants de la nostra literatura i sobretot ha estat qui més i millor ha estudiat la novel·la negra contemporània. Pot haver-hi qui hagi fet centenars de ressenyes en un bloc, pot haver-hi fins i tot qui hagi fet algun que altre article científico-acadèmic, pot haver-hi qui l’hagi divulgada a la premsa o en festivals i xerrades més o manco populars, però ningú no ha fet aportacions de tanta vàlua com el professor Martín sobre la matèria que ens ocupa.
Per això em sorprèn, per exemple,  veure que en comptades ocasions ha estat present en els principals actes sobre Pedrolo que s’estan fent al territori -quan com a mínim una tercera part de la seva tesi doctoral s’ocupa de les contribucions negres de l’autor i quan ha estat el primer en proposar una revisió dels títols canònics de la seva obra passant de cinc a set i proposant possibilitats d’inclusió d’uns quants més-, veure que en alguns textos pedrolians apareguts darrerament no s’esmenta ni una vegada el monumental estudi sobre la Cua de Palla, i veure que quan algú fa llistes sobre especialistes en Pedrolo ni ell ni en Jordi Canal no hi solen aparèixer.
Per això vull aprofitar per vindicar l’estudi de Jaume Fuster que ha fet Martín com un dels assajos literaris més importants del que portem d’any i sobretot com la millor contribució a l’estudi del gènere negre a casa nostra. Ens queixem, amb raó, que a la nostra literatura li falten estudiosos i assagistes i quan en tenim un, i de molt bo, ens limitem a menysprear-lo o a ignorar-lo. Som un país de desagraïts. I si d’aquí a un temps ens trobem amb un investigador que per diferents motius ha centrat l’objecte d’estudi en altres literatures, quan ens en lamentem, també serà bo preguntar-nos quina part de culpa en tenim tots plegats.





Biblioteca la Bòbila. Memòria 2017

Un mal negocio, de Paula Daly (Reservoir Books)


Paula Daly. Un mal negocio. Traducción de Eduardo Iriarte. Barcelona: Reservoir Books, 2018 (Roja & Negra). ISBN: 978-84-17125-50-9

SU SITUACIÓN ES DESESPERADA
Roz es una madre soltera que ha llegado al punto de no retorno. Su sueldo como fisioterapeuta apenas le da para cubrir las necesidades de su hijo de nueve años y acaba de recibir la temida carta de desahucio: tiene dos semanas para encontrar una solución antes de que la echen a la calle.
¿HASTA DÓNDE SERÁ CAPAZ DE LLEGAR?
De repente, un desconocido le hace una oferta: a cambio de una noche con él, le pagará una suma de dinero que podría salvarla. Sin embargo, el plan perfecto se convierte en la peor de las pesadillas. Él se obsesiona y controla todos sus movimientos, obligándola a hacer cosas que jamás habría imaginado.
VIVIR PARA ARREPENTIRSE
En esta historia vertiginosa e inolvidable en la que el sexo, el chantaje y el asesinato suceden en el lugar más cotidiano, Paula Daly vuelve a desplegar la maestría que ya mostró en ¿Y tú qué clase de madre eres?



La asamblea de los muertos, de Tomás Bárbulo


Tomás Bérbulo. La asamblea de los muertos. Barcelona: Salamandra, 2017. ISBN: 978-84-9838-807-7

Entre bromas y pullas, cuatro parejas inician un viaje al norte de África en un minibús alquilado. A primera vista, parecen unos turistas con ganas de disfrutar a tope de sus vacaciones, pero en realidad los hombres forman parte de una banda de delincuentes madrileños de poca monta y se dirigen a Marrakech con un encargo muy concreto: desvalijar un banco durante la feria de orfebrería que se celebrará en la ciudad.
El cerebro de la operación, un joyero francés conectado con la jet set internacional, les proporcionará un guía y un contacto sobre el terreno, y, una vez finalizada la tarea, una bolsa de nada menos que dos millones de euros. Sin embargo, pronto surgirán los primeros motivos de inquietud, y lo que debía ser un trabajo rápido y limpio deriva en una serie de acontecimientos imprevisibles que arrastran a los ufanos maleantes a una situación que jamás habían imaginado.
De sorpresa en sorpresa, con un ritmo trepidante, unos diálogos descarnados y un afilado sentido del humor, Tomás Bárbulo conduce al lector hasta un asombroso final que otorga a la historia una dimensión insospechada.




19 d’abril de 2018

Que te vaya como mereces, de Gonzalo Lema

[Entretanto Magazine, 18 de abril de 2018]

José Luis Muñoz


Hay algunos teóricos de la novela negra hispana que ven un hilo conductor muy claro entre la novela picaresca del Siglo de Oro español (El lazarillo de TormesEl Buscón de Francisco de Quevedo, las novelas ejemplares de Miguel de Cervantes) y cierta novela negra española. Eso se ve muy claro, por ejemplo, en las novelas de García Pavón protagonizadas por el policía municipal de Tomelloso Plinio, e, incluso, en las novelas de Manuel Vázquez Montalbán de la serie Carvalho en las que el costumbrismo, la descripción nostálgica de una Barcelona que existía en el imaginario del escritor catalán, está casi siempre por encima de una trama supuestamente policial. Que te vaya como mereces, espléndido título de Gonzalo Lema (Tarija, 1959), abogado y escritor de largo recorrido (ha publicado nueve libros y ha obtenido importantes premios con ellos) novela negra con la que obtuvo el último premio L’H Confidencial, es una prueba de esa relación que se remonta a quinientos atrás y sigue muy vivo, sobre todo, en la literatura sudamericana.


La novela de Gonzalo Lema, con la excusa de una investigación policial (Santiago Blanco, investigador policial retirado reciclado como portero de finca, investiga la desaparición de la morgue del cadáver de Abrelatas ,personaje que podía tener cierto paralelismo con Bicúter, el ayudante de Pepe Carvalho de las novelas de Manuel Vázquez Montalbán, viejo delincuente que trabaja como camarero)  retrata con precisión una realidad social en un país poco homogéneo como es Bolivia, con grandes diversidades económicas (el conflicto secesionista de Santa Cruz está muy presente en la narración) que coinciden con las étnicas.


Gonzalo Lema es un verdadero maestro en las descripciones físicas, algo que suele faltar en las novelas que se escriben hoy en día y que seguramente hará muy feliz a Juan MarséUna voz de celda. El cutis de iguana. Las patillas de los libertadores. El pelo ensortijado como trabajado por una permanente. La oscura caverna de la boca con tres dientes aislados. Dos arriba, uno abajo. Una sonrisa de terror amenazante. O esta otra. Tenía la cara redonda y los ojos chinos, la nariz como pelota de ping-pong y la boca como la abertura de una alcancía chanchito. Era tan feo que podía asustar a los alacranes.
Que te vaya como mereces es un continuo ejercicio de estilo literario, diría, incluso, que el estilo, la forma, se merienda por goleada la historia, que ésta se diluye en la selva de ese lenguaje colorista que el autor boliviano prioriza en una apuesta por la forma más que por el fondo. La mujer lo observo un momento. Tenía media cabeza por encima de la del hombre y más de veinte kilos a su favor. Su mirada era un taladro en funcionamiento que intimidaba a cualquiera. Blanco esperó lo peor.


Gonzalo Lema apuesta por el costumbrismo, así es que su prosa nos traslada con efectividad al calor de los mercados, a las comidas populares y picantes que consume el protagonista de esta historia, el investigador expolicía Blanco que ejerce de portero de finca. La fiscal comía un relleno de papa con queso. El aceite goteaba a sus papeles y los dejaba transparentes. La letra desaparecía.
La violencia aparece  y golpea con contundencia sin ocultar los detalles más sangrientos. La nuca no estalló en sangre sino que se abrió una boca que dejó correr la sangre como un manantial.


Tiene frases gloriosas el libro, frases de una enorme fuerza visual que certifican el talento literario de su autor: El cuerpo se le quebraba y en su fina cadera se veía saltar la gelatina de los sapos.Y hay algunos tramos hilarantes de surrealismo mágico, como esa batalla campal entre cholitas en el mercado de Cochabamba. Doña Enriqueta embistió liderando sus huestes. Armó una cadena de brazos con las mujeres de la primera fila y pretendió arrasar el bosque que tenía al frente. Las recibieron a maderazos de los cajones de manzana de Chile. Alguno aún con clavo. La sangre no se dejó esperar. De inmediato se las remató con una lluvia tupida de tomates verdes.


Blanco no es un personaje glamuroso, no es un Sam Spade sino un muy modesto portero de finca que tiene una medio novia, Gladis, un vecino que es un hare khrisna, un loro y se alimenta de lo que puede en el mercado de las cholitas. Que ye vaya como mereces es una novela muy literaria, escrita con una prosa cálida, envolvente, rica en matices,  y sensual que sirve Gonzalo Lema en frases cortas de una enorme efectividad, pero que puede decepcionar al lector habitual de este género ávido de una trama que enganche.




Los ritos del agua, d'Eva Gª Sáenz de Urturi


Eva Garcia Sáenz de Urturi. Los ritos del agua. Barcelona: Planeta, 2017. ISBN: 978-84-08-16945-1 

Ana Belén Liaño, la primera novia de Kraken, aparece asesinada. La mujer estaba embarazada y fue ejecutada según un ritual de hace 2600 años: quemada, colgada y sumergida en un caldero de la Edad del Bronce. 


1992. Unai y sus tres mejores amigos trabajan en la reconstrucción de un poblado cántabro. Allí conocen a una enigmática dibujante de cómics, a la que los cuatro consideran su primer amor. 


2016. Kraken debe detener a un asesino que imita los Ritos del Agua en lugares sagrados del País Vasco y Cantabria cuyas víctimas son personas que esperan un hijo. 

La subcomisaria Díaz de Salvatierra está embarazada, pero sobre la paternidad se cierne una duda de terribles consecuencias. Si Kraken es el padre, se convertirá en uno más de la lista de amenazados por los Ritos del Agua.




6º Encuentro de Novela Criminal 'Las Casas Ahorcadas'

18 d’abril de 2018

'Indómito', de Vladimir Hernández: dura y sangrienta

[Blog Novela Negra y Policíaca, 21 de abril de 2018]


Esta es la historia de una venganza. Dura y sin concesiones. Hay mucha sangre, tortura y muerte.Aunque sucede en La Habana y alrededores me recuerda a la pedazo de novela de Alexis Ravelo titulada 'La última tumba'.

'Indómito' va sobre esos perdedores que un buen día deciden levantarse contra la bota que los oprime. Mario Durán, experto en informática, participa en un golpe maestro en una empresas de tecnología. Pero algo sale mal... y deberá resarcirse. Y lo hace como si hubiesen soltado a un apache en una taberna de Deadwood.


La historia, más que negra, contiene una profunda crítica al sistema cubano. Relata el infierno que los presos sufren en las cárceles, denuncia los abusos policiales y nos muestra un aspecto escondido por el régimen: la violencia organizada que campa a sus anchas protegida por los mandamases.

Esta es también una novela de amistad. Es el valor que domina y que provoca el festival de sangre. Hay escenas que me trasladan a 'El precio del poder'. 

Dura trama en un mundo mísero y repleto de traumas. Es un muy buen libro, para los amantes de lo negro negrísimo desde otra óptica, y que se alzó con el prestigioso premio 'L'H Confidencial en 2015'. 




Lección de género negro a manos del autor que está sacudiendo el mercado

[Elemental, 17 de abril de 2018]

Berna González Harbour

A.J.Finn logra el número 1 en 'The New York Times' y traducciones a 30 idiomas con su primera novela, 'La mujer en la ventana'



Hay escritores que necesitan pisar muchos suelos, viajar, recorrer calles y plazas para indagar sobre lugares y gentes que van a describir. A.J.Finn no ha necesitado eso, precisamente. Porque su viaje ha sido interior, el del trastorno mental y la depresión, y porque su libro se desarrolla en un solo emplazamiento: una casa de cuatro plantas en la que su dueña agorafóbica se refugia del mundo y desde la que presencia un posible crimen entre los delirios de la medicación y el alcohol. El resultado es La mujer en la ventana (Grijalbo), una reverencia técnica y emocional a Alfred Hitchcock, otra a Patricia Highsmith y una terapia personal para el autor que –además, bingo- se ha convertido en número uno para The New York Times y acumula más de 30 traducciones.
“Hitchcock solía situar sus películas en lugares confinados: La ventana indiscreta,en una ventana; La soga, en pisos de Nueva York; Crimen perfecto, en un piso de Londres; Náufragos, en un barco… No podía recordar libros que estuvieran limitados a un solo lugar y ahora sé por qué: es muy difícil”, cuenta en una cafetería de Madrid. Pero lo importante no es el modelo, sino por qué lo hizo: “Mi protagonista está atrapada en su casa, como está atrapada en su cabeza. Y ya que es difícil que la gente sin experiencia en enfermedades mentales se ponga en situación y sepa lo que es estar atrapado en una depresión, me dije que lo que sí podían imaginar era lo que supone estar atrapado en tu casa”, dice A.J.Finn. “Por eso lo hice”.
Respetaremos este nombre, su seudónimo, a pesar de que sabemos que él es un editor neoyorkino de 38 años llamado Daniel Mallory. Lo eligió precisamente para poner algo de distancia con su historia, que tampoco oculta: sufrió durante 15 años una depresión grave que solo remontó cuando recibió un buen diagnóstico y la medicación apropiada. “Lo había intentado todo: medicación, meditación, terapia de hipnosis, terapia electroconvulsiva, terapia de ketamina… Y nada funcionaba. Hasta que me diagnosticaron trastorno bipolar, me pidieron que estuviera seis semanas en mi casa para acometer la transición a la nueva medicación, y ahí surgió la novela”.
Él habla sobrado de energía, de argumentos, de explicaciones, también de empatía, a pesar de que la gira mundial le está llevando por varios países y le esperan muchos más. Tiene los ojos vivos, se le ven ganas de comerse el mundo. Quizá porque antes de llegar al éxito sufrió lo que sufrió. Relata cómo fue en esa larga etapa en su piso de Manhattan, mientras veía películas antiguas y espiaba a una vecina de puro aburrimiento, cuando le llegó la idea. “Estaba mirando a la vecina, que simplemente estaba zapeando en su sofá, y el mismísimo James Stewart en mi propia pantalla estaba espiando a la suya y parecía estar hablándome a mí. Tenía puesta La ventana indiscreta, yo ya estaba mucho mejor, y en ese momento surgió la idea y germinó”, relata entusiasmado. Lo demás “fue una terapia, un purgante, en realidad”.

Como editor le había dado muchas veces vueltas a la idea de escribir, pero hasta ese instante no había tenido una historia que contar. Finn-Mallory se había criado leyendo novela negra y policíaca, había devorado a Agatha Christie, Conan Doyle, Josephine Tey, Dorothy Sayers o P.D.James, pero fue Patricia Highsmith, sostiene, quien dio la vuelta a la historia de la novela criminal. “Desde que nació el género en el siglo XIX, consistía en una especie de educación moral. Tanto en Christie como en Conan Doyle o en muchas novelas de procedimiento sabíamos que, cuando todo acabara, las virtudes habrían sido recompensadas, los malos habrían sido castigados y el orden habría sido salvaguardado. Hasta que llegó Highsmith y lo cambió todo".
Él se doctoró en Oxford tras estudiar literatura inglesa, y lo hizo precisamente centrándose en las cuatro novelas protagonizadas por Tom Ripley. “Ahí Highsmith nos persuade para que estemos con él, con el asesino, hasta las últimas consecuencias, y esa alquimia, esa especie de magia negra, me conquistó”.
Él ha intentado ser fiel al estilo highsmithiano de frases puntiagudas, limpias, efectivas, pero no ha seguido su esquema de finales, sino que ha optado por la tendencia más americana de un final esperanzado (¡y no haremos spoiler!). Cuenta que en Extraños en un tren, la única película en la que colaboraron Hitchcock y Highsmith, ganó por supuesto el primero: “En el libro, el malo se suicida y el bueno es detenido tras cometer un asesinato. En la película, el malo muere y el bueno no comete el asesinato. Final feliz. La sensibilidad de Hitchcock ganó a la de Highsmith. Tal vez es una cuestión americana”. Paradójicamente, reconoce, sin embargo, dos de las películas más recordadas del cineasta del terror son las menos representativas al tener finales no precisamente felices: Vértigo y Psicosis. “El resto, en general tienen final feliz”.
Es Finn-Mallory un hombre-enciclopedia de películas antiguas y novela clásica del género, pero ha seguido alimentando la pasión con autores contemporáneos que le han abierto caminos hasta llegar a La mujer en la ventana. En su caso fue Perdida, de Gillian Flyn (2012) la que le sacudió de tal forma que sigue “pensando en ese libro seis años después de haberlo leído”. “Hay montones de novelas policíacas que son como crucigramas o puzles: los resuelves, te entretienes y te olvidas. Y no pasa nada, yo he publicado montones. Pero yo no quería un libro así, sino uno que tuviera más cabeza y corazón que la media de la novela negra”. Antes de eso llegó la moda de los asesinatos en serie, a partir de El silencio de los corderos (Thomas Harris, 1988), Patricia Cornwell o James Patterson. “Y yo lo disfrutaba, pero cuando Flynn publicó Gone Girl (Perdida) empezó la tendencia global del suspense psicológico, del que Highsmith había sido pionera, y vi mi momento”.
Eso fue para él Perdida, un libro de personajes que se te quedan grabados aunque ya conozcas la trama, y también los de Tana French y Kate Atkinson. “Yo no valdría para ser detective, nunca adivinaría quién es el asesino, me da vergüenza. Pero tengo un cerebro nervioso y cuando estaba con la medicación errónea las novelas criminales daban a mi cerebro algo en lo que se pudiera concentrar. Leí todas las que podía, me distraían y me reconfortaban, me dieron algo para seguir adelante y disfrutar cuando no tenía gran cosa a la que aferrarme”. Su final, por el momento, ha sido feliz. 
Finn ha abandonado en esta fase la edición, planea trasladarse a vivir a Reino Unido “a pesar del Brexit” y prepara una segunda novela que le llevará –celebra– a espacios distintos y abiertos y en el que rendirá homenaje a Agatha Christie. “Será refrescante”, dice. Y, además, una terapia perfecta.



La banda de los niños, de Roberto Saviano


Roberto Saviano. La banda de los niños. Traducción de Juan Carlos Gentile Vitale. Barcelona: Anagrama, 2017. ISBN: 978-84-339-7984-7

Nápoles, hoy, es una ciudad bella y terrible: es el reino de la camorra, y los chicos que crecen allí lo hacen bajo su influjo. Una pandilla formada por diez de ellos se lanza a la conquista de la ciudad: provienen de familias normales, les gusta lucir calzado de marca y tatuarse el símbolo de su banda.
Liderados por Nicolas Fiorillo, alias Marajá, el grupo de adolescentes utiliza las motos como los forajidos de las películas del Oeste usaban los caballos: invaden las aceras, atropellan a peatones, se escabullen por las estrechas calles del centro histórico. Quieren hacerse con una parte del negocio del tráfico de drogas y la extorsión, y aprovechando el vacío que han dejado algunas familias se alían con un viejo jefe de clan para iniciar su ascenso. El poder se afianza ganándose el respeto, sembrando el miedo, aplicando la violencia: un like en el Facebook de la novia de otro puede convertirse en una sentencia de muerte, si hay que probar armas nuevas se utiliza como blanco a un grupo de emigrantes, y en el camino hacia la cima no hay amigos, ni antiguas lealtades...
Con valentía, Roberto Saviano vuelve a un territorio que conoce bien para dejar un nuevo testimonio. La suya es una novela sobre la realidad, una ficción que se convierte en crónica de la podredumbre cotidiana de una ciudad corrompida, corroída, en la que la sangre se paga con sangre y el destino parece trágicamente escrito en forma de reformatorio, cárcel o tumba; una ciudad que son muchas ciudades, muchas periferias: las de Londres y París, Madrid y Buenos Aires, Nueva York y Ciudad de México, convirtiendo esta novela salvaje y honesta en una rotunda llamada de atención colectiva.




17 d’abril de 2018

Habana Skyline, de Vladimir Hernández (HarperCollins)


Vladimir Hernández. Habana Skyline. Madrid: HarperCollins, 2018. ISBN: 978-84-9139-230-9

¿Qué tienen en común un sicario, un funcionario corporativo y un agente infiltrado muerto por sobredosis de éxtasis? El nexo podría ser un poderoso estupefaciente emparentado con el MDMA llamado Skyline, que amenaza por extenderse por La Habana.
En la Cuba de los cambios pospuestos y la contrarreforma estatal, Eddy, un policía con tendencia a operar de forma expeditiva, necesita unir los puntos que desentrañan el entramado criminal en torno al Skyline, y para ello deberá enfrentar la burocracia interdepartamental de la Policía Nacional Revolucionaria, la astucia enemiga, y el acoso de un chantajista.
A resultas de la investigación sobre la trama Skyline, la vida de un hombre comienza su particular descenso a los infiernos, mientras un sicario, imparable máquina de matar, se pone en marcha con el propósito de eliminar cabos sueltos.

 
Google Analytics Alternative