20 setembre de 2014

Nova reedició de ‘La mala dona’ de Marc Pastor

[L'illa dels llibres, 20 de setembre de 2014]

L’escriptor català comenta a L’illa dels llibres l’èxit de la novel·la, sis anys després de la publicació.

L’any 2008, Marc Pastor guanyava amb La mala dona, la primera edició del Premi Crims de Tinta i des de la seva publicació, la novel·la ha obtingut una bona acollida de crítica i de lectors amb traduccions a una desena de llengües.
A principis de setembre l’editorial RBA reeditarà la novel·la amb un nou disseny.

La mala dona

Partint d’un cas real Marc Pastor afegeix també de la seva collita per crear una nova versió dels fets per situar-nos  a finals de febrer de 1912 quan va ser detinguda a Barcelona, Enriqueta Martí Ripollès, acusada del segrest i assassinat d’un nombre indeterminat de criatures. Enriqueta Martí era prostituta, alcavota, estafadora, lladre, pidolaire, segrestadora i assassina, va rebre el nom popular de “la vampira del carrer Ponent”.
Diuen que utilitzava sang, greix, ossos i vísceres dels infants per elaborar ungüents i cataplasmes que venia a gent rica com a medicines i productes de bellesa.
L’inspector, Moisès Corvo, comença a interessar-se pel cas per les desaparicions de nens i les seves investigacions el portaran a indrets tan diversos com un prostíbul de luxe, el Xalet del Moro; pel Casino de l’Arrabassada, que serveix, entre altres coses, de tapadora d’un negoci de corrupció de menors; per tavernes,consultes de metges…..

La mala dona era la segona novel·la de Marc Pastor després de debutar amb Montecristo. Aquell èxit ha marcat la carrera literària de l’escriptor català  que ha continuat amb una projecció notable amb  les novel·les La plaga Bioko.
marc pastor fotomaton
Com  ha viscut  sis anys després,  la publicació i la bona rebuda de La mala dona?
La vida d’una novel·la és curtíssima. Quan l’escric, sembla una marató interminable. Quan surt a la venda, és com si corrés els cent metres llissos. La novel·la s’ha de fer lloc entre la muntanya de novetats i caure en gràcia el més ràpidament possible, perquè una setmana després ja pot quedar colgada per una nova fornada de llibres.
Així que em sorprèn moltíssim que sis anys després de la seva publicació encara es llegeixi i em segueixin convidant a parlar-ne a tot arreu.
Sis anys! Hi ha nens que van néixer quan es publicava que avui ja estan aprenent a llegir!


En tot aquest temps la novel·la s’ha traduït a diversos idiomes, italià anglès..
Si a mi ja em fa il·lusió que es publiqui una cosa que he escrit (encara tinc la fantasia infantil de ser escriptor i veure els meus llibres als aparadors), imagina’t que a d’altres païssos s’interessin per les meves històries.
Actualment, La mala dona ha estat traduïda al castellà, al francès, a l’italià, a l’alemany, al txec i a l’anglès, i està a punt de sortir en turc, en polonès, en hongarès, en portuguès i en coreà.
Hi ha païssos on ha connectat més i on ha connectat menys, però no em puc queixar perquè les crítiques en general han estat força positives.
Amb les traduccions, he pogut fer xerrades a la universitat de Roma, taules rodones a la fira del llibre de París, parlar per la BBC (¡!) o fer una lectura a la llibreria The Strand de Nova York. Qui m’ho havia de dir, que buscava informació sobre l’Enriqueta Martí l’any 2004…

Quina creu que ha estat la clau d’aquest èxit?
Crec que sobretot és el personatge de l’Enriqueta Martí i el fet que sigui un cas real (més o menys distorsionat amb el temps, però això ja és una altra història). Tenir un personatge d’aquesta força, homologable a qualsevol gran arquetip literari de monstre, ha estat determinant.
Si, a més, hi ha algun apunt original com el narrador, ja és un afegit.

Ara l’editorial RBA reeditarà la novel·la el mes de setembre. Què suposa aquesta reedició?
M’agrada que La mala dona tingui una nova vida a casa nostra, amb un rentat de cara a nivell de disseny i una nova embranzida aprofitant l’éxit que està tenint a Anglaterra. Només puc sentir orgull i moltes ganes que arribi a la gent que fins ara o no la coneixia o no s’ha atrevit a llegir-la.
I m’agrada que serveixi per revitalitzar el Premi Crims de Tinta, ara convocat per RBA-La Magrana, que és un premi necessari al nostre país.




19 setembre de 2014

El Lute: Camina o revienta, d'Eleuterio Sánchez


Eleuterio Sánchez. El Lute: Camina o revienta. Córdoba: Almuzara, 2005. ISBN: 84-933901-1-9

¿Puede un hombre sin cultura ni medios enfrentarse a un gigantesco aparato de Estado y burlarlo durante años? ¿Puede un famoso recluso escapar dos veces de la prisión mediante espectaculares e imposibles fugas? ¿Puede superar una y otra vez cercos férreos y búsquedas exhaustivas de la guardia civil sin más apoyo que su inteligencia, instinto y resistencia física? ¿Puede el ser más perseguido y publicitado de la historia española permanecer oculto en ciudades andaluzas? Diríamos que no, pero, sin embargo, El Lute lo consiguió.

Camina o Revienta, que llegó a número uno de ventas en varios países europeos, fue llevada al cine, e inspiró un disco de platino de Boney M., vuelve a ver la luz, después de más de veinte años de vivir en el recuerdo colectivo. Va mucho más allá que el trepidante relato de las increíbles aventuras de El Lute: en sus líneas de pasión y verdad, se retrata magistralmente tanto la sociedad de finales del franquismo, como la psicología de un hombre, que impulsado por su amor a la libertad, logró llegar más allá de su propia resistencia física. Escapó dos veces de la prisión mediante espectaculares e imposibles fugas y pudo superar una y otra vez cercos férreos y búsquedas exhaustivas de la guardia civil, sin más apoyo que su inteligencia, instinto y resistencia física. En su fuga sabía que sólo tenía dos opciones: caminar o reventar. Y El Lute caminó y caminó. Hoy, abogado y padre de familia, sigue siendo un ejemplo vivo de tesón y coraje. 


Las gestas de El Lute siguen vivas entre nosotros. El libro, que le enganchará desde sus primeras líneas, es un clásico que seguirá deslumbrando a las generaciones futuras.



David Peace. 'Ciudad ocupada'

[Notodo-com, 23 de septiembre de 2014]

José Martínez Ros


David Peace (Gran Bretaña, 1967) es considerado uno de los renovadores de la novela negra contemporánea; esto es indudable, pero sólo si contemplamos el género policíaco le considera desde un punto de vista muy amplio, que abarque desde La Orestiada de Esquilo Los demonios de Dostoievski y El extranjero de CamusPeace desprecia en especial los juegos de pistas, sospechosos falsos y giros sorprendentess de la escuela detectivesca británica. Sus primeras novelas, las que componen el impresionante ciclo de Red Riding quartet realizan una autopsia de su país durante las traumáticas décadas de los 70 y los 80, utilizando el modelo criminal para efectuar un monumental estudio sobre la política y la sociedad británica. Esas novelas que lo lanzaron a la fama (sobre todo, gracias a su brillante adaptación por parte de la televisión inglesa) fueron escritas entre Tokio y Estambul, donde el joven Peace ejercía como profesor de inglés, y su hilo conductor son los asesinatos de Peter SutcliffeEl destripador de Yorkshire. Peace, según él mismo ha declarado, llevaba muchísimo tiempo obsesionado con esa historia, que marcó su infancia en el norte industrial de Inglaterra, pero no fue hasta la lectura de Jazz Blanco de James Ellroy, el autor de La dalia negraL.A. confidencial Seis de los grandes, cuando encontró el modo de narrarla. Y la influencia de Ellroy, en especial sobre sus primeras obras, resulta más que significativa: la prosa telegráfica, los párrafos breves, los diálogos cáusticos y la acción vertiginosa; los paisajes sociales conflictivos, con generosas dosis de racismo, desigualdades sociales, droga y corrupción políticos, en este caso la Inglaterra en crisis de los setenta; los protagonistas atormentados que avanzan tras una obsesión entre pistas falsas, policías brutales, periodistas sobornados, episodios alucinógenos de violencia y sexo salvaje y cadáveres mutilados... 

Después de dos novelas independientes, GB84 que reconstruye la gran, y fracasada, huelga de los mineros británicos contra el gobierno de Margaret Thatcher y la guerra sucia del estado y los servicios secretos contra los sindicatos; y su mayor éxito popular, también adaptado al cine, de Dammet United, que ha sido varias veces considerada la mejor novela jamás escrita sobre el deporte profesional, y en particular sobre el fúbol.  Y llegamos asu empeño más ambicioso: la Trilogía de Tokio, ambientada en su país de adopción. Como indica Peace: “Inicialmente, lo que quería hacer era escribir cuatro libros que contaran la historia desde la posguerra hasta los Juegos Olímpicos de 1964, fecha que considero el momento en el que Japón fue aceptada de nuevo en la comunidad mundial. Y quería usar el crimen como modo de contar la historia. “  Tras Tokio año ceroCiudad Ocupada, el segundo libro, está basado en el conocido “Incidente de Teigin”: el envenenamiento de 12 empleados de banco durante un robo en enero de 1948.El libro, dividido en doce capítulos, recoge otros tantos puntos de vista de individuos relacionados con el Incidente de Teigin (desde una de las víctimas hasta el presunto asesino, pasando por otros como un periodista, un inspector de policía y un militar norteamericano que investiga crímenes de guerra). Una técnica inspirada por el clásico de la literatura nipona –y del cine por su maravillosa adopción al cine por Akira KurosawaRashomon. Como en la famosa obra de Ryūnosuke Akutagawa, Peace excava en la historia, buscando la verdad a partir de distintos testimonios fragmentarios. Así, a veces el texto se enmascara de artículo periodístico, el reporte policial, el informe militar, cartas personales o un diario censurado.

  Las novelas de la Trilogía de Tokio resultan tan fría como duras, violenta y, sobre todo, plagada de detalles y referencias culturales e ideológicas que probablemente no todo tipo de lectores están dispuestos a tratar de descubrir y, al menos, intentar comprender. Pero el lector capaz de adentrarse en el laberinto narrativo de David Peace hallará una obra maestra, una novela impresionante, que cumple plenamente los objetivos literarios del autor: “«Dostoievsky escribía crimen; Kafka escribía crimen; Brecht escribió crimen; Orwell escribió crimen. Dickens. Greene. Dos Passos. Delillo. Etc. Para mí, hoy en día, “literario” sólo significa autores británicos con su máster en escritura creativa que quieren escribir la “Gran Novela Americana” y llenan las librerías con mierda ilegible, sin argumento ni personajes, ni pelotas ni corazón y, por encima de todo, sin una voz realmente británica. “



Tertulia de sospechosos





Equipo Crónica




18 setembre de 2014

La caja negra, de Michael Connelly


Michael Connelly. La caja negra. Traducción de Antonio Padilla. Barcelona: RBA, 2012 (Serie Negra; 237). ISBN: 978-84-9006-398-9

¿Qué relación puede guardar un asesinato acontecido dos décadas atrás con una serie de muertes sucedidas tiempo después sin explicación aparente? El inspector Harry Bosch debe plantearse dicha pregunta cuando la investigación de un antiguo homicidio le retrotrae a la peor época que recuerda de su larga trayectoria profesional: las revueltas raciales que arrasaron Los Angeles en 1992.

A medida que avance en la investigación del viejo caso nunca resuelto, Bosch deberá volver a aquellos turbulentos días en que la ciudad pareció enloquecer y en los que una joven fotógrafa murió bajo extrañas circunstancias. Y es posible que la resolución del asesinato cometido en 1992 también ofrezca respuesta a otros crímenes sin aclarar.

La caja negra (Serie Harry Bosch; 18) es el nuevo éxito del superventas Michael Connelly, un fenómeno literario que arrasa en todo el mundo. Por su escalofrainte acción, la magistral construcción de sus personajes y su endiablado ritmo narrativo, esta joya de la literatura policíaca contemporánea ha sido galardonada con el pretigioso VI Premio RBA de Novela Negra.



17 setembre de 2014

Perfidia by James Ellroy review – crime fiction on a transcendental scale

[The Guardian, 17 september 2014]

In his latest novel, the 'demon dog of American crime fiction' has created an awe-inspiring vision of social, moral and human chaos in wartime LA

Edward Docx


There is a little-known Austrian documentary about James Ellroy entitledThe Demon Dog of American Crime Fiction, in which the Los Angeles author can be seen howling at the sky and then dropping to his knees on the beach and making paws with his hands. Towards the end, Ellroy says: "I wanted to be Tolstoy … I wanted to be Balzac. Yeah. I wanted to be all these guys that – quite frankly – I've never really read. I wanted to give people crime fiction on an epic, transcendental scale."
    Perfidia
  1. by James Ellroy

I bring this to your attention because Perfidia is surely Ellroy's best shot at the second half of this ambition to date. My guess is that we're deep into the dark side of 200,000 words. The dramatis personae alone runs to four and a half pages. And – yes – this is an epic and bizarrely transcendental novel that represents an extraordinary achievement by any measure.
Many people know Ellroy as the author of The LA Quartet, which includes The Black Dahliaand LA ConfidentialPerfidia, so the endnotes tell us, is the first volume of the second LA Quartet; the beginning of a prequel that Ellroy hopes will leave him and us with "one novelistic history" comprising 11 books – the two quartets plus his Underworld US trilogy. This second quartet "places real-life and fictional characters from the first two bodies of work in Los Angeles during the second world war as significantly younger people". The zone of Ellroy's ambition, then, is an AmericanComédie Humaine.
Perhaps the first thing to say is that "perfidia" as a word – the profession of faith or friendship, made only to betray – simply doesn't cover it. This is 700 pump-action pages of brutality, sex, extortion, eugenics, blackmail, back-stabbing and booze: a sustained farrago of social, moral and human chaos that makes Vice City look like a Christian folk festival. Venality is ubiquitous, murder casual, racism commonplace. Early on in the book, a character accused of getting things out of proportion is told: "There is no proportion. Pearl Harbor took care of that."
The action – an underpowered word in this context – takes place over 23 days in December 1941. On day one, a Japanese family of four, the Watanabes, are found in their "blood-soaked, blood-immersed" living room, their "entrails flared across the floor". On day two, the Japanese bomb Pearl Harbor. And, from this point on, the entire cast of Ellroy's city chase liquor and drugs with such savagery that, by the end, you're murmuring about how Irvine Welsh is going to have to be re-shelved with the children's books.
The principal plot centres on these Japanese murders, which are used, by way of a faked and heavily publicised investigation, to vouchsafe "evidence" that the racist police department is not racist. But as one cop says: "Who gives a shit who killed the fucking Watanabes?" Soon the four protagonists – William H Parker, a bad cop; Dudley Smith, a really bad cop; Hideo Ashida, a gay forensic-genius cop; and Kay Lake, a dreamer shacked up with a bad cop and "possessed of stunning artistry but no character or conviction" – are meshed into a deepening lattice-work of perfidy and corruption, each new layer of which reveals itself to be "bone-dirtier" than the last. With war declared, Ellroy's habitual vices – sexploitation, racketeering, murder; "wedges, fulcrums, coercion" – are supplemented by a febrile fifth-column fascism, by frenzied war-profiteering, torture, internment and the cutting up of Japanese-Americans to look Chinese by the crazed plastic surgeon, Dr Lin Chung.
This all makes for a genuinely impressive feat of sustained literary energy: 90% of novelists couldn't get anywhere near it. But what of the first part of Ellroy's stated intent – to take on Tolstoy and Balzac?
Well, not quite. Ultimately, Ellroy's foibles as a writer swamp his many skills. His ubiquitous nail-gun prose (deployed in over-repeated triplets: "The wind kicked through. Broken glass shattered. Door padlocks thumped") deafens the reader and disables the writer in his reach for range and subtlety. Too many scenes are served up on steroids and delivered in the same emotional register. The cumulative effect is to demote the impact of what is said and done, so that the noir gradually decomposes into a macabre burlesque – "Grown men wolf-howled and waved shrunken heads".
Great novelists disappear so that their characters no longer seem to partake in their creator's sensibilities but instead become real unto themselves and thus to the reader. But Ellroy cross-infects his cast list with such similar traits and strains that they begin to flatten into collage rather than come forward as people. In War and Peace (also a historical novel), Tolstoy succeeds in rendering the entirety of a world – often violent, often venal – wherein his creations are superbly varied. The point being that he has vanished: and that the difference is to do with the imaginative faculty of the writer behind the work. But in Perfidia, "the world is dark and flat", as Ellroy himself writes. When real-life people enter the frame – Sergei Rachmaninoff tending his garden, Bette Davis sleeping with Dudley Smith – the paradoxical effect is to remind us that this story is not real; the fictive spell is broken, not bound, as it is with Tolstoy's historical figures.
But I'm only holding Ellroy to these standards because they are the worthy aim of the man. His is still an awe-inspiring artistic vision and this is a novel that should surely be read by new readers as well as fans.



The International Agatha Christie Festival 2014

Presentació de 'El invitado de nunca jamás' de José Vaccaro Ruiz





Caminando entre tumbas en la cruel Nueva York

[Elemental, 17 septiembre de 2014]

Juan Carlos Galindo


Nueva York, capital del mundo, lugar de referencia para el inconsciente colectivo, escenario de libros, películas y viajes inolvidables de tantos y tantos mortales no ha sido siempre ese maravilloso, aunque algo predecible, parque temático del turismo que es hoy. Hubo un tiempo en que eran asesinadas ocho personas de media al día, el crack hacía estragos, las calles aledañas a Times Square eran para tipos duros de verdad y Harlem no era el tranquilo escenario de clubes y galerías en el que algunas de sus calles se han convertido hoy. En aquella dura época de los setenta, los ochenta y parte de los noventa se centran las novelas de Matthew Scudder, el personaje creado y desarrollado a través de 18 libros por  Lawrence Block (Nueva York, 1938). Scudder es un detective con un código muy particular, con una polémica relación con la moral y la vida, un precursor de mucho de lo que hemos leído después. Hablamos con el autor desde Nueva York para que nos dé algunas claves.  
La publicación en España de la décima entrega de la serie, Caminando entre tumbas (RBA, traducción de Montse Triviño), y el estreno de la película basada en la novela, dirigida por Scott Frank y protagonizada por Liam Neeson nos dan la excusa perfecta para acercarnos a un personaje extraordinario.

Matthew Scudder vive en Nueva York, adora y odia Nueva York. Fue policía, pero se cansó de serlo, como se cansó de ser padre y marido, de tener una casa en Long Island. Tras muchos años de coqueteo con el alcohol se convirtió en un adicto irredento que busca a lo largo de su vida controlar su enfermedad, una lucha que le marca para bien. La cuesta abajo la inicia todavía como agente del orden cuando una bala perdida disparada por él en un tiroteo con dos ladrones mata a Estrellita, una niña latina. Nunca lo supera y la culpa acaba con él. Abandona el cuerpo tras quince años, a cinco de una pensión que ya no quiere, de una vida que detesta.
¿Qué le hace interesante para cualquier amante del género? Su aproximación al oficio detectivesco, a la gente, a Nueva York, al mal. “Matt es empático y genera empatía” nos cuenta Lawrence Block desde Nueva York a través del correo electrónico. “Siente el sufrimiento de la gente de manera muy física y tiende a ver las cosas como son en realidad y no como le gustaría que fueran”, asegura para explicar el éxito del personaje.
Scudder experimente cierta apatía hacia el trabajo. “Podíamos llamarlo traer el pan a casa, aunque no tengo que hacer muchos esfuerzos. Los trabajos me vienen, no me tomo la molestia de salir a buscarlos. Rechazo más encargos de los que llevo entre manos. Acepto los que no sé cómo rechazar. Hago favores a la gente y me pagan por ello”, asegura en Ocho millones de maneras de morir (RBA, traducción de Gabriel Genson). Pero cuando coge un caso no para. Nunca.
Scudder da un diezmo de sus ganancias a una iglesia, a la que sea; sale con una prostituta; perfiere aceptar casos de gente que no le gusta porque así le es más fácil coger la pasta; no tiene licencia, no tiene oficina, vive en un hotel, no tiene coche, no tiene casa.  
Block
El autor, en una foto facilitada por él.
Pero si hay algo que hace atractivo a este cowboy neoyorquino, a este solitario irremediable es su camino hacia la negrura, su relación difusa con el bien, el mal, la vida, la muerte, la violencia. “Me pregunté qué sería peor, si que los hombres hiciéramos cosas injustas por una buena causa o cosas justas por una razón equivocada”, afirma enLos pecados de nuestros padres (RBA, traducción de Antonio Iriarte). Me gusta encontrarme con estos dilemas en la ficción criminal, me gusta que no me den una respuesta simple, maniquea.
Block lo resume así: “Si Scudder tiene un código, hace tiempo que ha perdido el libro de claves. Es consciente de que tanto él como el sistema tienen limitaciones. Su misión es determinar en cada momento cuál es la respuesta más adecuada para él. Algunos críticos le acusan de relativismo moral y quizás es acertado, pero no lo puedo ver como un error”.
Un hombre que en las primeras novelas ahoga en alcohol toda la culpa que le está matando y fantasea con tirarse por un puente, en Caminando entre tumbas tiene como mejor amigo a un asesino profesional, corrompe policías, utiliza hackers para acceder a los datos que necesita (entrañables hackers estos de 1992, con su módem y sus cabinas de teléfono) y acepta trabajar para un gran narcotraficante víctima de un atroz crimen.
Los que le conocen saben que es honesto, o algo similar, pero que no duda en tomarse la justicia por su mano. Dos ejemplos: en Ocho millones de maneras de morir rompe las piernas a un ladrón que ha intentado atracarlo. Por venganza, para ahorrar a otros el trance de la agresión, por algo oscuro que tiene dentro. En Tiempo para crear, tiempo para matar (RBA, traducción de Antonio Iriarte ) hace referencia a un caso en el que falseó las pruebas para que un desgraciado asesino machista terminase entre rejas, aunque fuera por un delito que no había cometido.  
“No necesito justificarlo. Creo que lo que le hace continuamente interesante a lo largo de los años y tras tantos libros es la naturaleza de las decisiones que toma”, defiende Block cuando se le ataca por ese flanco.
Prolífico escritor (tiene otra serie protagonizada por Evan Tanner que también ha sido un fenómeno best-seller), autor de más de 70 novelas y libros de relatos, guionista de televisión e incansable lector, Block ve cerca el final de su personaje estrella. “A lo largo de los años, he pensado en muchas ocasiones en dejar de escribir sobre Scudder. Después de que hiciera frente a su alcoholismo en Ocho millones de maneras de morir, creí que me había enfrentado al principal problema de su existencia y que había usado todo su potencial como personaje. Ha habido unos cuantos libros desde entonces lo que demuestra a las claras que estaba equivocado. Pero creo que la serie ya está completa. Scudder tiene 76 años, 40 más que cuando empecé a escribir sobre él y su vida ha alcanzado cierto estado de éxtasis que me empuja a dejarle disfrutar de su retirada. Sé que hay motivos comerciales más que de sobra para seguir, pero no escribo libros de los que no vaya a sentirme orgulloso”, concluye este escritor nombrado en 1994 Gran Maestro por la Asociación de Escritores de Misterio de América .
Tienen 18 libros para adentrarse en el mundo Scudder, cuatro de ellos (Ocho millones de maneras de morir y Caminando entre tumbas son dos de mis preferidas) publicados por RBA. Lean y disfruten.

El hermano pequeño, de Manuel Vázquez Montalbán


Manuel Vázquez Montalbán. El hermano pequeño. Barcelona: Planeta, 1994 (Serie Carvalho; 18). ISBN: 84-08-01120-0

La principal víctima de la corrupción es el propio corrupto, sobre todo si ha traicionado los ideales de honestidad de toda una vida. Es el caso de El hermano pequeño, una historia habitual en la España y la Europa de las corrupciones que Carvalho investiga con su talante de siempre, con su capacidad de descubrir el desorden que se esconde detrás de toda apariencia de orden. Un libro (compuesto por otros relatos) en el que el humor, el sarcasmo y la melancolía resucitan al Carvalho más esencial y su universo de personajes imprevisibles, como un loco enamorado de Marylin Monroe y un usurpador de la personalidad de Pepe Carvalho.


16 setembre de 2014

Nova ruta cultural amb la Bòbila: Barcelona 1912, la Vampira del carrer de Ponent

 
Política de cookies