27 de setembre de 2016

Torpedo 1936: integral, de Enrique Sánchez Abuí i Jordi Bernet


Enrique Sánchez Abulí, Jordi Bernet. Torpedo 1936: integral. Torroella de Montgrí: Panini Comics, 2014. ISBN: 978-84-9024-949-9

Las calles de New York, la Gran Depresión, el oscuro universo del hampa. Mujeres exhuberantes, un colt Government calibre 45 y un asesino sin escrúpulos: un tal Luca Torelli, más conocido por su alias de Torpedo. Con estos elementos, Enrique Sánchez Abulí y Jordi Bernet han construido la mejor serie de historieta negra de las últimas tres décadas, el cómic español más traducido y leído en todo el planeta.

Ahora, por primera vez en español, se publican en un volumen integral todas las páginas en orden cronológico y nuevamente escaneadas con el fin de convertir este volumen en la obra de referencia a nivel mundial. Se han unificado tipografías y pulido los detalles que, debido al origen por entregas en revistas especializadas de esta obra, rompían la armonía del conjunto.

Torpedo narra la historia de un inmigrante de origen italiano, de un asesino a sueldo que reparte su particular justicia por las calles de Nueva York durante la Gran Depresión. Un tipo violento, amoral, malo entre los malos, pero que termina por caer bien al lector. Le rodean bellas mujeres, tipos de mal agüero que le harán la vida más fácil o difícil, según se mire.

La ironía y el sentido del humor de Abuí, con sus audaces juegos de palabras, combinan a la perfección con el pincel seco de Bernet, el gran maestro del blanco y negro para crear una auténtica obra de arte. Un libro fundamental en cualquier biblioteca, imprescindible en la de cualquier lector de cómics o seguidor del género negro.









Novela policial de Boris Quercia gana importante galardón del género en Francia

[biobiochile.cl, 26 de septiembre de 2016]

Emilio Contreras


Con el título Tant de chiens, la nueva novela policial del escritor, actor, director y guionista chileno Boris Quercia fue reconocida por el Grand Prix de Littérature Policière 2016 como la mejor obra extranjera del género publicada en Francia. El premio, que se otorga desde 1948, ha reconocido a grandes autores de novela negra como Mary Higgins Clark, Thomas Harris o Patricia Highsmith.
Tant de chiens que en castellano llevará el título dePerro muerto, trae de vuelta al investigador Santiago Quiñones, que apareció en su novela anterior Santiago Quiñones, tira (Literatura Mondadori, 2010), quien ya tiene algo de experiencia en el oficio de tira: ha vivido tiroteos y ha combatido ávidos delincuentes.
No obstante, cuando creía que ya lo había visto todo, en un enfrentamiento, Jiménez, su compañero, es herido mortalmente. Quiñones entonces vive una crisis: quiere una vida normal, como la de casi todo el mundo, pero no puede apartarse de los problemas: surge una pista que lo llevará a las verdaderas razones de la muerte de su amigo y con ello a una serie de aventuras frenéticas.
Estoy muy emocionado y feliz de recibir tan lejos de mi tierra este premio para la novela Perro Muerto (Tant de chiens). El Grand Prix de littérature policière 2016 es el premio más prestigioso que se otorga a la novela policial en Francia. Quiero agradecer a todos quienes pusieron su confianza en esta novela. Me gusta pensar que las historias existen desde antes que uno las escriba y que el trabajo del escritor, más que inventarlas, es descubrirlas. Por lo tanto agradezco también a los protagonistas de esta novela que me han dado una lección de humanidad en estos tiempos inciertos“, afirmó Boris Quercia luego de conocer el veredicto.
El sello Reservoir Books publicará Perro muerto, la premiada novela de Boris Quercia, a fines de este año en Chile. Perro muerto es una novela muy chilena, donde Quiñones vuelve a las calles por los diversos barrios del Santiago profundo y donde el amor y la muerte vienen de la mano. Junto a la publicación de esta novela, el sello reeditará además Santiago Quiñones, tira.
Nieto de emigrantes italianos y yugoslavos, Boris Quercia Martinic nació en Santiago en 1966. Es hijo de una profesora de castellano y un ingeniero agrónomo, el tercero entre cinco hermanos. Actor, director y guionista. estudió teatro en la Universidad de Chile en los ochenta. En lo demás, es autodidacta. Interpretó a Roberto Parra (hermano de Violeta) en uno de los mayores éxitos del teatro chileno: La Negra Ester. Entre otras, fue director de Sexo con Amor, la película más vista del cine local, y de Los 80, la serie más premiada de la televisión chilena.



26 de setembre de 2016

Manifest per la visibilitat dels traductors

[Associació d'Escriptors en Llengua Catalana, 12 de setembre de 2016]

Els professionals de la traducció literària  som una espècie opaca: som artesans creatius anònims, amb un reconeixement públic baix o molt baix, sobretot tenint en compte que l’èxit i la bona recepció d’una obra estrangera depenen de la qualitat no tan sols de l’original, sinó també de la traducció. Aquesta característica, paradoxalment tan evident, podria canviar amb la col·laboració, senzilla i gratuïta, de les editorials i dels mitjans de comunicació, si les unes es comprometessin a estampar el nom del traductor a la coberta dels llibres i a fer-lo constar en totes les fitxes dels seus webs, i els altres es decidissin a fer aparèixer sistemàticament el nom del traductor en cadascuna de les ressenyes o crítiques que publiquessin.

Per tot això, els sotasignats, traductors, escriptors, llibreters, bibliotecaris i lectors en general demanem als editors i als professionals de la comunicació que s’impliquin activament en el propòsit de fer visible la feina dels traductors, fent constar el nom de l’autor de la traducció darrere el nom de l’autor de l’original, tal com recomana el Consell Europeu d’Associacions de Traductors Literaris.







Yonqui, de Paco Gómez Escribano


Paco Gómez Escribano. Yonqui. Zarauz: Erein, 2014. ISBN: 978-84-9746-891-6

Canillejas (Madrid), 1978. El Botas tiene 16 años. Es huérfano de padre. El hígado de su progenitor dijo basta en la bodega del barrio. Su hermano murió tiempo atrás de hepatitis C por esa desafortunada costumbre de compartir las jeringuillas para chutarse. Su hermana se fue a una comuna jipi en Ibiza al cumplir los 18. Convive con su madre, que es una borracha que un día se fuga con un vecino. Es inmigrante de segunda generación, es decir, que sufre desarraigo de las raíces de la tierra de sus padres, y se dedica a dar vueltas por el barrio con sus colegas el Conejo, el Mecánico, el Pumby, el Porras y el Nani tomando todo aquello que el sistema les niega, en un contexto brutal de crisis y paro. Se dedican a delinquir y ellas, la Morritos, la Orejuda, La Trini, la Charo... la contraparte femenina de la basca, se sacan el sustento en las esquinas aliviando los más bajos instintos de los hombres.
El Botas, un día, se encuentra con la música y con Lola, de la que se enamora. Y estos dos factores le hacen pensar en desengancharse de la droga y llevar una vida sin sobresaltos. ¿Lo conseguirá?






Curtis Hanson y L.A. Confidential

[República de las ideas, 26 de septiembre de 2016]

Daniel Martín Ferrand


Nos ha dejado Curtis Hanson, director quizás no de los más renombrados pero ciertamente realizador de algunas de las películas más importantes de los últimos 20 años. Por ejemplo, La mano que mece la cuna presentó de nuevo a una psicópata acosadora realmente tenebrosa. En Río salvaje, en un clima de aventura y secuestro, mostró a una soberbia Meryl Streep que ya intentaba salirse del puro drama. Y en 8 millasconsiguió que Eminem resultase tan creíble como un actor profesional.
Hanson fue un excelente director de actores. En Jóvenes prodigiosos, para mí su segunda mejor película, Michael Douglas, Tobey Maguire, Frances McDormand e, incluso, Katie Holmes, bordaron sus respectivos papeles para crear un ambiente universitario y dramático digno de la aún más excelente novela de Michael Chabon.
Pero la obra cumbre de Curtis Hanson fue LA Confidential, espléndida traslación cinematográfica del aparentemente inabarcable imaginario de James Ellroy, uno de los más adelantados discípulos de los gigantescos Hammett y Chandler.
LA Confidential es puro cine negro, solo que con la espléndida fotografía en color de Dante Spinotti. Cuenta una turbia historia policiaca, de esas enrevesadas donde lo de menos es quién es el malo, que, además, sirve para retratar críticamente la ciudad de Los Ángeles, el submundo de Hollywood, durante los años 50, reflejo quizás distorsionado de lo que sucede en el mundo actual, donde también se confunden los conceptos de corrupto y podrido.
El guión de LA Confidential es una auténtica maravilla. Sus diálogos son dignos de escuela de cine. Pero lo mejor de la película son unos personajes creíbles, cercanos, tan humanos que recuerdan a las mejores versiones de Shakespeare.
Ahí tenemos a un poli corrupto, ansioso de notoriedad; otro amante de las reglas pero con una ambición desmedida; su jefe, tan corrupto como despiadado; la prostituta de lujo, cuyo éxito consiste en parecerse a una megaestrella, que se mueve entre el concepto de femme fatale y el de chica en apuros; o el periodista sensacionalista que dirige la opinión pública a partir de su particular sesgo informativo.
Sobre todos ellos se alza el policía brutote, salvaje, violento, que sobre todas las cosas odia a los maltratadores de mujeres, Este policía, encarnado magistralmente por Russell Crowe, es un alarde de contradicciones, pues bajo su comportamiento básico y visceral se esconde la vulnerabilidad de un animal confuso que busca el camino hacia la cordura.
Y, como suele ocurrir en las películas de Hanson, junto a la de Crowe brillan todas las interpretaciones, especialmente las de Kim Basinger, Guy Pearce -nunca ha estado tan bien-, Kevin Spacey Danny DeVito.
LA Confidential es una película monumental que se basa en historias del genial Ellroy. Su trama, apasionante, se sitúa en el pasado, pero su carga crítica resulta tan actual que, en ocasiones, duele, castiga, nos recuerda quiénes somos.
Adiós a Curtis Hanson, un director de pocas películas, algunas de ellas memorables.



25 de setembre de 2016

La Mercè 2016: Pregó de Javier Pérez Andújar

L'home que comptava diners, de Jordi Boixadós


Jordi Boixadós. L'home que comptava diners. Barcelona: RBA La Magrana, 2015 (La Negra). ISBN: 978-848264-749-4

L'Elies Costa, empresari del tèxtil, té dona i dos fills, casa amb piscina, segona residència a la Cerdanya i una fàbrica a la ciutat xinesa de Suzhou; tothom està convençut que és un home d'èxit i que la vida li somriu. Però el que ningú no pot sospitar és que l'Elies fa de correu a Andorra dels diners bruts de la màfia xinesa, té una amant que podria estar jugant a dues bandes i és víctima d'una espiral creixent d'extorsions que el té a una passa del col·lapse. Com és possible que la seva vida s'hagi convertit en un autèntic infern?






Agente Secreto X-9

[Zona Negativa, 24 de septiembre de 2016]

Alejandro Ugartondo

Reseña de la edición integral de las tiras de prensa de Agente Secreto X-9, un clásico del cómic noir a cargo de los míticos Dashiell Hammett y Alex Raymond


Los aficionados a las grandes obras clásicas del cómic estamos de enhorabuena gracias a la publicación por parte de Planeta Cómic de la recopilación de las tiras de prensa de Agente Secreto X-9, obra mítica del género detectivesco que reunió a dos grandes figuras artísticas como fueron el escritor de novelas Dashiell Hammett y el dibujante de Alex Raymond. Una combinación única de talento que dio como resultado una obra policiaca trepidante y contundente tan interesante en su desarrollo como es su concepción.
Los años 30 del siglo pasado fueron el escenario de la consolidación de las tiras de prensa con proliferación de propuestas y diversificación de géneros que mostraron la madurez de este medio de difusión de cultura popular. Obras aparecidas en los primeros años de esta década cosecharon grandes éxitos y suponían un buen reclamo para todos aquellos diarios que las publicaban en sus páginas. En esos años aparecieron clásicos como Terry y los piratas de Milton Caniff Li’l Abner de Al Cap. Una de las obras de mayor éxito de la época fue Dick Tracy de Chester Gould, que inundó de aventuras policiacas las páginas de cómics de centenares de periódicos del país. Su éxito sin precedentes hizo que el resto de compañías que producían tiras de prensa se sumaran al carro de las historias de detectives. La más ambiciosas de estas iniciativas corrió a cargo del magnate de la prensa William Randolph Hearstquien, a través de su King Features Syndicate, pretendió crear una obra de género que eclipsara a la de Gould. Para ello recurrió a la mayor estrella literaria del género negro que había en aquel momento: Dashiell Hammet, autor de obras cumbres del policiaco como Cosecha Roja (1929) o la conocidísima El Halcón Maltés (1930).
La biografía de Hammett es tan convulsa e intensa como la de los personajes que escribió. Autor polifacético, antes de destacar en la literatura ejerció como detective privado en la mítica agencia Pickerton. Cosechó su fama en las revistas pulp donde publicó por entregas las novelas con las que cautivó al público y de donde dio el salto Hollywood para trabajar en las adaptaciones de sus propios relatos. Con el éxito llegó una vida disoluta cargada de excesos que le llevaron a contraer cuantiosas deudas y a un precario estado de salud. Así, 1934, en la cúspide de su carrera artística, el escritor de género negro de más éxito del momento aceptaría escribir una tira de prensa diaria por el nada despreciable sueldo de 500$ semanales.
Una vez fichado Hammett hacía falta encontrar a un dibujante que le diera a la obra la factura visual necesaria para hacerla destacar entre la competencia. Cuenta la historia que el propio Hearstsupervisó la elección del artista y que llegaron a probar hasta 13 dibujante antes de decantarse porAlex Raymond. En aquel momento Raymond era un joven artista de plantilla que había participado en varias obras a la sombra de otros autores con mayor renombre, pero su pruebas tuvieron tanta fuerza que Hearst se decantó por él para que se encargase de las tiras diarias de Agente Secreto X-9. El movimiento del magnate de la prensa podría parecer arriesgado al confiar una de sus apuestas más importantes a un artista con poca experiencia pero la confianza de Hearst en Raymond era completa y no sólo se encargó de esta serie sino que también se hizo cargo de las páginas dominicales de dos series más: Jungle Jim Flash Gordon, que también debutaron ese mismo año. Es curioso como una figura capital de la historia del cómic como es Alex Raymond cimentara su fama (que fue muchísima a lo largo de su corta carrera) en obras que nacieron como competencia de otras series que habían cosechado gran éxito con anterioridad como fueron Dick Tracy en el caso de Agente Secreto X-9,Tarzán en el caso de Jungle Jim Buck Rogers para con Flash Gordon.
Una vez establecido el equipo artístico, la serie debutó en enero de 1934. La combinación de dos personalidades tan dispares como las de Hammett Raymond hacía pensar que la relación entre ambos podría ser conflictiva pero no fue así y, a pesar de sus diferencias, ambos supieron aprovechar sus sinergias para ofrecer una obra cargada de dinamismo y con un tono realista en contraposición al tono más caricaturesco de Dick TracyHammett apostó por cambiar su estilo para ofrecer una historia trepidante repleta de acción aunque sin renunciar a sus señas de identidad a la hora de definir personajes o escribir diálogos mordaces y cortantes. Por su parte Raymond aprovechó las exigencias de la publicación diaria para experimentar con técnicas de dibujo y entintado rápido que confirieron a la obra un aspecto gráfico y una atmósfera perfectamente acorde con los guiones de Hammett.
La primera de las historias que realizaron juntos se prolongó durante cinco meses, algo inaudito en aquella época, y representa lo mejor que hizo Hammett en la serie ya que es donde mejor se aprecian sus señas de identidad como escritor. En esta primera historia también podemos apreciar la progresión artística de Raymond es un estilo diferente al que usó en Flash Gordon.
Lamentablemente la confianza de los directivos de King Features Syndicate en Hammett duró poco y tras esta historia empezaron las injerencias editoriales que llevaron a reescribir parte de los guiones del escritor. Esto se notó en la calidad de los siguientes arcos argumentales de la serie, cada vez más cortos y con menos personalidad. Al final, la empresa decidió prescindir de los servicios de Hammetalegando retrasos en las fechas de entrega y falta de fuerza en las propuestas del escritor. El propioRaymond se hizo cargo de los guiones hasta la incorporación de un nuevo guionista. El elegido fueLeslie Charteris, otro escritor popular de la época conocido por ser el creador literario del personajeEl Santo.
Charteris Raymond colaboraron en una historia hasta que el dibujante abandonó la serie para dedicarse por completo a Flash Gordon Jungle Jim, series con las que consiguió una enorme fama y que le permitieron evolucionar como artista. El sustituto de Raymond fue el veterano artista Charles Flanders, quien mantuvo la excelente línea gráfica de la serie. La estancia de Charteris en la tira no fue muy prolongada y la abandonaría apenas un año después de hacerse cargo de ella.


Terry Lennox está en problemas

[El 1 Digital, 24 de septiembre de 2016]

Daniel Artola


“El largo adiós” es una de las grandes obras de Raymond Chandler, uno de los padres de la novela negra norteamericana. Publicado en 1953, es considerado el trabajo más excelso del autor nacido en Chicago, en 1988, y fallecido en California, en 1959. Se trata de un homenaje a la amistad.

Terry Lennox está borracho como un barril y su chica va perdiendo la paciencia porque el hombre no puede subirse al auto. Intenta varias veces pero todo termina mal. La mujer aprieta el acelerador y deja al galán desparramado en la vereda como una bolsa de papas. Entonces aparece de casualidad Philip Marlowe que se apiada del borrachín y le da una mano. El detective privado y el bebedor sin suerte aún no sospechan que será el comienzo de una gran amistad.

A grandes rasgos, así transcurren las primeras líneas de El largo adiós, la novela de Raymond Chandler con su personaje del investigador privado que cobraba 25 dólares más los viáticos por sus servicios profesionales. Y al que también las botellas de alcohol no le son ajenas. En esta historia trasciende la amistad, en medio de traiciones y poderosos sin escrúpulos. En la pendiente de la decadencia de un hombre, Philip Marlowe se para como un muro de contención para evitar el precipicio. Se verá si lo consigue. Vale el intento.
Leí esta novela varias veces desde la primera página hasta la contratapa y si me apuran, se me escapan algunos detalles y hasta el final. Con el tiempo aprendí –o me justifiqué- que recordar a pie juntillas de qué va la cosa, no significa que uno sea mejor lector. De repente una escena como la citada más arriba ya justifica toda una lectura.
Además, si a alguien le tiembla el pulso en un momento o se le secaron las ideas para escribir, recomiendan los doctores volver a Chandler. Por sus descripciones minuciosas y sus diálogos perfectos. Con el correr de los capítulos, Marlowe se va llevar puestas varias trompadas pero no le importa. Ese pobre tipo, millonario de prestado, le devolvió una causa para hacer justicia. A su modo, claro. No nos olvidemos que estamos ante un sentimental.
Llegué a El largo adiós por culpa y mérito del inolvidable Osvaldo Soriano, que incluyó a Marlowe como uno de los protagonistas de Triste, solitario y final. El título está tomado de la novela de Chandler. El detective recibirá un encargo especial de dos comediantes que quieren saber por qué Hollywood los olvidó. Stan Laurel y Oliver Hardy se preguntan qué pasó con sus carreras. El dúo cómico exitoso en los años 30 es a principios de los años 70 del siglo pasado una foto borrosa para las nuevas generaciones.
A partir de este argumento aparecerá Chaplin y su Oscar al mérito y una sucesión de gags en las que Soriano es un protagonista más. También, aquí estamos frente a otro caso de una gran amistad entre dos actores que representaron la felicidad para millones de espectadores de sus cortos en blanco y negro. “El Gordo y el Flaco”, como los bautizamos por estas playas, y Philip Marlowe y Terry Lennox son ejemplos de fraternidades en tiempos duros y de los otros. A prueba de olvidos o despechos. Al fin de cuentas se trata de una cofradía que entiende que los une el amor y el espanto. Con el permiso de Borges, por supuesto.





Las sombras de Quirke, lo nuevo de Benjamin Black, se publicará en febrero de 2017

[Voz Pópuli, 25 de septiembre de 2016]

Karina Sainz Borgo

El alter ego policiaco de John Banville vuelve a publicar un volumen de las aventuras del patólogo que protagoniza su saga de novela negra.


John Banville es, al mismo tiempo, dos personas. Dos voces, dos autores. Nunca sabe quien lo mira cuál es uno o el otro. Pero basta con leer para salir de dudas. Dueño de una cabellera plateada y un perfil anguloso, el escritor  irlandés y Premio Princesa de Asturias de las Letras mantiene desde hace seis años una doble identidad literaria: es Banvilleel novelista renovador y de prosa destilada, y es Benjamin Black, el alter ego con el que escribe novela negra y al que hasta los herederos de Raymond Chandler han pedido la resurrección del mítico Philip Marlowe. Se miran de reojo ambos: Banville y Black y sin embargo, son la cara y la cruz de un mismo autor. Para los amantes de Banjamin Black, tocan buenas noticias: en febrero de 2017 el sello Alfaguara publicará en castellano la más reciente entrega de la saga policíaca protagonizada por el forense Quirke, que trabaja en el Dublin de los años cincuenta. Se trata de Las sombras de Quirke. 
"Sólo puedo decirle una cosa: en esta ocasión, Quirke se enamora", deja caer Banville. Vestido con un traje gris y el sombrero en la silla contigua, el irlandés saca a relucir ese humor suyo, tan correcto y a la vez mordaz. El autor ha viajado a España este fin de semana para participar en el Hay Festival Segovia, capítulo español del festival cultural creado en Escocia y que tiene distintas ediciones en todo el mundo. Y aunque quien conversa con el irlandés quiere rascar algo más, Banville se hace el interesante. Y sus motivos tiene. Este 2016,  Benjamin Black –lo que él llama su usurpación en el género noir- cumple diez años.  El secreto de Christine (2006), su primera obra de novela negra cumple una década. A esa seguirían El otro nombre de LauraEn busca de april y Venganza, La rubia de ojos negros, novela en la que resucita –por encargo de los propios herederos de Raymond Chandler- al famoso detective privado Philip Marlowe y más recientemente Órdenes sagradas.
Minucioso y poseedor de un ácido y educado sentido del humor que gana en la conversación, en el tú a tú, Banville dice -todavía después de diez años-, que cada uno va por su lado. "Benjamin Black piensa que John Banville es un pretencioso que pasa demasiado tiempo trabajando con las frases pero John Banville piensa que Benjamin Black es muy superficial, que escribe demasiado rápido", dice el irlandés. A lo largo de los últimos años, Banville ha insistido en una idea: el lenguaje, y dentro de este la frase, ha sido el gran invento del ser humano. Por eso Banville se afana tanto en buscar la prosa perfecta. No da un paso sin tener antes, muy medida, la palabra que ha de seguir a la que ya tiene. “Cuando escribo, lo hago en la oscuridad, en el sentido de que lo hago en medio de mucha confusión. Simplemente me centro en escribir frases y el resto se va desarrollando como vaya saliendo”. Y es justamente esa laboriosidad obsesiva la que le distancia de su alter ego noir: “Benjamin Black es el que se encarga de la trama, los personajes, los diálogos. John Banville se dedica a escribir frases y a hacerlas lo más perfectas posible y pienso que es un privilegio el poder dedicar mi vida a hacer esto”.

 


24 de setembre de 2016

After Dark, My Sweet, de Maurice Jarre


Maurice Jarre. After Dark, My Sweet. [s.l.]: Varèse Sarabande, 1990  (CD)

A low-key and melancholy score that continues Jarre's experiments in interweaving electronic instruments with small orchestral ensembles, but achieves little on any particular front. Indeed, the intrusion of racketing sampled drums tends to defocus the music, interrupting the thematic flow. For Jarre, this is an unusually lumpen piece of work.






23 de setembre de 2016

La ciudad de los velos, de Zoë Ferraris


Zoë Ferraris. La Ciudad de los Velos. Traducción de Juan Castilla Plaza. Córdoba: Almuzara, 2014 (Tapa Negra). ISBN: 978-84-16100-11-8

Yeda, Arabia Saudí. Un laberinto de callejuelas estrechas y ventanas cerradas donde nada es lo que parece. Cuando el cuerpo desfigurado y medio desnudo de una mujer es encontrado en una playa de la segunda urbe más grande del país, el detective Osama Ibrahim teme estar ante el asesinato de una criada, algo tristemente común en una ciudad donde los velos del Islam más conservador mantienen a las mujeres tan anónimas en vida como la víctima lo está en la muerte. Sin embargo, Katya, del laboratorio forense, descubre que el cadáver no corresponde a una sierva indócil, sino a Leila, una cineasta que quizá se habría granjeado algunos enemigos con sus documentales sobre la hipocresía imperante en materia sexual y religiosa. Con la ayuda de su amigo -y secreto enamorado- Nayir, guía del desierto y anclado en la tradición, Katya está decidida a encontrar al asesino de Leila y aclarar su misteriosa muerte.


En esta fascinante novela Zoë Ferraris teje una intrincada trama de suspense e intriga que explora las contradicciones de la vida en Yeda, un lugar atrapado entre su papel como puerta de entrada a La Meca y su carácter cosmopolita en un mundo cada día más global. La Ciudad de los Velos, que se inscribe en la exitosa serie de Katya Hijazi y Nayir Sharqui, narra su peripecia para desentrañar las conexiones entre el asesinato de Leila Nawar y la desaparición de Eric Walker, un ciudadano norteamericano, mientras revisan sus propias creencias sobre las restricciones y flaquezas del Islam actual.




 
Google Analytics Alternative