1 de març de 2017

Y en lo alto un cuervo, de Gisbert Haefs


Gisbert Haefs. Y en lo alto un cuervo. Traducción de Carlos Fortea. Barcelona: Edhasa, 2011 (Polar). ISBN: 978-84-350-0995-9

Andreas Goldberg está sin duda pasando una mala temporada: la empresa en la que trabajaba ha quebrado, su esposa le ha abandonado por un atractivo abogado y ambos han aparecido acribillados a balazos. Incluso la única parte positiva de todo el asunto, el hecho de ser el beneficiario del seguro de vida de su esposa, está en riesgo, pues Goldberg es el principal sospechoso del asesinato. Tuvo la ocasión, los motivos, se han encontrado sus huellas dactilares en el escenario del crimen...

Sin embargo, eso no es suficiente para convencer a Baltasar Matzbach cuando se entera de que Goldberg no sólo tiene como mascota a un cuervo sarnoso que maldice y cuyo platos favoritos son el caviar con mermelada y las tortitas de fresa con mostaza, sino que su nombre es "Poe". 

Desde el momento en que se convence de la inocencia de Golberg, el peculiar investigador Matzbach se embarca en unas disparatadas pesquisas que sin duda le llevarán a resolver este enmarañado caso. Y para ello contará con un puñado de colaboradores, a cual más torpe, pero sobre todo con una fuente inagotable de inteligencia y de atinadas sugerencias: los cuentos de un sagaz escritor argentino. 

La ironía, las citas literarias, la intriga, unos personajes inolvidables, el humor y la acción se mezclan con sabiduría en esta novela, como en un potente cóctel: Es tentador apurarlo de un trago, pero vale la pena saborearlo.




Ontinyent Setmana Negra 2017






Solucions del Quiz Pro Quo



1. Quin actor hauria triat Raymond Chandler per interpretar Philip Marlowe?
1. ¿Que actor habría escogido Raymond Chandler para interpretar a Philip Marlowe?

- Humphrey Bogart
- Cary Grant
- Robert Mitchum

Si alguna vez hubiese tenido la oportunidad de elegir a un actor de cine que representara mejor la imagen que yo tengo de él, creo que tendría que haber sido Cary Grant. (Raymond Chandler)


2. A quina pel·lícula apareix Jim Thompson interpretant el jutge Baxter Wilson Grayle?
2. ¿En qué película aparece Jim Thompson interpretando al juez Baxter Wilson Grayle?

- Adiós, muñeca
- El demonio bajo la piel
- Los timadores

En medio del alcoholismo, achaques a su salud, y continuos problemas económicos que acuciaban a Jim Thompson, en 1975, Dick Richards lo llama para que aparezca en un breve cameo en su versión de 1975 de Adiós, muñeca de Raymond Chandler. La fugaz pero noble aparición –en el papel de un juez sureño de nombre Baxter Grayle– le sirvió a Thompson para poder acceder a un seguro médico como actor.


3. Quin pseudònim va fer servir Boris Vian per publicar Escupiré sobre vuestra tumba?
3. ¿Qué seudónimo usó Boris Vian para publicar Escupiré sobre vuestra tumba?

- Vernon Sullivan
- Baron Visi
- Navis Orbi

Escupiré sobre vuestra tumba –en francés J'irai cracher sur vos tombes– es una novela del polifacético escritor francés Boris Vian, publicada bajo el pseudónimo de "Vernon Sullivan" en 1946 e ilustrada posteriormente por Jean Boullet en 1947.


4. Com es diu el policia amic de Mike Hammer, personatges creats per Mickey Spillane?
4. ¿Cómo se llama el policía amigo de Mike Hammer, personajes creados por Mickey Spillane?

- Steve Carella
- Pat Chambers
- Lloyd Hopkins

El mejor amigo de Hammer es Pat Chambers, capitán del escuadrón de homicidios del departamento de policía de Nueva York.


5. A quina edició de BCNegra va participar Jake Arnott per primera vegada?
5. ¿En qué edición de BCNegra participó Jake Arnott por primera vez?

- 2009
- 2012
- 2015

BCNegra 2009.
Martes, 3 de febrero
Mesa redonda. Una nueva colección
16 h. Palau de la Virreina. La Rambla, 99. 
Participantes: Jake Arnott, Rodrigo Fresán y Andreu Martín. 
Moderador: Ricard Ruiz Garzón. Con traducción simultánea del inglés


6. On va néixer Jules Maigret, el personatge creat per Georges Simenon?
6. ¿Dónde nació Jules Maigret, el personaje creado por Georges Simenon?

- París
- Bèlgica / Bélgica
- Saint-Fiacre

Jules Maigret nació en 1887 en Saint-Fiacre, hijo único de un modesto matrimonio.


7. Com es diu en realitat el poble de Vigàta, on treballa el comissari Montalbano?
7. ¿Cómo se llama en realidad el pueblo de Vigàta, donde trabaja el comisario Montalbano?

- Donnalucata
- Porto Empedrocle
- Agrigento

Porto Empedocle es el lugar natal de Camilleri, la famosa Vigata de sus libros.


8. Quin és el whisky preferit per Fabio Montale, el personatge creat per Jean-Claude Izzo?
8. ¿Cuál es el whisky preferido por Fabio Montale, el personaje creado por Jean-Claude Izzo?

- Jack Daniel's
- Lagavulin
- Macallan

Sus pocos momentos de paz los tiene pescando o tomándose un pastís o un Lagavulin en la taberna de su amigo Fonfon.


9. En la sèrie Lew Archer, creada per Ross Macdonald, apareix sovint la ficticia ciutat de Santa Teresa. A quina ciutat californiana real correspon?
9. En la serie Lew Archer, creada por Ross Macdonald, aparece a menudo la ficticia ciudad de Santa Teresa. ¿A qué ciudad californiana real corresponde?

- Santa Rosa
- Santa Bárbara
- Santa Mónica

Durante los años cincuenta Ross volvió a California y pasó sus últimos años en Santa Bárbara, lugar donde la mayoría de sus libros están ambientados bajo el nombre apenas disimulado de Santa Teresa.


10. Com es diu la dona de Tom Ripley, l'atzarós i amoral personatge creat per Patricia Highsmith?
10. ¿Cómo se llama la mujer de Tom Ripley, el azaroso y amoral personaje creado por Patricia Highsmith?

- Claire Morgan
- Patricia Plangman
- Héloïse Plisson

Highsmith crea para Tom Ripley una mujer a su medida: “Heloise Plisson, hija de Jacques Plisson, millonario y dueño de la empresa Plisson Pharmaceutiques”. Esta boda ayuda a Ripley a mantener una reputación intachable y un tren de vida del que él se cree merecedor, ya que el padre de Heloise, a pesar de que Tom le desagrada, les pasa una asignación mensual.





28 de febrer de 2017

Tros, de Rafael Vallbona (Pagès)


Rafael Vallbona. Tros. Lleida: Pagès, 2017. XXV Premi Ferran Canyameres de Novel·la (2016). ISBN: 978-84-9975-818-3

La terra humanitza, el contacte amb la gent embruteix  No hi ha res que decanti la balança en favor de les  persones, creu en Joan, un vell xaruc, vidu i malcarat.  El Pepe ha tornat al poble pel seu pare, vell i sol en  morir-se la mare. Però també per amagar-se del seu  fracàs a ciutat i d'algú que el busca per què li torni  el que és seu. I Alcastrer, un no lloc en mig del secà,  quatre cases i un centenar d'ànimes sense inquietuds,  un poble d'on no es pot ni fugir, no és el millor indret  per a una vida rica i plena. 

I a més hi ha els robatoris,  i les patrulles que fan els pagesos a les nits per vigilar  les finques. I la boira glaçada que cobreix el país com  una flassada que asfixia: massa ànsia per a tant poques  sortides. I ni en Joan ni el Pepe no han acomplert mai  cap dels seus anhels. Per això topen.




Más allá de la novela negra y el relato de enigma

[Clarín, 27 de febrero de 2017]

Osvaldo Aguirre


En “Repensar hoy el policial en la Argentina”, un ensayo publicado en el volumen colectivo Crimen y pesquisa (2016), Jorge Lafforgue recapitula lecturas críticas y propone una nueva hipótesis: la distinción entre novela negra y relato de enigma impidió considerar textos que participaron del género sin adscribirse a esas categorías. Desde Diez cuentos policiales argentinos (1953), compilación pionera de Rodolfo Walsh, hasta Cuentos policiales argentinos (1997), del propio Lafforgue, las antologías ocuparon un lugar central en el trazado de aquellas líneas y en la reflexión sobre los problemas que planteaban. Un conjunto heterogéneo de autores permanece en los márgenes del consenso editorial, no por algún tipo de oscura injusticia sino por su desajuste respecto de las convenciones.
La reedición de Los tigres de la memoria, de Juan Carlos Martelli, instala un texto ejemplar en ese marco. Las razones por las cuales pudo ganar el Premio Sudamericana-La Opinión, en 1973, no resultan misteriosas; en todo caso habría que preguntarse por qué fue olvidada. La novela trama un notable registro de la violencia política de la época en torno a un personaje que carga con “demasiados amigos presos, demasiados amigos torturados, demasiados amigos muertos” y procura desligarse de una vida en ambientes del delito. Lo que en cualquier ficción sería objeto de simple comentario, en la de Martelli constituye la matriz desde la que se habla. No ya los estereotipos del género sino la misma linealidad estalla en un relato interferido por fuerzas incontrolables: “Ustedes despertaron mi memoria, la rodearon de selva, permitieron que cada palabra abriera un abanico de garras”, dice el narrador. Como anota Martín Kohan en el prólogo, el despojamiento y el tono directo del modelo chandleriano se cruzan con una opción por lo elusivo y lo implícito que proviene de Juan Carlos Onetti y fraguan en una poética única.
Los galardones fueron también una consagración relativa para Juan Damonte, “un hombre singular y absolutamente desconocido”, como lo definió Paco Taibo II. En 1996 recibió el premio Dashiell Hammett por su novela Chau, papá, publicada en México. Si bien fue traducida al francés y al italiano, recién circuló en Argentina en 2013, como parte de la colección Código negro, y pasó desapercibida. Historia ambientada en la dictadura militar, donde confluyen las drogas, la represión ilegal, la guerrilla y la peripecia de un personaje, Carlos Tomassini, que corre vertiginosamente hacia su destrucción, la novela tiene su registro en lo que llama el chamuyo, un juego que consiste en llegar al límite de la agresión a través del lenguaje y que remite tanto al deseo homosexual como al dominio de la violencia. En su desarrollo desmañado contrastan pasajes humorísticos, entre ellos las recreaciones de un ambiente mafioso familiar, y macabros, como la excursión del protagonista por un basural donde los grupos de tareas arrojan los cuerpos de sus víctimas.
La reedición en la Serie del Recienvenido de Ricardo Piglia revalorizó La muerte baja en el ascensor, novela de María Angélica Bosco, perdida en el catálogo de la colección El séptimo círculo. Los prototipos del detective se desdibujan allí en una pesquisa en equipo, y en particular está ausente el aficionado que reconstruye los sucesos en base a sus razonamientos, canónico al momento de publicación (1955); el afán de presentar en forma realista la investigación policial hace que Bosco se adelante al subgénero que consagró más tarde Ed McBain.
Roger Pla fue uno de los primeros en incorporar las voces de los delincuentes y explorar su intimidad. En la nouvelle Paño verde (1955), se propuso retratar “un tipo especial de delincuente que es esencialmente nuestro”, cuyos ancestros remitían a Juan Moreira y Hormiga Negra, los gauchos alzados contra el orden y que integraban las bandas armadas de las periferias. Pla extendió esta indagación a su obra póstuma, Los atributos, recreación del mítico ambiente prostibulario de la ciudad de Rosario, y a cuentos magistrales como “El sátiro”, sobre la construcción de culpables en el aparato policial. En estos autores el género no parece un punto de partida sino más bien un lugar de paso dentro de un proyecto más amplio. Rubén Tizziani contó que su novela Noches sin lunas ni soles, un clásico paradójicamente de difícil hallazgo, surgió de la necesidad de profundizar “un trabajo sobre el habla de la gente de Buenos Aires”, de hacer literatura y no costumbrismo con ese material.
“Se admite ya que Buenos Aires sea el escenario de una aventura policial”, anunció Walsh en Diez cuentos policiales argentinos. Pero las mejores representaciones en ese sentido fueron posteriores, y una de las más logradas, Evaristo, provino no de la literatura de la historieta. La obra de Carlos Sampayo y Francisco Solano López se inspiró en la figura del comisario Meneses, gesto de audacia si se tiene en cuenta, como señaló Pablo De Santis también en Crimen y pesquisa, que “la literatura policial argentina (y sobre todo después de la dictadura militar) le ha escapado al policía, imposible de asimilar con la idea del héroe”. En el otro extremo, Los tigres de la memoria propuso una figuración distinta del mismo personaje, también reactiva a los estereotipos y por eso vigente.



Taquilla inversa: La camarera, de James M. Cain

El Padrino. El regreso, de Mark Winegardner


Mark Winegardner. El Padrino. El regreso. Traducción de Ramón de España. Barcelona: Planeta, 2005. ISBN: 84-08-05903-3

Hace treinta y cinco años que se publicó El Padrino de Mario Puzo y con ello nuestra visión del crimen organizado cambió para siempre. Ahora, en El Padrino. El regreso, el aclamado novelista Mark Winegardner explica el resto de la historia, la que no apareció en el bestseller de Puzo ni en las clásicas películas de Francis Ford Coppola. 

El autor retoma la historia de los Corleone manteniéndose fiel al estilo, los personajes y las tramas que hicieron famosa la serie de Puzo. Ahonda en las laberínticas relaciones entre los miembros de la familia, plantea nuevas intrigas, enlaza sucesos ficticios con reales y cuentos como algunos golpes de efecto realmente brillantes.

Una de las secuelas literarias más esperadas. El capítulo que faltaba en la mayor saga del crimen de la historia.



27 de febrer de 2017

Ser de quiosco

[El Periódico, 25 de febrero de 2017]

Javier Pérez Andújar

Los quioscos han sido las librerías allí donde no había librerías, las neuronas de la calle




Ha muerto Javier Coma y se me han declarado los tebeos en huelga. A Javier Coma se le deben muchos libros, por supuesto; pero es su 'Historia de los Cómics', aquellos cuatro volúmenes encuadernados en un color extraño, con una textura asimismo extraña para portada de unos libros (parecía más propia de un tresillo), lo que a principios de los años ochenta convulsionó los quioscos, que ya hacía tiempo que iban a convulsión diaria, de nueva revista en revista nueva, de colección en colección de fascículos. La dirigida por Coma y editada por Toutain significó una revolución cultural en una manera de leer que todavía no estaba considerada cultura (y hoy, a ratos); y era también un canto de amor a los cómics, y a sus creadores y profesionales, y por encima de todo a los lectores. A quienes empezaban a comprarlos y a quienes llevaban toda su vida leyendo cuadernos ilustrados desde que apareció 'El corsario sin rostro' hasta las últimas reediciones de las Hazañas Bélicas. Aquella 'Historia de los Cómics' venía repleta de biografías, explicaciones, documentación, artículos de expertos de muchos países, reproducciones de planchas tan inaccesibles y tan lejanas para los lectores como el último de los planetas. Pero Plutón, que entonces era nuestro último planeta, ya ha sido expulsado del derecho a ser uno de los nuestros, igual que se está expulsando de la existencia, no ya a los fascículos, sino a los kioskos en general. A ambos, a los quioscos y al que no hace tanto fue reclasificado como “planeta enano” (y menos mal que no le pusieron “planeta mindundi”), se les excluye en verdad por pijerío.

Los quioscos son las neuronas de la calle, y al modo de éstas han construido una red de inteligencia urbana. Por los quioscos pasa todo lo que es importante: los acontecimientos históricos, las cosas de la vida, los hechos políticos, la lectura, las aficiones de cada cual, los vicios privados, los juguetes, las golosinas.

EL AMAZON DE LOS BLOQUES

El quiosco ha sido librería donde no ha habido librerías. Hay todavía en Barcelona barrios y municipios enteros que no tienen ni una sola librería, y cada vez cierran más kioscos. El kiosco ha sido la librería del pobre. El quiosco es a las grandes superficies lo que las tiendas ecológicas a la comida empaquetada. A los quioscos de los barrios han acudido históricamente los escolares para comprar las lecturas del curso, como 'La plaça del Diamant' y 'Últimas tardes con Teresa'. El quiosco ha sido un Amazon de los bloques, y de este modo ha traído desde un muy lejos modesto los libros que les pedían. El quiosco lleva pegada la libertad de la gente que pasa por la calle y en su puerta sostiene con pinzas lo que ocurre cada día. El lema del quiosco debiera ser: Lo que pasa, para la gente de paso.
Tener una cultura de quiosco anula las fronteras culturales, pues en su crisol se mezcla todo lo que está vivo y palpita. Se aprende a ser democrático culturalmente pasando junto a los cartones de un quiosco apoyados en la pared de enfrente. Se aprende democracia en el compañerismo de encontrar, por ejemplo en estos días de casi primavera, la 'Ciropedia de Jenofonte', traducida por Ana Vegas Sansalvador, al lado de 'Las colinas negras', de Lucky Luke, traducido por Mireia Rué. Ha sido democrático haber podido comprar en el mismo lugar historietas de 'Conan el Bárbaro' y ediciones de Nietzsche, Boris Vian, Raymond Chandler, Knut Hamsun, Sven Hassel... En el quiosco está la aventura de ir a buscar noticias llegadas de todo el mundo y volver con novelas del oeste, o de ciencia ficción, o de terror, o de detectives. Me pasé dos años en un quiosco repartiendo la prensa a los suscriptores y los domingos eran tan gordos los diarios que no cabían por debajo de las puertas de los bancos. Había un médico al que cada mañana le podía decir lo que iba a comer ese día porque siempre me lo detallaba su criada (el conejo con chocolate fundido le chiflaba). Unas navidades, en una sastrería me dieron una corbata de aguinaldo.

SUPERVIVENCIA

Un quiosquero, una quiosquera, trabajan trece horas diarias todos los días del año, y sólo cierran en San Esteban, Año Nuevo y Viernes Santo. El de mi barrio no les calcula a los quioscos más de cuatro o cinco años de supervivencia, y dice que luego pondrán máquinas en la calle para que la gente compre la prensa. Si es que la siguen comprando, porque también dice que los quioscos salen adelante, no por la venta de revistas y diarios, sino gracias a las promociones de sartenes, cuberterías, aparatos electrónicos, pero también se han dejado de vender. Bueno, está la ayuda de la máquina de tabaco. Y aún resisten los cromos. Lo cierto es que un quiosco cerrado da más beneficios que un quiosco abierto, ya que el pastón se hace con la publicidad que exhiben en sus paredes de perfumes, campañas institucionales, estrenos cinematográficos... En eso el quiosco no ha perdido su olfato callejero, y nos está anunciando lo que se nos viene encima. Un mundo sin nada dentro donde se especula con las apariencias.



Tan tuyo como tu muerte, de Emili Bayo (Versátil)


Emili Bayo. Tan tuyo como tu muerte. Barcelona: Versátil, 2017 (Off Versátil). ISBN: 978-84-16580-63-7

Una asesina convertida en víctima, un moribundo dispuesto a salvar una vida, el odio de la mano del amor... 

El sargento Abel Claramunt aspira a acabar sus días como policía en un retiro tranquilo, pero el pasado familiar y la pasión de una joven compañera le complican la existencia. Deberán esforzarse por salvar una vida, atrapar a una asesina e investigar un secuestro. Mucho para alguien a quien solo quedan unos meses de vida.



Arrastrado por el viento, de Janwillem Van De Wetering


Janwillem Van De Wetering. Arrastrado por el viento. Traducción de Jordi L. Mustieles. Barcelona: Versal, 1989 (Crimen & Cia; 50). ISBN: 84-86717-71-X

Gripstra y De Gier investigan la muerte de una joven. Entre los sospechosos se encuentran un diplomático belga, un oficial norteamericano y un empresario holandés que habían mantenido relaciones con ella, pero las claves del caso están enterradas en el misterioso pasado de la víctima. De nuevo los singulares protagonistas de las novelas de Van De Wetering deberán recurrir a su enorme capacidad de deducción para seguir las pistas que en esta ocasión se hallan diseminadas por todo el mundo.




26 de febrer de 2017

Volar en círculos, de John Le Carré


John Le Carré. Volar en círculos: Historias de mi vida. Traducción de Claudia Conde. Barcelona: Planeta, 2016. ISBN: 978-84-08-15586-7

«Un buen escritor no es experto en nada salvo en sí mismo. Y sobre ese tema, si es listo, cierra la boca.» John le Carré.
En este apasionante relato, el autor comparte con el lector la historia de su vida, la historia de la segunda mitad del siglo XX. Le Carré por fin desvela los episodios de espionaje sobre los que siempre ha callado; la increíble historia de su padre, sus largos viajes por el mundo… Presidentes, primeros ministros, grandes escritores, un sinnúmero de interesantes personajes que ha encontrado en su camino, y que han marcado nuestra Historia, se dan cita en este relato único.

«A partir del mundo secreto que en otro tiempo conocí, he intentado crear un teatro para los mundos más extensos que habitamos. Primero viene la imaginación; después, la búsqueda de la realidad. Después, la imaginación otra vez, y el escritorio ante el cual estoy sentado.»

Desde sus años al servicio de la Inteligencia Británica durante la Guerra Fría, hasta la carrera de escritor que lo llevó desde una Camboya desgarrada por la guerra hasta el Beirut de la invasión israelí de 1982, pasando por la Rusia de antes y después de la caída del Muro de Berlín, John le Carré siempre ha escrito desde el corazón de los tiempos modernos. En éstas, sus primeras memorias, resulta tan divertido como incisivo, al interpretar los sucesos de los que es testigo con la misma ambigüedad moral que impregna sus novelas. Tanto cuando escribe sobre el loro de un hotel de Beirut que imitaba a la perfección el ruido de las ametralladoras y los compases iniciales de la Quinta de Beethoven, como cuando visita los museos de Ruanda de los muertos insepultos tras el genocidio, o celebra la Nochevieja de 1982 en compañía de Yasir Arafat y su alto mando, o entrevista a una terrorista alemana en su prisión del desierto del Néguev, o escucha las sabias observaciones del gran físico, disidente y ganador del Premio Nobel, Andréi Sájarov, o cuando se reúne con dos antiguos jefes del KGB, o ve cómo se prepara Alec Guinness para su papel de George Smiley en las legendarias adaptaciones para la televisión de la BBC, o describe a la cooperante que inspiró a la protagonista de El jardinero fiel, le Carré presenta cada episodio con humor y vívida intensidad, haciéndonos reír a carcajadas o invitándonos a recapacitar sobre acontecimientos y personas que creíamos haber comprendido.
Mejor todavía, le Carré nos permite vislumbrar el trayecto de un escritor a lo largo de más de seis decenios, y su propia búsqueda de la chispa humana que tanta vida y corazón ha conferido a sus personajes de ficción.


25 de febrer de 2017

Noir: Istruzioni per l'uso, de Luca Crovi


Luca Crovi. Noir: Istruzioni per l'uso. Milano: Garzanti, 2013. ISBN: 978-88-11-68420-6

Perché la morte di Edgar Allan Poe è ancor oggi un mistero? Perché Agatha Christie si autodefiniva una «fabbrica di salsicce»? Quali erano i difetti che Arthur Conan Doyle imputava al suo Sherlock Holmes? Cosa ne pensava dell'ispirazione Giorgio Scerbanenco? Perché Derek Raymond aspirava a una metafisica del noir e Raymond Chandler sosteneva che il noir perfetto non poteva esistere? Che rapporto ebbe Alfred Hitchcock con la lettura? Cosa leggono e come scrivono i maestri del noir internazionale? Luca Crovi ci accompagna fra i segreti di alcuni degli scrittori di suspense più letti di tutti i tempi, mostrando il lato curioso della genesi di molti loro bestseller e proponendo interviste esclusive a oltre ottanta autori: da Michael Connelly a Ken Follett, Jeffery Deaver, William Gibson, Dennis Lehane, Patricia Cornwell, Kathy Reichs, Anne Rice, P.D. James, Michael Crichton, Jean-Christophe Grangè, Wilbur Smith, William Peter Blatty, R. L. Stine, James Ellroy, Don Winslow, Elmore Leonard, Joe R. Lansdale, Jo Nesbø, Nick Hornby… Regala così agli aspiranti autori un insuperabile manuale di scrittura e a tutti noi lettori curiosi un'antologia di ricordi illuminanti, confessioni a cuore aperto, inedite rivelazioni: imprevedibile come un thriller, appassionante come un noir.




 
Google Analytics Alternative