20 d’octubre de 2018

L'Oliva Assassina






19 d’octubre de 2018

La muerte no es el final, de Jordi Martí Vidal


Jordi Martí Vidal. La muerte no es el final. [s.l.]: [s.n.], 2018. ISBN: 978-84-697-8645-1

Arturo Ferriz, inspector de los Mossos d’Esquadra, y Bakunin, filósofo sin techo, colaboran en la investigación del secuestro de un niño de dos años, hijo de un célebre arquitecto de BCN, odiado por los que aman el modernismo. ¿Acaso este secuestro solo busca el rescate o hay algo más? 

Resulta tan atractivo seguir la investigación del caso como la relación entre estos dos personajes peculiares.

La muerte no es el final es una novela original, en la que un policía que trasunta humanidad recurre al ingenio del sin techo ante las encrucijadas del caso. 

Se percibe el cariño que ambos se profesan a través sus diálogos, en los que el sarcasmo es uno de los caminos para desovillar la intriga. Así contrapone la sabiduría de Bakunin a la prepotencia del inspector Fabra,que no resuelve nada, pero al que todos temen. 

El autor desarrolla una forma especial de novela policíaca en la que les otorga el verdadero poder a los que menos lo persiguen.



Manuel de Pedrolo, manual de supervivència, de Sebastià Bennasar


Sebastià Bennasar. Manuel de Pedrolo, manual de supervivència. Barcelona: Meteora, 2018. ISBN: 978-84-946982-4-8

Manuel de Pedrolo va néixer l’1 d’abril de 1918 i va morir, als 72 anys, el 26 de juny de 1990. Va ser autor de més de 120 obres de poesia, teatre, novel·la breu, novel·la, relat, dietaris, volums epistolars, articles en premsa... per tant, un dels creadors més prolífics de la literatura catalana. No deixava res per verd en el seu intent d’abastar i explicar, d’una banda, la condició humana, i de l’altra, el país i cap a on hauria d’anar. Mecanoscrit del segon origen és un dels llibres més llegits en català i, tot i així, Pedrolo pot semblar-nos ara un autor oblidat.
«En Pedrolo, no te l’acabes», asseguren els seus coneixedors. El sentit d’aquesta frase, però, només s’entén quan descobreixes la immensitat i la intensitat del seu llegat literari. Efectivament, en Pedrolo, no te l’acabes... però pots provar de moure’t al seu voltant. Aquest llibre vol ser un manual de supervivència per intentar-ho.
Una gran eina per als que vulguin explorar l'univers literari més creatiu i extens de la literatura catalana.




18 d’octubre de 2018

‘Galveston’ Review: Mélanie Laurent and Elle Fanning Adapt Nic Pizzolatto’s First Novel into a Seedy Crime Thriller

[IndieWire, 17 october 2018]

David Ehrlich


Mélanie Laurent, Elle Fanning, and Ben Foster team up for a safe but satisfying adaptation of Nic Pizzolatto's seedy first novel.


It takes far too long for “Galveston” to emerge from the novocaine of its various clichés and allow us to feel the tender flesh that bleeds across every scene of this seedy road noir, but — in fairness to director Mélanie Laurent — some filmmakers are never able to break the leathered skin of a Nic Pizzolatto story (see: “True Detective” season two. Better yet; don’t). Adapted from a well-received novel of the same name that Pizzolatto wrote prior to his success on premium cable, “Galveston” is draped with all the self-serious despair that looms above the author’s infamous HBO series, but it crucially lacks the same capacity for bullshit. At a tight 87 minutes, the movie just doesn’t have time to dance around the task at hand. If anything, this reheated serving of meat-and-potatoes crime fiction is so to the point and in the moment that it doesn’t even seem to invite any deeper meaning until its unexpected final moments.

Written for the screen by a first-timer named Jim Hammett, “Galveston” drops us into the dirty shallows of the New Orleans underworld circa 1998. Ben Foster stars as Roy Cady, a light and fun-loving guy with absolutely no demons in his closet whatsoever. Just kidding, he’s yet another of the actor’s signature basket cases; a super intense ex-con with a hair-trigger temper, a penchant for violence, and a terminal case of lung cancer. Thanks to an efficient bit of writing, we learn all of these things about Roy in a single moment, as he storms out of a medical clinic before the doctor can even finish reading his diagnosis.



These days, Roy works for a local crime lord called “Big Country” (Beau Bridges), who runs his sad little empire out of the back of a laundromat. Alas, there’s trouble in purgatory. It’s unclear if Big Country is feeling threatened about the fact that Roy used to date his new girlfriend, or if Roy just isn’t earning his keep, but the boss has decided to eliminate his steely-eyed enforcer. A quick word of caution to any aspiring henchmen out there: If your bloodthirsty employer insists that you go to the next job unarmed, it’s probably because they don’t want you to come back alive.
Roy, however, is quick on his feet, and manages to stab his way out of the ambush during a one-take fight scene that channels the same macabre grace of Laurent’s breathless 2014 psychothriller “Breathe” (her knockout second film as a director, which still feels rich with unrealized potential). But while Roy is understandably eager to flee the scene, something rivets him in place: A young girl in a slinky red dress is tied to a chair in the living room. After a moment’s hesitation, Roy decides to take Raquel (Elle Fanning) with him.
It’s lonely to be on the lam by yourself, and the damsel — a cherubic hooker with a heart of gold and a history of trauma — isn’t all that picky when it comes to broken men with bold intentions. Together, they agree to hole up in a shady Galveston motel and wait for their pasts to catch up with them. But they’re not by themselves: Rocky (as she likes to be called) kidnaps her three-year-old sister Tiffany (Tinsley Price) along the way, snatching the tot away from her abusive stepdad, and giving the little girl a fresh start. She may be the only one of these people who still has that chance.
The murky hope for a brighter tomorrow is always creeping into the edges of this dingy little thriller, which is snagged between Roy’s doomed fate and Rocky’s unwritten future until a more interesting dynamic emerges towards the end. One isn’t quite willing to lay down and die, while the other seems resigned to a hardscrabble life of unregulated sex work. In his book, Pizzolatto describes Rocky as being “harassed by her own potential,” and Fanning’s finely calibrated performance trembles with those words; the actress is too consistent and accomplished for her work here to feel like a revelation, but she does a splendid job of complicating a tired stereotype.

As the film wears on and Roy predictably casts himself as Rocky’s salvation, Fanning pushes back against the idea that her character deserves that salvation, or can even stomach the idea of accepting it. The uncertain dynamic between this strange pair allows “Galveston” to remain interesting, even after the film settles down in a single location with little suspense, Laurent’s direction grows increasingly nondescript, and Hammett’s script begins to force its characters through an enervating series of obvious story beats (e.g. Rocky tries to mollify Roy with free sex, and Roy — despite his documented affinity for tall blondes — is either too noble or protective or whatever to accept).
There’s no getting around the unfortunate irony to how this all plays out: The movie thrives in the hazy distance that it creates between its leads, but the scenes that isolate Roy in order to focus on his quest for redemption tend to flounder without Rocky there for contrast. A misbegotten visit to an ex-girlfriend leaves us with the feeling that Roy may not be able to make things right (“I was glad you went to prison,” she deadpans), but the scene doesn’t have any weight until we get to see it reflected through Rocky’s experience. Similarly, a climactic escape sequence — another exciting one-take that suggests Laurent is far more comfortable with the camera when she builds a scene around it — is hamstrung by its focus on a character whose story doesn’t have much substance on its own.
Only in the film’s moving epilogue — when Roy, Rocky, and her sister are all in their own ways exorcised from the people they used to be — does “Galveston” cohere into more than the sum of its over-familiar parts. Anchored to the sudden appearance of a major young TV star, the coda abruptly re-configures a tired crime saga into an altogether different kind of story, one that doesn’t see redemption as something Roy might achieve for himself, but rather as something that he can give to the people who need it from him.



Juan Sasturain: "Hammett trasciende la condición de inventor de la novela negra"

[rosario3.com, 18 de octubre de 2018]

Maricel Bargeri

En El último Hammett, el autor argentino cruza ficción y realidad para tejer una suerte de fabuloso hipertexto con el estadounidense como eje. En él confluyen referencias literarias, personajes, otros narradores y un insistente escritor rosarino. Lo presenta este jueves a las 19, en Interlibros, Salta 2250. Gratis


En la novela El último Hammett, Juan Sasturain irrumpe en la vida del autor de Cosecha roja en un momento –1953– y plazo –tres meses–determinados. El estadounidense terminaba de salir de la cárcel. Era un perseguido político del macartismo, no tenía plata y vivía en una cabaña en las afueras de Nueva York "de prestado". Además del encierro, acusaba la experiencia de una guerra.
Empantanado en la escritura de Tulip, su sexta (e inconclusa) novela, un escritor rosarino se empeña en mejorarle la suerte: le insiste que un personaje citado en El halcón maltéses su padre.
A partir de ahí, el cruce entre ficción y realidad irá tejiendo una suerte de fabuloso hipertexto en el que confluyen Hammett, el rosarino, referencias literarias, personajes y escritores (que entran y salen), una nouvelle y un cuento.
“Yo agarré esas 90 páginas del Tulip, un texto muy autobiográfico y escrito en primera persona, y las convertí en una novela de 700 páginas. Laburé, inventé, agregué, puse datos de la realidad, personajes reales y personajes ficticios. Me di todos los gustos con el querido Hammett”, reveló Juan Sasturain sobre El último Hammett a Rosario3.com. “Fontanarrosa diría que «no es corta, pero tampoco se lee de un tirón»”.
A la hora de explicar por qué una novela sobre Dashiell Hammett, el autor de Manuel de perdedores explicó que se trata de “un escritor que al mismo tiempo es una persona muy interesante”.
“Él trasciende largamente la condición de inventor de la novela negra porque es más que eso: es un notable estilita y un gran creador de una modalidad narrativa. Por otro lado, Hammett es un  personaje que atraviesa historia de la literatura y de los Estados Unidos entre los años ‘20 y ‘50. Fue un antifascista convencido y un defensor de los derechos civiles. Digamos, un marxista sin partido. Y todo eso lo llevó a tomar posiciones que lo convirtieron en víctima del macartismo. Él fue a la cárcel por no dar nombres”, abundó Sasturaín antes de lanzar una carcajada: “¡Eligió no ser un arrepentido!”.
—A la compleja situación de Hammett se le adosa un insistente escritor rosarino que le pide cambiar uno de los capítulos de El halcón maltés
—En "Una G en el aire", que es el cuento al que te referís, (el detective) Sam Spade le cuenta a Brigid (O'shaughnessy), su clienta, una historia que a él le ocurrió cuando trabajaba para la agencia de detectives Pinkerton en los años '20. Es sobre un hombre (Charles Flitcraft, luego Charles Pierce) que desapareció. Su mujer llega a la agencia para que lo busquen, y dos años después, él reaparece y explica por qué se había ido. Hammett escribe ese capítulo poniéndolo en boca de su detective y dice que desapareció «como el puño cuando se abre la mano». Una imagen hermosa. Y la idea mía es que  en el año ’46, en Rosario, alguien lee la versión en castellano de El halcón maltés, llega a ese cuento, y dice «pero no puede ser, este tipo es mi viejo».  Entonces, convencido, viaja a Estados Unidos a buscarlo. Ese personaje es que se le aparece a Hammett en el año ’53. (Nota: Hammett trabajó en la agencia Pinkerton antes de ser escritor).
La escritura de la novela –“más o menos interrumpida por otras actividades”– le llevó a Sasturain diez años. La certeza sobre el plazo esconde otro cruce literario. El entrevistado contó que "buscando otra cosa” se topó con la dedicatoria que Ricardo Pliglia firmó para él en el ejemplar de El último lector (2007) y en la que dice «para Juan, esperando su Hammett». “Eso quiere decir que yo entonces ya estaba jodiendo con esto”.


—Parece existir una mayor distancia entre lengua y habla; entre la caja de herramientas y el uso. Esto es visible en redes sociales. Y está también el lenguaje inclusivo, que interpela. ¿Qué opinas al respecto?
—No nos tenemos que olvidar que es el habla la verdad. La Lengua viene después. Es el resultado de un estadio del habla. Pero, y en general, la lengua, como diría el Coco Basile, «se mueve». Armás un cuatro-dos-cuatro y después, se juega. Hoy en día se dan muchas paradojas, ricas, como son las paradojas. La oralidad avanza sobre las formas de la escritura y esta tiene que salir de las reglas de la Lengua para pegarse a la oralidad. Lo cual no está ni bien ni mal, es así. Las redes sociales han recuperado a través del uso de los pulgares el espacio de la oralidad. Entonces, la manera de transcribir la oralidad se caga en las reglas de la Lengua. Y eso es, en parte, lo que determina los cambios que estamos viviendo. La paradoja se da en que esta forma de corrección oral o corrección política que tiene que ver con el lenguaje igualitario tiene la pretensión de operar sobre la Lengua, de imponer usos. Lo cual me parece que está bastante descaminado. Si los cambios se tienen que generar, se producirán sin necesidad de imposición de ninguna regla. Serán el resultado de que  el habla se impuso, como ha pasado en todo. Así que, sombre este punto, lo que tenga que pasar, pasará, y lo que se tenga que romper, se romperá. Eso ya lo sabemos por la Historia.

La presentación en Rosario

Este jueves a las 19 en Interlibros, Salta 2250 (P.A.), Sasturain presenta en Rosario El Último Hammett, novela editada recientemente por Alfaguara. Junto al autor estarán Sergio Rossi y Jorge Testero.

La entrada es libre y gratuita.



Jaque al psicoanalista, de John Katzenbach (Ed. B)


John Katzenbach. Jaque al psicoanalista. Traducción de Laura Paredes. Barcelona: Ed. B, 2018 (La Trama). ISBN: 978-84-666-6420-2

Han pasado cinco años desde que el doctor Starks acabó con la pesadilla que casi le cuesta la vida y que arrasó con todo lo que había sido hasta entonces, descubriéndole las facetas más oscuras del alma humana, también la suya.
Desde entonces, ha logrado reconstruir su vida profesional y vuelve a ejercer de psicoanalista instalado en Miami y atendiendo a adolescentes con graves problemas psicológicos y también a pacientes adinerados de la sociedad de Florida.
Sin embargo, una noche, cuando entra en su consulta, descubre tumbado en el diván a aquel al que había dado por muerto: Rumplestilskin ha vuelto y esta vez no busca acabar con él sino solicitar su ayuda. Por supuesto, no va a aceptar un no por respuesta.



Presentació de "Jaume Fuster, gènere negre sense límits", d'Àlex Martín Escribà

[postal presentació de "Jaume Fuster, gènere negre sense límits", 26 d'octubre de 2018]






Castigo divino, de Sergio Ramirez


Sergio Ramirez. Castigo divino. Madrid: Alfaguara, 2017. ISBN: 978-84-204-3289-2

León, Nicaragua, 1933. Martha, la esposa del joven Oliverio Castañeda, muere repentinamente. La familia de don Carmen Contreras invita a Oliverio a vivir con ellos, y pocos meses después mueren Matilde, la hija mayor, y luego don Carmen. Algo hay de sospechoso en esas muertes, por todo León se murmura que Oliverio podría estar involucrado.
Pero eso no es todo: el dictador guatemalteco Jorge Ubico entrará en escena con dedo acusador. ¿Es posible llegar a la verdad en una investigación criminal? Mariano Fiallos, inexperto Juez del Distrito para lo Criminal con un impecable sentido de la justicia, deberá intentar que esta prevalezca ante una enmarañada madeja de venganzas políticas, prejuicios sociales, amenazas e intereses económicos.
Galardonada con el Premio Dashiell Hammett, esta novela detectivesca escrita a partir de hechos reales, es el vívido retrato de una sociedad y de una época.



17 d’octubre de 2018

Le Paris de Simenon, de Jean-Baptiste Baronian


Jean-Baptiste Baronian. Le Paris de Simenon. Paris: Alexandrines, 2016. (Le Paris des écrivains). ISBN: 9782370890443

Venu à Paris en 1922, à l’âge de dix-neuf ans, Georges Simenon y réside dix ans, durant lesquels il mène une vie trépidante et emmagasine mille impressions et émotions.
Sur les quelque deux cents ouvrages qu’il signe de son patronyme, il situe à Paris l’intrigue d’une centaine de romans et évoque très largement la ville dans ses écrits autobiographiques, en particulier dans ses vingt et une dictées. Mais le plus extraordinaire est que l’immense majorité de ces romans parisiens seront écrits en dehors de Paris, tantôt aux Etats-Unis, tantôt en Suisse où il vécut de 1957 à sa mort.
Quel est le Paris de Simenon ?
Cet ouvrage montre comment un écrivain de génie s’attache à ses souvenirs et en fait la matière même, la chair et le sang de ses livres.



16 d’octubre de 2018

Sabores que matan, de Raquel Rosemberg




          


“Me gustan los bares cuando acaban de abrir para la clientela de la tarde. Dentro el air está limpio, todo brilla, y el barman se mira por última vez en el espejo para comprobar que lleva la corbata en su sitio y el pelo bien alisado. Me gustan las botellas bien colocadas en la pared del fondo, las copas que brillan y las expectativas. Me gusta verle mezclar el primer cóctel, colocarlo sobre el posavasos y situar a su lado la servilletita de papel pefectamente doblada. También me gusta saborear despacio ese primer cóctel. La primera copa de la tarde, sin prisas, en un bar tranquilo… Eso es maravilloso”, le decía Terry Lennox a Philip Marlowe en El largo adiós. La génesis de este libro tuvo lugar en una situación más que parecida, en la barra del Boadas, la mítica coctelería barcelonesa, durante una animada conversación entre un catalán y una porteña frente a unos dry martinis.

Esta conversación tuvo lugar hace ya algunos años, y entre martinis fueron desfilando además de los tragos de Marlowe, las comidas de Pepe Carvalho  —cuyo progenitor aparecía inmortalizado en una esquina del local—, los olores en la trilogía de Marsella de Jean-Claude Izzo, el bœuf bourguignon que le preparaba a Maigret su mujer, los placeres gastronómicos del Mario Conde de Leonardo Padura durante el Período Especial de la Cuba revolucionaria, los arancinis sicilianos de Montalbano… De los detectives a las distintas mafias, a pasiones compartidas como el chocolate —“¿Viste Gracias por el chocolate de Chabrol?... ¡genial!”—, la inquietante Patricia Highsmith, el A sangre fría de Truman Capote, el cine de Hitchcock…

La porteña, toda ella pasión —cabellos de fuego y ojos de agua—, era Raquel Rosemberg, periodista gastronómica, viajera, gran lectora y amante de la novela negra, que había publicado ya varias notas en El Conocedor sobre la relación de algunos personajes de la literatura criminal con la gastronomía, y, con el segundo Martini —también le llaman bala de plata—, vino la idea de recoger estas notas y otras creadas para la ocasión en un libro que uniera esas dos pasiones. Un libro para morirse de gusto que se llamaría Sabores que matan.

Van pasando los años y cada vez que Raquel pasa por Barcelona nos citamos en Boadas para festejar la amistad, rendir homenaje a Chandler y a Vázquez Montalbán, tomarnos un dry martini y continuamos hablando de proyectos, lecturas, tragos y comidas. Mientras resista el Boadas, habrá esperanza.

Lean, lean, todo empezó allí.

Jordi Canal

Se apaga nuestra voz en Latinoamérica: adiós a Raquel Rosemberg

[7 caníbales, 16 de octubre de 2018]

Hace unas horas el equipo de la revista gastronómica 7 Caníbales recibía la noticia de la pérdida de uno de sus colaboradores: Raquel Rosemberg. La argentina falleció en Buenos Aires, donde residía junto a su marido.


Raquel Rosemberg era licenciada en Comunicación Social. Trabajaba como periodista gastronómica y había sido editora de la revista argentina “El Conocedor”. También fue redactora del suplemento “Ollas & Sartenes”, del diario Clarín, de Argentina; cronista-jefe de la “Guía de Restaurantes de Buenos Aires” de Fernando Vidal Buzzi y corresponsal de la biblioteca La Bòbila, de L’Hospitalet de Llobregat, en Barcelona. Entre sus publicaciones se encuentra el libro Sabores que Matan, de editorial Paidós, un compendio de los artículos que había ido escribiendo a lo largo de su carrera y que, además, da nombre a su blog. También fue autora de los textos del Libro Nestlé Gold Experience, que reúne el trabajo de cinco artistas plásticos en relación al chocolate, y fue Chair de The World’s 50 Best Latamsur.
Raquel Rosemberg fue una de las personas que componía el equipo de redacción de nuestra revista 7 Caníbales casi desde sus albores. Fue fichada por su primer editor, Pau Alborná, quien la bautizó cariñosamente con el apelativo  de “la sudaca caníbal”, dado que sus crónicas hablaban de su tierra, América Latina. Un sobrenombre por el que ella misma se daba a conocer cuando hablaba de nuestra publicación. De ella, Pau siempre destacó su bondad y su gran profesionalidad. Este aprecio por su persona se ha ido transmitiendo desde entonces no solo al resto de colaboradores sino a todas las personas del equipo que han tenido el placer de trabajar con ella.
Sus redes sociales hoy lucen el mensaje de sus más íntimos familiares: “Hay sabores que no vamos a olvidar nunca. Los de tus besos, caricias, tortas y mousse de chocolate, pastas con hongos a la crema, y tantos otros. Los sabores dulces y a veces no tanto de esta vida que compartimos juntos. Con mucho amor te amamos Nico, Fede, Tommy.”
Allí donde esté, la echaremos de menos.

7-7-2007, d'Antonio Manzini


Antonio Manzini. 7-7-2007. Traducción del italiano de Julia Osuna Aguilar. Barcelona: Salamandra, 2018 (Black). ISBN: 978-84-16237-26-5

No es aventurado sospechar que el carácter áspero y mordaz del subjefe Rocco Schiavone es la coraza de un hombre que vive atormentado por la culpa y está poseído por la ira y el dolor. En esta quinta entrega de la serie —que escaló una vez más al primer puesto de ventas en Italia— se revela por fin el oscuro pasado de Rocco en Roma, donde, bajo la aparente normalidad del trabajo cotidiano y de su amor inquebrantable por Marina, su mujer, el incorregible policía cultiva un entramado de amistades y lealtades peligrosas que, a la postre, supondrán su perdición.
El verano de 2007, en plena canícula romana, Rocco sufre una fuerte sacudida que lo deja aturdido y desconsolado: Marina se ha marchado de casa, triste y desengañada tras descubrir que el elevado tren de vida que llevan se basa en los trapicheos de Rocco y sus amigos de la infancia. Sumido en la desesperación, el subjefe debe investigar la muerte de dos estudiantes de Derecho, asesinados de forma tan violenta que todos los indicios apuntan a un ajuste de cuentas. Después de semanas de intensas pesquisas, en las que logra destapar las conexiones internacionales de una red de narcotraficantes, Rocco obtiene la información suficiente para interceptar un cargamento de droga. Sin embargo, aunque lo ignora, acaba de dar un paso decisivo hacia el precipicio: al asestar el golpe de gracia a la trama criminal, ha firmado una sentencia de muerte cuyo legado será una guerra sin cuartel que se dilatará durante diez años hasta alcanzar los fríos parajes de Aosta.



 
Google Analytics Alternative