19 de gener de 2017

Méndez, como Carvalho, también vuelve

[El Mundo, 18 de enero de 2017]

Matías Néspolo



Victoria González, la hija de Francisco González Ledesma, publicará una precuela del célebre inspector creado por su padre.

Como las desgracias, las buenas noticias nunca vienen solas tampoco. Una muy buena para los amantes del género fue enterarse de que Carlos Zanón ya ha cogido el testigo de Vázquez Montalbán y el inmortal Pepe Carvalho regresará a las calles en 2018. La otra es que mucho antes, el próximo 7 de marzo en librerías, regresará el otro poli de tinta más emblemático de Barcelona, el inspector Ricardo Méndez. El hijo del otro prócer de la novela negra junto con Manolo: una máquina de narrar (hasta un millar de novelas del oeste firmadas con seudónimo) que algunos despistados creen que se llamaba Silver Kane, pero que en su glorioso carnet de periodista ponía Francisco González Ledesma, o mejor dicho, Paco, para los amigos, que fueron muchos.

Llámame Méndez se titula el regreso, en la sala de máquinas de Planeta, y no se trata de una vuelta del viejo sabueso gruñón, fumador de negro, lector empedernido, completamente negado para las nuevas tecnologías y amigo de las causas perdidas del Paralelo barcelonés, sino de un viaje al pasado. Un Méndez antes de Méndez, con sólo 17 años en la turbia Barcelona de posguerra de 1945. Y quien firma la obra, ya casi en el segundo aniversario del fallecimiento de Paco, es la heredera natural del escritor, su hija -también periodista, como su hermano Enric González, que escribe en estas páginas- Victoria González Torralba.










Natural por partida doble, porque la tarea se le impuso como si también la llevara en los genes. «Personalmente, hasta me caía francamente mal el personaje, pero me ha sorprendido al meterme en su cabeza», confiesa. Sucede que Victoria ayudó a su padre en la redacción de las páginas finales de Peores maneras de morir (2013), la última de las 10 novelas protagonizadas por Méndez, cuando ya González Ledesma acusaba los años y, sobre todo, las consecuencias de un ictus. Sin pretenderlo, Victoria González «ya había entrado al territorio Méndez», dice, «y conversamos con mi padre la idea de escribir una precuela, pero eso quedó en el aire», recuerda.

En el aire o en la cabeza de la autora, hasta entonces sólo de relatos, porque González Ledesma aún daba batalla a la enfermedad cuando Victoria comenzó a escribir esa precuela. Tarea que, poco después, tras su fallecimiento, se le impuso inevitable «como un homenaje a mi padre», confiesa. Se trata de un viaje a los orígenes del inspector, pero también «al pasado emocional de mi padre», revela la autora, porque no sólo se nutrió de los casos célebres del sabueso Crónica sentimental en rojo (1984) o El pecado o algo parecido (2002), sino sobre todo de las memorias de Paco, Historia de mis calles (2006).

«Lo que hice fue tomar algunos personajes reales de su infancia. Hay muchos guiños y pistas que identificarán los que conocieron en intimidad a mi padre», señala Victoria. Pero en todo caso, aclara, «no entorpecen la trama». Cosa que garantiza una buena lectura para aquellos lectores que no sólo no conocieron al doble de Silver Kane en la vida real, sino que tampoco sospechan en qué se convertiría ese muchacho llamado Ricardo Méndez.

Pero las claves están ahí. «Méndez es un policía con un corazón de izquierdas, pero que sigue formas de derechas, porque ha hecho carrera bajo una dictadura», explica Victoria, y revela de paso por qué no le caía bien el personaje, antes de bucear en su pasado. Esas dos caras del inspector, «la del policía con tics fascistas, pero que le lleva tabaco a los rojos en la cárcel», son las que la autora explica a través de dos personajes contrapuestos que de algún modo marcaron al muchacho.

Por un lado, «su tutor, Raimundo, que funciona como su referente emocional del izquierdas», dice la autora. Y por el otro, «el comisario Castañeda, con el que trata al meter las narices en un asesinato». El asesinato en cuestión es el de su propia novia, que ejercía de prostituta en el barrio Chino. Pero de eso el muchacho se enterará luego, cuando le siga la pista a un estraperlista haciendo sus pinitos de investigador junto a un comisario adepto al Régimen.







0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative