21 de juny de 2016

Un cadáver en la cocina, de Tim Cockey


Tim Cockey. Un cadáver en la cocina. Traducción de Ramón González Férriz. Barcelona: Roca, 2005. ISBN: 84-96544-26-5

Hitchcock Sewell, el joven; irónico y fisgón enterrador de Baltimore, se encuentra una mañana en una situación muy comprometida: su amigo Sisco Fontaine le pide que se deshaga de un cadáver que ha aparecido apuñalado en la cocina y que resulta ser el (difunto) marido de la mujer con la que andaba enrollado. Aunque Hitchcock es un buen amigo, no está dispuesto a meterse en un lío semejante; no obstante, los familiares de la víctima, y mucho menos la policía, no permitirán que se desentienda del asunto. Para colmo una anciana, antigua amiga de Hitchcock, muere en extrañas circunstancias en un geriátrico cercano, y el enterrador, poco amante de las casualidades y menos aún de tomarse en broma la muerte (gajes del oficio), no cesará hasta esclarecer por qué alguien podría tener algo en contra de esa viejecita adorable. 

Ya sabemos que Hitchcock tiene la mala costumbre de meterse donde no le llaman, y en esta ocasión volverá a curiosear e indagar por todas partes con la ayuda de Julia, su despampanante ex mujer; su tía Billie, socia en Pompas Fúnebres y cierta rubia con sombrero de cowqirl que le servirá de apoyo en los momentos difíciles. 

Una novela divertida, irónica, cargada de ingenio y sombría a ratos, para todos aquéllos que disfruten de la intriga mezclada con un irreverente sentido del humor.



0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative