20 de març de 2016

El regreso de un artista irrepetible: Boris Vian

[La Nación, 19 de marzo de 2016]

Víctor Hugo Ghitta

Fue una personalidad central para la vida de aires existencialistas en la Saint-Germain-des-Prés de la década del 40. Un creador de intereses vastísimos, casi todos ellos llevados a cabo con autoridad. Actor, compositor, trompetista de jazz, libretista de ópera, crítico, director de orquesta, poeta, novelista, traductor. Ingeniero, también.
Se llamó Boris Vian, aunque una buena parte de su obra literaria está disimulada detrás de numerosos heterónimos. Influido por los aires existencialistas de la época y por el surrealismo, ahora está de regreso gracias a dos reediciones de Tusquets: La hierba roja (1950) y El arrancacorazones (1953). En ellas hay un trabajo muy fuerte sobre el lenguaje y la escritura, y abundantes muestras de su apego al absurdo y el disparate. Entre sus novelas ejemplares están, además, La espuma de los días y El otoño en Pekín. Cierta vez fue invitado a ver la avant-première de Escupiré sobre vuestra tumba, adaptación de la que es quizá su mejor novela negra, que firmó como Vernon Sullivan. Murió en plena proyección, a los 39 años


0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative