30 de setembre de 2009

Una anciana obesa y tranquila, de Luis Gutiérrez Maluenda

LA RESSENYA, d'Àlex Martín Escribà


Las apariencias engañan

Los detectives privados no somos tan diferentes de las prostitutas”. Así es Basilio Céspedes, más conocido como Humphrey, un detective irónico y rapaz, asiduo al zumo de naranja que comparte su vida con una perra llamada Cariño y que mantiene relaciones con Maruchi, la Desdentá, una prostituta de los bajos fondos barceloneses.

Junto a él, su compañero, Billy Ray Cunqueiro, un gallego americanizado y su secretaria Mercedes, que intentan mantener la Agencia Humphrey y Cunqueiro Asociados. Agencia de Investigación y soporte a la empresa.

Con estos divertidos personajes Luís Gutiérrez regresa al panorama negro español después de haberlo hecho ya con la primera entrega de este singular personaje en Putas, diamantes y cante jondo y Música para los muertos, una novela que rinde homenaje a las grandes narraciones clásicas del género negro.

En esta ocasión, todo empieza cuando la vecina de Humphrey, María la portuguesa, “una anciana obesa y tranquila” que debería “acabar sus días en la cama con un rosario en la mano” aparece brutalmente asesinada en su apartamento. Este homicidio se convierte en una obsesión para el detective que deberá descubrir el turbio pasado de la víctima y las relaciones familiares que se derivan. Para conseguirlo, el protagonista deberá deambular por las calles del hampa barcelonesa, visitar Madrid, e incluso, desplazarse hasta el barrio de Alfama en Lisboa.

Todo ello, narrado con un estilo audaz y lleno de ironía que confirma nuevamente el talento literario de Luis Gutiérrez. Yo les recomiendo que cojan un buen sillón, abran una botella de bourbon y disfruten de la lectura porque el espectáculo está asegurado.

Una anciana obesa y tranquila
Luis Gutiérrez Maluenda
Difácil, 16€
Valladolid, 2009.
192 pàgines.

0 comentaris:

Publica un comentari

 
Google Analytics Alternative