18 de febrer de 2017

Fuera de la ley: hampa, anarquistas, bandoleros y apaches



En 1909, mientras Barcelona ardía durante los graves disturbios de la Semana Trágica, aún resistían los últimos legendarios bandoleros andaluces. El ejército del hampa estaba formado por un universo fascinante: dronistas, sirleros, espadistas, ratas de hotel y, por supuesto, apaches, tipos tatuados que cruzaron la frontera francesa y se establecieron en España. Pistoleros de extrema derecha se enfrentaban con grupos anarquistas expertos en el uso de la star y, con frecuencia, unos y otros podían encontrarse en cabarets, cafés cantantes, siniestras tabernas donde se reunían golfos y randas, matones y bohemios. Al mismo tiempo, surgían grupos terroristas como La Banda Negra, dirigida por un oscuro y falso barón, que también tenía su réplica en una conocida banda de atracadores de trenes. Eran los años del cloroformo, del éxito de Fantômas y el temido cotú, la navaja de dronistas y sirleros. Se les llamaba «chusma encanallada», «gente de mal vivir» y eran los dueños de los bajos fondos en medio de un universo que todavía hoy nos resulta extraño y casi desconocido.

Esta es una obra única, ambiciosa y monumental, compuesta por decenas de artículos y ensayos, ilustraciones y fotografías del hampa, un recorrido por una época y unos años (desde el cambio de siglo a la dictadura de Primo de Rivera y la creación del grupo Los Justicieros, del legendario anarquista Durruti) de una España fascinante, un país de intrigas políticas, titánicas luchas entre polis y ladrones donde brillaron nombres como los de Fernández-Luna, el inspector que le declaró la guerra al Fantômas español, y los grandes falsificadores y estafadores. Las explosiones se sucedían casi cada semana y los anarquistas se armaban para hacer frente a los grupos terroristas de la patronal.

Este es el mundo de los bajos fondos descrito magistralmente por Pío Baroja, una mirada inaudita a nuestro propio pasado que incluye un maravilloso cuaderno con más de medio centenar de fichas policiales anteriores al uso de la huella dactilar y donde los tatuajes de los reseñados son copiados a mano alzada, así como un diccionario de jerga "caló-criminal" de la época.



0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative