13 de juny de 2018

Luto en la legión del Pulp

[Valle Ud. a Saber, 6 de junio de 2018]


A Francesc Caudett Yarza no le estudian en las facultades, ni en los talleres de “escritura creativa” y es poco probable que nadie, en la RAE o en los mentideros de la “alta cultura”, se acuerde de él y rinda un tributo justo a la magnitud de su figura: la de una primera espada de la cultura POPular española con más de un millar de títulos en su haber.

Al menos, sí ha tenido una serie de homenajes y reconocimientos en los últimos años de su vida, que se apagaba este fin de semana tras una larga temporada lidiando con una salud frágil e ingrata y bajo el cuidado, más que amoroso, de Maria Josep Llorens, su mujer.

Autor de una enormidad de libros dentro de varios géneros y bajo varios pseudónimos, el más recurrente de los cuales Frank Caudett, su aporte a la literatura Pulp de este país es innegable, como también lo es, para quienes tuvimos el placer de tratar con él, con ese tipo tan suyo pero a la vez accesible, haber disfrutado de la amplitud de su generosidad.

¿Un ejemplo? Fue Caudett quien, junto a Jordi Canal de La Bòbila, impulsó de forma totalmente desinteresada el que, actualmente, es el mayor fondo bibliográfico de literatura POPular a nivel nacional, el de la Biblioteca La Bòbila de L’Hospitalet de Llobregat. 

Frank no era un tipo fácil. O, al menos, no lo era para cualquiera que tratara de circunscribirse en el cada vez más estrecho cerco de la corrección política. Su oficio de contador de historias de asunto musculoso y prosa utilitaria y directa se notaba en su forma de hablar: sarcástica, dura, con su dosis de escatología y esa direccionalidad que tiene un buen puñetazo. Algo tan humano y tan de otros tiempos.

Pero ahí estaba, armado con sentido del humor crudo y un imbatible anecdotario que recogió en su imponente autobiografía, “Al otro lado del pupitre”; y que hacía las delicias de todo aquél que quisiera zambullirse, en primera persona y sin pelos en la lengua, en los corredores subterráneos de los bestsellers de quiosco.

La última vez que le vi, poco después de entrevistarle para un documental de Adolfo Quibus que verá pronto la luz, estábamos él, su mujer y yo en el Tarea Fina, bebiendo café, intercambiando libros y, servidor, disfrutando de los consejos e historias de un hombre con muchas vidas a cuestas. Más que suficientes para dar los mejores consejos y para contar las mejores historias.

Allá donde estés, Frank, espero que sigas contando todos esos increíbles cuentos y vivencias. Que sigas explicando y explicándote. Que sigas siendo el tío peculiar, malhablado, generoso, apasionado, con pinta de gamberro dickensiano aunque tuvieses los 70 ya cumplidos, que fuiste en vida.

Y, sobre todo, espero que allá donde estés te hayas llevado el afecto y admiración de todos tus fans, lectores y amigos. 

Que somos legión.




0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative