20 de gener de 2018

DÓRICO, JÓNICO, CORINTIO Y JULIÁN IBÁÑEZ. HARD-BOILED EN EL BCNEGRA 2018

[Literatura y Futuro, 19 de enero de 2018]


Dórico, jónico, corintio y Julián Ibáñez, esa es la importancia que este escritor tiene para la novela negra clásica española. Porque en sus libros están reflejados todos los elementos que crearon los padres fundacionales del género (Raymond Chadler, Dashiell Hammett…). Personajes fuertes enfrentados a distintas situaciones, sin trama aparente, diálogos brillantes, sentido del humor, y eso que no se puede enseñar en los talleres de escritura: estilo. Mucho estilo.

Al leer sus novelas, siempre he tenido la impresión de que le importa poco los críticos, las modas, las listas de ventas…
A los veinte años, cuando ejercía de rebelde sin causa, quizás. Una crítica que recuerdo de mi segunda novela fue en la Hoja del Lunes, se burlaba de mí. Me cogí un gran cabreo, tanto que la (era una periodista) escribí una carta. Gran error. No me contestó y cada vez que ha querido pasárselo en grande solo ha tenido que sacar la carta del cajón.
Las modas las ignoro, escribo lo que me gusta. Si no, no me divertiría.
Claro que prefiero vender. Pero no hago concesiones comerciales. Bellón, mi protagonista, no está separado (ni siquiera está casado) y, sobre todo, no tiene una hija adolescente. A mis novelas les falta esta guarnición.

¿Para qué sirve la novela negra?
Ufff. Puede ser el motor de arranque para soñar despierto. Soñar con aventuras y con la posibilidad de enderezar un poco las cosas. Todo un festín. 

Leo que está de moda un nuevo tipo de novela negra, el country noir, término acuñado por el escritor norteamericano Daniel Woodrell. Básicamente, son historias que se desarrollan en el mundo rural, alejadas de las grandes ciudades. Usted lleva haciendo toda la vida country noir, sin saberlo.
En fin, sí lo sabía. Ya lo habían hecho Jim Thompson, Faulkner (Santuario), etc.
Yo he vivido en muchos pueblos, mi madre era maestra. Ahora vivo en un pueblo. Me gustan, soy un cotillo y me encantan los comadreos. Y cuando atracan la caja de ahorros bajas a la plaza a informarte y a exponer lo que has aprendido en los libros.

Participará en el próximo festival Barcelona Negra junto al escrito cubano Leonardo Padura.
Sí, Padura es Padura. Un detalle que su protagonista se llame Mario Conde. Un intelectual que nos echa una mano con novelas negras.

Padura fue Premio Princesa de Asturias de las Letras, Lorenzo Silva ganó el premio Planeta, Víctor del Árbol el Nadal… ¿Se está reconociendo, por fin, el valor literario de la novela negra?
Esta es una discusión recurrente. Yo nunca participo porque no creo en géneros buenos ni malos. Las novelas negras son los libros de caballería de la época actual. En su tiempo creo que hubo gente que se burló de Don Quijote… Faulkner, Hemingway (To Have, Have not), el mismo Chandler, etc. ¿Hay quién da más? Lo único malo que tienen las novelas negras es que son entretenidas.

En BCNegra también va a estar James Ellroy.
De lo que yo conozco es el mejor, sobre todo su famoso quinteto. He de reconocer que no he sido capaz de terminar las dos últimas. A Perfidia algún día la terminaré. 

Imagino que en estos festivales se encontrará con muchos de sus lectores. ¿Qué ha sido lo mejor que le ha dicho un lector?
Cojonudo, colega. Quién lo iba a decir.

¿Y lo peor?
Oye tío, vaya una mierda, has sacado un modelo de coche que ya no se fabrica.
 
¿Qué importancia le da al estilo en sus obras?
Ahora, casi toda. Desde luego muy por encima del argumento.
Tanta como los personajes (salvo el protagonista), los diálogos, etc. Por eso me gusta Chandler, puro estilo. 
                                
¿Cómo crea sus novelas? ¿De dónde surge esa primera idea tras la que se esconde todo el libro?
En mi caso no sé de dónde vienen.
Andando por el campo, una noticia en el periódico, con el codo apoyado en una barra… Por ejemplo, sé que en la novela que se publicará en 2019 la coprotagonista será una catequista. ¿Por qué? Ni idea. Quizás oí tocar las campanas el día que estrené un jersey nuevo (es lo que te daban en la catequesis cuando yo tenía diez años).

Cuénteme su manía de escritor.
Tengo un horario de chupatintas. Que nadie me ha impuesto. Ni siquiera yo mismo. Si faltan cinco minutos para echar el cierre, aguanto estoicamente hasta que el segundero recorre hasta el último segundo.


Hace poco se publicó un volumen con las ocho primeras novelas de Bellón, el personaje que protagoniza sus últimos trabajos. Algo que no les pasa a todos los autores.
 Va muy bien. Son 1.265 gramos. de palabras. Por 22 euros. ¿A cuánto sale el gramo? Un chollo.

Dígame qué sería la vida sin novela negra.
Nos quedarían las películas y las series. Sería una crueldad eliminarlas también y tener que regresar Agatha Christie.

JULIÁN IBÁÑEZ y LEONARDO PADURA:
Cuba, capital La Mancha.
Modera Juan Carlos Galindo
Viernes 2 de febrero, 2018.
Cines Aribú. Calle Aribú, 8-10 Barcelona
Entrada libre hasta completar aforo
 




0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative