15 de febrer de 2017

¿”HARD-BOILED” MEDITERRÁNEO?

[Mucho + que libros, 15 febrer de 2017]


La biblioteca La Bòbila, especializada en género negro y policial, volvió a ser escenario de un muy interesante debate sobre És posible fer hard boiled ara i aquí? Fue el miércoles 8 de febrero y participaron cuatro plumas de reconocido prestigio en la novela negra de nuestro país: José Luis Muñoz, Jordi Ledesma, Vladimir Hernández y Rafa Melero. Actuó como moderador, Miguel Ángel Díaz, de la librería SomNegra, y coordinó el acto Laurentino Vélez-Pelligrini.
Conocemos como hard-boiled a una variante de la novela negra protagonizada por un detective privado rudo, machista y visceral, que investiga en solitario. El género del hard-boiled se caracteriza por un lenguaje incisivo e irónico, ritmo frenético, erotismo y extrema violencia. Su carrera triunfal empezó durante los años de la Gran Depresión en Estados Unidos y uno de sus máximos exponentes fue el escritor Mickey Spillane, creador del detective privado Mike Hammer en su primera novela, Yo, el jurado, publicada en 1947.
“A mí no me gusta Mickey Spillane -comentó el escritor cubano Vladimir Hernández, ganador del Premio L’H Confidencial 2016 con su novela Indómito– por la violencia extrema de sus historias, aunque en Estados Unidos, como clave cultural, la violencia es aceptable y el sexo, no”. En Cuba –añadió- el contexto histórico es parecido a la Gran Depresión de los años veinte y en Indómito, ambientada en la Cuba actual, intento recuperar las claves del hard-boiled”, añadió el escritor que acaba de publicar Habana Réquiem, un thriller policiaco que nos arrastra por las calles de la Habana Vieja.

En la novela negra “la normalidad es el crimen”, apuntó Jordi Ledesma, autor de Narcolepsia, El diablo en cada esquina y, la más reciente, Lo que nos queda de la muerte. De las tres, es en El diablo en cada esquina, una novela muy negra con cuatro historias independientes que se entremezclan, donde “se mantiene la atmosfera y el escenario más cercano al hard-boiled”. Por su parte, Rafa Melero, autor de La ira del fénix, La violencia del alfil, y FUL, sostiene que “hay novelas duras que no son para según que edades y según qué públicos” y afirma que no planteó FUL como una novela hard-boiled, pues “somos un país muy diferente de las sociedades latinoamericanas y de los Estados Unidos de los años veinte”.
Sobre los autores e influencias del hard-boiled en nuestros cuatro escritores, José Luis Muñoz, director de la colección La Orilla Negra y con un gran número de novelas publicadas, entre las que destacamos la reciente Cazadores en la nieve, se refirió a Jim Thompson (1906-1977), autor de la mítica 1.280 almas. A Jordi Ledesma, el personaje hard-boiled le llegó a través del cine, mientras Vladimir Hernández destacó que “en Cuba leíamos a muchos autores estadounidenses”. Rafa Melero señaló que le gusta el cine de Quentin Tarantino “pues puedo relacionar las películas y su violencia con escenas reales que he vivido como policía”.
El debate está servido. ¡Enhorabuena a todos!




0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative