8 de desembre de 2016

La novela policiaca que rompe con los estereotipos y se convierte en una crítica social

[Cultura Colectiva, 7 de diciembre de 2016]

Abraham Hernández

En una novela policiaca siempre hay un momento de tensión, en el cual el héroe desvela el misterio; generalmente ese instante se extiende y surgen otras complicaciones, pero siempre son superadas. Tal vez se podría hacer una morfología de la novela policiaca clásica como Vladimir Propp lo hizo con los cuentos maravillosos, y probablemente se encontrarían puntos en los cuales la mayoría de ellas convergen; sin embargo, la evolución del género policiaco y su escritura han entregado material vasto y diferente.
Imagina lo siguiente: ¿cuál sería el destino de un detective a quien no le está dispuesto un final tradicional de relato policiaco? ¿Qué sería de él si las reglas que dictan los cánones no lo guían en su proceder? Mario Mendoza, escritor y periodista nacido en Bogotá, se encarga de responder las preguntas a través de Leonardo Sinisterra, personaje protagonista de su novela “Scorpio city”. Mendoza ha destacado y se ha caracterizado por su narrativa fuera de toda expectativa y, en un grado mayor, por cultivar la novela negra(1) ; ésta resalta por conducir la trama mediante algunos rasgos políticos, sociales, económicos y morales que dan paso a la crítica social. Sus creaciones suelen impregnarse, la mayoría de las veces, por juicios de valor en torno a las máximas que conducen a la novela policiaca en general (crimen, escenarios y detective).

Mendoza ha declarado en distintas entrevistas la importancia de una novela que se construya y sea vista desde una óptica diferente. Abogando por una ruptura de lo clásico en estrategias y momentos clave,” Scorpio city” surge para insertarse en la lista de novelas negras. Leonardo Sinisterra, inspector y policía colombiano con años de experiencia y antiquísimo elemento del cuerpo policiaco, será el encargado de explorar esa Colombia sacudida por la muerte y la corrupción.
Dividida en cinco capítulos y un epílogo, la novela juega con la estructura y estereotipos del relato policiaco para que el lector pueda convertirse en el compinche de los criminales y, al mismo tiempo, la mano derecha de Sinisterra. Este último, de perfil bajo y no necesariamente el mejor de todos, destaca más por su voluntad y ánimos que por su inteligencia. Sin embargo, es la misma ciudad y autoridades quienes nublan su juicio e investigación: “Este policía se verá obligado a sacrificarse en busca de un nuevo mundo. Y será la ciudad la que lo obligará a romper los límites de lo que hasta entonces él consideraba la realidad. Lo noto en sus gestos, en sus ademanes, en su voz, en sus ojos. Bogotá lo lanzará a los subterráneos plutonianos, a los caminos que atraviesan los infiernos”.


Una secta con principios religiosos comienza una serie de asesinatos en contra de algunas prostitutas colombianas. Su modus operandi incluye mensajes y muertes que suceden de acuerdo a una especie de fijación por los signos zodiacales y su orden establecido. Sinisterra considera como posibilidad atrapar al criminal de acuerdo a las primeras indagaciones. Leonardo echa mano de todo lo que hay a su alcance para lograrlo,  ya que esa nueva investigación le ha traído reclamos por doquier y es, tal vez, la última en su largo camino como inspector. Sin embargo, el crimen y la corrupción se fusionan como arma principal para abatirlo en todo sentido.
Scorpio city” está constituida por un juego narrativo con el que muy pocas novelas de detectives cuentan. El narrador omnisciente predomina a lo largo del relato, aunque en algunos momentos se dan rendijas por las cuales ingresan las voces en segunda o tercera persona, y al combinarse  en un relato policiaco se obtiene una novela un tanto fuera de lo común. El tridente narrativo volcado en la figura de Sinisterra desemboca en el lector, en la trama, en los asesinos, en locura y en el epílogo. Sobre éste, pocas novelas de detectives cuentan con uno y parecería que su empleo contribuiría al cuerpo o trama del relato en tanto misterio por resolver, pero el epílogo de “Scorpio city” juega con lo tradicional del asunto y da paso a historias aledañas donde no existirá un final esperado o cercano a las expectativas.
Mendoza, a propósito del asunto, lo advierte en la novela mediante la figura de un personaje que apuesta a la escritura: “No deseo escribir una novela tradicional, maniquea, con el característico triunfo del bien sobre el mal en las últimas páginas. No”. Llevar al límite la novela es una de las principales características del escritor colombiano. Es por eso que en “Scorpio city” (2) (y otras obras como “Satanás” o “La ciudad de los umbrales”), a manera de novela negra, podemos ser testigos de una Colombia oscurecida por los crímenes y la inseguridad a consecuencia de ellos, o conversaciones entre personajes acerca de la situación política y económica de la ciudad. El terreno es amplio y Mendoza quiere hacerse de él con este tipo de novela. Así, cargada de un gran mosaico narrativo-policiaco, “Scorpio city” toma lugar en los anaqueles del relato policiaco contemporáneo como una propuesta distinta e intrépida.


**

(1) La novela negra está cobijada bajo la generalidad de la novela policiaca, pero hay toda una teoría sobre el género. En el artículo “La novela negra y la literatura social”, de María Elvira Bermúdez, se discute sobre las consecuencias y el empleo de éstas en cuanto a la novela policiaca. La autora apunta: “De acuerdo con los partidarios de la nueva novela policiaca, la negra, la moderna, la revolucionaria, según ellos, deben ser arrojadas por la borda todas las obsoletas novelillas plagadas de clichés mecánicos, de tediosos rompecabezas y vacuos juegos ajedrecísticos, porque únicamente las de crítica social son dignas de ser tomadas en consideración”.

(2) Es un libro difícil de conseguir en su edición física porque, al parecer, Grupo Planeta no reeditó la novela en sus versiones de Planeta Booket o Seix Barral. De cualquier modo, Internet siempre está a la orden o algún vendedor en línea que cuente con el libro y esté dispuesto a deshacerse de él por alguna extraña razón. Si gustas de la novela negra, recomiendo ampliamente este libro para pasarla bien y no quitarlo de tu mente por un buen rato.




0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative