26 de setembre de 2016

Curtis Hanson y L.A. Confidential

[República de las ideas, 26 de septiembre de 2016]

Daniel Martín Ferrand


Nos ha dejado Curtis Hanson, director quizás no de los más renombrados pero ciertamente realizador de algunas de las películas más importantes de los últimos 20 años. Por ejemplo, La mano que mece la cuna presentó de nuevo a una psicópata acosadora realmente tenebrosa. En Río salvaje, en un clima de aventura y secuestro, mostró a una soberbia Meryl Streep que ya intentaba salirse del puro drama. Y en 8 millasconsiguió que Eminem resultase tan creíble como un actor profesional.
Hanson fue un excelente director de actores. En Jóvenes prodigiosos, para mí su segunda mejor película, Michael Douglas, Tobey Maguire, Frances McDormand e, incluso, Katie Holmes, bordaron sus respectivos papeles para crear un ambiente universitario y dramático digno de la aún más excelente novela de Michael Chabon.
Pero la obra cumbre de Curtis Hanson fue LA Confidential, espléndida traslación cinematográfica del aparentemente inabarcable imaginario de James Ellroy, uno de los más adelantados discípulos de los gigantescos Hammett y Chandler.
LA Confidential es puro cine negro, solo que con la espléndida fotografía en color de Dante Spinotti. Cuenta una turbia historia policiaca, de esas enrevesadas donde lo de menos es quién es el malo, que, además, sirve para retratar críticamente la ciudad de Los Ángeles, el submundo de Hollywood, durante los años 50, reflejo quizás distorsionado de lo que sucede en el mundo actual, donde también se confunden los conceptos de corrupto y podrido.
El guión de LA Confidential es una auténtica maravilla. Sus diálogos son dignos de escuela de cine. Pero lo mejor de la película son unos personajes creíbles, cercanos, tan humanos que recuerdan a las mejores versiones de Shakespeare.
Ahí tenemos a un poli corrupto, ansioso de notoriedad; otro amante de las reglas pero con una ambición desmedida; su jefe, tan corrupto como despiadado; la prostituta de lujo, cuyo éxito consiste en parecerse a una megaestrella, que se mueve entre el concepto de femme fatale y el de chica en apuros; o el periodista sensacionalista que dirige la opinión pública a partir de su particular sesgo informativo.
Sobre todos ellos se alza el policía brutote, salvaje, violento, que sobre todas las cosas odia a los maltratadores de mujeres, Este policía, encarnado magistralmente por Russell Crowe, es un alarde de contradicciones, pues bajo su comportamiento básico y visceral se esconde la vulnerabilidad de un animal confuso que busca el camino hacia la cordura.
Y, como suele ocurrir en las películas de Hanson, junto a la de Crowe brillan todas las interpretaciones, especialmente las de Kim Basinger, Guy Pearce -nunca ha estado tan bien-, Kevin Spacey Danny DeVito.
LA Confidential es una película monumental que se basa en historias del genial Ellroy. Su trama, apasionante, se sitúa en el pasado, pero su carga crítica resulta tan actual que, en ocasiones, duele, castiga, nos recuerda quiénes somos.
Adiós a Curtis Hanson, un director de pocas películas, algunas de ellas memorables.



0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative