3 de febrer de 2016

PACO CAMARASA: “BCNegra no tiene poder para crear autores”

[Bearn Black, 2 de febrero de 2016]

Sebastià Bennasar i Carles Domènec

BCNegra es el gran festival de novela negra que se realiza en Barcelona. Paco Camarasa es su comisario y uno de los hombres que mejor dominan el género negro. Pero esta edición es un poco especial: es la primera con un nuevo equipo de gobierno (aunque el comisario ya sabe lo que significa sobrevivir a cambios porque empezó con Joan Clos, le siguió Jordi Hereu y luego Xavier Trías) encabezado por Ada Colau y sobretodo es la primera sin su mítica librería en la Barceloneta, Negra y Criminal. Precisamente en el espacio de la librería pudimos hablar un rato con él alejados por un momento de la vorágine del festival.

foto: Carles Domènec

-Es el primer BCNegra de la era Colau. ¿Ha cambiado algo, está garantizada la continuidad del festival?
-Con los políticos nunca se sabe y esto de los festivales es como el Barça, hay que ir partido a partido. De momento no ha habido cambios, sino una total libertad. Ni siquiera hemos tenido la reunión previa en la que yo siempre pedía más presupuesto y me decían que no había, supongo que ya hablaremos.
-Lo que sí que parece consolidarse es abrir el festival con la gran fiesta que supone la entrega del premio Crims de Tinta…
-Es un formato que nos gusta y que ha funcionado estos dos años. Y por cierto, estaba la alcaldesa, igual que siempre ha estado el alcalde en los últimos años en el premio Carvalho, por ejemplo.
-Hablando del premio Carvalho, ¿por qué Donna Leon?
-Porque siempre hay una lista de gente que puede venir a recoger el premio, que es una condición sine quan non, porque tiene una obra que podemos incardinar en la novela negra mediterránea con 25 novelas que están en la línea de la novela negra, por su trayectoria y por haber creado el personaje de Guido Brunetti. Ellroy, por ejemplo es imprevisible y por eso no tiene el premio, y nos la jugamos con Camilleri en su último viaje.
-BCNegra empezó en 2005 y…
-No, espera, no te confundas. El homenaje a Manolo Vázquez Montalbán incluido en el libro del año y la lectura y las jornadas de género negro en el CCCB no son BCNegra no te confundas. Te explico la historia. En ese acto inicial, el primero, estaba Petros Markaris, Donna Leon, Andreu Martín y González Ledesma y nos vimos desbordados, había gente por el suelo. La gente sabía que yo había colaborado y eso fue un éxito, pero BCNegra nació más tarde.
-Cuándo?
-Ese año Roca Editorial había sacado Manual del Caníbal de Carlos Balmaceda e hicimos una presentación en la librería con Raúl Argemí. Yo había hablado con algunas editoriales que querían que lo del homenaje a Manolo continuase e incluso se habían puesto fechas sobre la mesa. Una de las personas que más interesada estaba en hacer un trabajo conjunto de todos era Anik Lapointe y la idea era que todos preparaban los lanzamientos y se aprovechaban mutuamente de la proyección.
-Una buena idea…
-Sí. Ese día se lo expliqué a Ferran Mascarell en la presentación en la librería. Luego nos fuimos todos a cenar en un restaurante algunas de las recetas del libro, una cena multitudinaria con bastante gente que organizaba la editorial. Habíamos hablado de fechas posibles, con febrero para conmemorar a la pobre Santa Eulália, que murió descuartizada y en los postres Mascarell dijo que esas cenas servían para tomar decisiones y que había decidido que se haría un festival de novela negra. En la cena estaba Rosa Mora que lo publicó en el periódico y así nació el festival, así y en una reunión el 4 de julio de 2005 ya con los editores y Mascarell.
-Desde entonces BCNegra ha creado público y ha creado lectores y un interés creciente por el género, pero ¿ha creado autores?
No, BCNegra no tiene poder para crear autores. Ha contribuido a que se vean y a que se publiquen algunos autores y a que en enero se publiquen novedades de género negro en catalán y en castellano para llegar al festival. Nuestra ventaja respecto a otros festivales es que yo no soy autor, soy simplemente un lector y eso ayuda. BCNegra ha servido para mover calendarios.

foto: Carles Domènec

-Lo que no se ha consolidado ha sido una sede permanente para el festival…
-Es que hay un problema muy serio de espacios en la ciudad. Estamos hablando de espacios céntricos. En la Biblioteca de La Barceloneta ya no se cabía y hemos encontrado el Ateneu para cosas de menos de 240 personas y el Auditori del Liceu, que evidentemente nos cobra. Para actores mayores vamos al Barts, y también a Blanquerna, colegio de periodistas… pero es un problema. Y si no es céntrico no va nadie.
-¿Por qué es importante BCNegra?
-Básicamente por tres cosas, porque la gente se lo pasa muy bien, porque hay lectores y porque se produce un encuentro mágico entre lectores y autores.
-Una de las críticas más duras al festival es el hecho que no hay venta directa de libros después de los actos…
-Pero es que es muy complicado. Esto es el ayuntamiento, el ICUB, por tanto un organismo público. Si tiene que haber venta hay que sacar un concurso, y eso es muy complicado. Además, si una librería vende libros en los actos, el resto de librerías que dedica sus mostradores al género lógicamente dejará de hacerlo y perderás visibilidad en toda Barcelona. Es cierto que se puede perder la venta directa del autor que acaba seduciendo en una mesa redonda, pero en general se venden libros negros durante las semanas siguientes. Luego había otro problema. Si se hacía un concurso y ganaba Negra y Criminal, que lógicamente tenía muchas opciones, ¿qué hubiese pensado la gente?
-¿BCNegra te ha creado enemigos?
-Formalmente no lo sé. Igual hay alguien ofendido y no lo sé, pero yo si meto la pata soy de los que pido perdón. Y hay que ir jugando con los moderadores de las mesas.
-Uno de los actos más bonitos de BCNegra era la firma de libros del sábado. Este año Maite Libros toma el relevo de Negra y Criminal…
-Nosotros no tenemos nada que ver con esta iniciativa, que me parece muy buena, sólo que antes deberían haberse leído bien el programa porque esta no es la 16ava edición del festival como ellos han dicho. Y luego deberían haber colocado a los autores en orden alfabético. Pero ya digo, nosotros no tenemos nada que ver.
-Es el primer BCNegra tras el cierre de la librería. ¿Qué es de tu vida ahora?
-Tengo un proyecto del que no puedo decir nada, pero sigo con los clubs de lectura, que están llenos. La gente paga nueve euros por sesión. Tenemos cinco en estos momentos. Y en abril me voy a hacer una de las cosas más raras de mi vida: un curso de novela negra para profesoras de El Rincón de Adamuz. Me hace ilusión. Y ahora tengo más tiempo para leer más.
-También has dejado los clubs de lectura en bibliotecas de Barcelona, sólo mantienes uno de RBA…
-Lo mantengo porque me paga RBA y es una manera de incorporar títulos para ser usados con posterioridad por el resto de clubs. Dimití de todos los clubs de lectura que hacía por una cuestión de dignidad: el ayuntamiento de Barcelona me compraba menos libros que el ayuntamiento de Fraga, en Aragón, e incluso habían empezado a decidir sin mí los libros que se compraban para el club. No tengo ningún problema si los burócratas se enfadan porque ellos tienen la suerte de no tener problemas apra llegar a final de mes. De momento hago lo que te he dicho, estoy pendiente de alguna cosilla y de momento parece ser que se mantiene el comisariado del BCNegra.
-¿Nadie quiso ponerse al frente de la librería, no hubo ninguna oferta?
-Ninguna. Los que podían hacerla venían y veían que no entraba nadie. Y nosotros aguantamos porque así podía llegar a la jubilación. Las ventas iban muy mal. Vendíamos algunos sábados y la caída por internet se redujo en más del 80%. Es normal, para las novedades Amazon va más rápido que nosotros y cobra mucho menos por los envíos.






0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative