19 de gener de 2016

Ya es 2016 en L’Hospitalet

[El Llobregat, 19 de enero de 2016]

Eva Jiménez Gómez



El año político no arranca en L’Hospitalet hasta que la alcaldesa de la ciudad, Núria Marín, pronuncia su conferencia. El acontecimiento, que este año celebra su cuarta edición, congrega a lo más selecto de la ciudad y constituye una campaña de publicidad y relaciones públicas tan estudiada como el eslogan de los famosos grandes almacenes. No se filtra ningún tema, la nota de prensa queda embargada hasta la celebración de la charla.


El título y la ubicación elegidos, no obstante, podrían darnos alguna pista acerca del balance, líneas estratégicas y anuncios que realizará la primera edil y primera secretaria de la Federación de los socialistas de L’Hospitalet. El título: “pròxima parada: un futur de progrés per a tothom”; la ubicación: el vestíbulo de la nueva estación de la línea 9 de metro “Fira”. No hay que ser muy listo para atisbar que las infraestructuras tendrán un peso importante en el discurso de Marín, con el probable anuncio de la inminente apertura de la línea de metro que enlaza la Zona Universitaria con el aeropuerto.

Un asunto, el de las infraestructuras, que enlazará con toda probabilidad con el desarrollo del Distrito Económico, donde se ubican importantes congresos, “fires” y alojamientos hoteleros. Esta semana, sin ir más lejos, se ha conocido que la cadena de hoteles EasyHotel abrirá un establecimiento en propiedad en 2018, el cual se sumaría a los 13 ya existentes y añadiría 200 plazas a las 3.500 disponibles. Y esta semana el Ayuntamiento ha firmado un convenio de colaboración con el Gremi d’Hotels de Barcelona para continuar expandiendo el sector. La alcaldesa ya indicó en su primera conferencia de 2013 que en ningún caso quería competir con Barcelona, sino sumar esfuerzos, pero está claro que no ha desaprovechado el descontento del colectivo para llevarlo a su terreno, como ha sucedido con la pista de hielo; que, por cierto, ha sumado más de 220.000 visitantes y volverá el año que viene, según han confirmado las dos partes.

Por tanto, las referencias al progreso económico parecen garantizadas, aunque también al social, a juzgar por la coletilla “para todos”. Si recuerda, el modelo de crecimiento made in L’Hospitalet, y anunciado en conferencias anteriores, se basa en poner la economía al servicio de las personas, en competir para redistribuir. La educación, la sanidad, los servicios sociales y la pobreza energética podrían ser otros de los temas tocados por la varita de la alcaldesa, a los que podrían sumarse referencias a la ampliación de la Granvia y el clúster biosanitario, el Distrito Cultural y otros proyectos estrella del equipo de gobierno.

El discurso versus la realidad

La alcaldesa, en definitiva, nos mostrará el lado más luminoso de la ciudad, como no podía ser de otro modo, pues la conferencia no busca tanto informar a los ciudadanos como atraer nuevos inversores. Es por ello que el discurso obviará algunos de los puntos más oscuros de la ciudad y sus gestores. Uno de ellos, la marginación y la violencia, como ha mostrado esta misma semana el inicio del juicio a cinco supuestos líderes de una banda callejera llamada Los Menores, una escisión de los Black Panthers, quienes presuntamente se dedicaban a organizar y propinar palizas a diestro y siniestro.

El otro asunto lo ha dado a conocer la presidenta y portavoz del Partido Popular en el municipio, Sonia Esplugas, quien ha lamentado que el gobierno municipal convocara una Junta Extraordinaria el 31 de diciembre para pagar 263.824,10 euros al Ayuntamiento de Barcelona por el servicio de atención ciudadana 010 que funciona desde el 9 de diciembre de 2014. El problema no es sólo la fecha de la reunión, unas horas antes de las campanadas, sino que no se dijera nada al respecto en el pleno de diciembre, donde la CUP-PA presentó una moción para detener la externalización del servicio telefónico, a cargo de la empresa Arvato Qualytel, que resultó aprobada. Y lo que da peor espina es que la falta de transparencia parece venir de lejos, pues el Consistorio firmó en su momento un acuerdo de pruebas sin informe previo y sin pasar por el pleno. Total, que una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. O como comentaron en la mesa redonda sobre James Bond que se celebró esta semana en la biblioteca La Bóbila, una cosa es el James Bond literario; y otra muy distinta, el cinematográfico. A ver si distinguimos la realidad de la ficción.



0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative