25 d’octubre de 2015

La poeta y el asesino, de Simon Worrall


Simon Worrall. La poeta y el asesino. Traducción de Beatriz Ansón. Barcelona: Emecé, 2004. ISBN: 84-95908-80-8

"Todo empezó cuando, en abril de 1997, di con un artículo de The New York Times que anunciaba que un poema inédito de Emily Dickinson, el primero descubierto en cuarenta años, iba a ser subastado por Sotheby's."

La poeta. Emily Dickinson. Una mujer solitaria, muy independiente, que garabateaba poemas en lo primero que tuviese a mano, para revisarlos, cada noche, frente a su escritorio. No vio publicado ninguno en vida, pero escribió más de mil setecientos mientras ayudaba a caminar a su madre inválida por el jardín, cocía pasteles de gengibre y cuidaba de su invernadero. Es una de las más grandes poetas estadounidenses.

El asesino. Mark Hofmann. Un manipulador nato, un maestro de la psicología humana. Comerciante de documentos raros, creó una serie de sensacionales falsificaciones, a principios de los ochenta, con las que pretendía socavar los principios de la Iglesia mormona. Se "especializó" también en la obra de Dickinson. Es uno de los más grandes falsificadores literarios del siglo XX y un despiadado asesino.

De destinos y siglos distintos, las vida de la poeta y el asesino se entrelazan en esta historia real sobre una de las más escandalosas falsificaciones que afectó al mundo de las subastas y al académico. Simon Worrall explora también el filo que separa arte y artificio, genialidad y locura.



0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative