15 de setembre de 2015

Maigret y el hombre del banco, de Georges Simenon

Georges Simenon

Georges Simenon. Maigret y el hombre del banco. Traducción de F. Cañameras. Barcelona: Albor, 1956 (Tarántula)

Un hombre es hallado muerto en un callejón sin salida cercano al bulevar de la Bonne-Nouvelle; un callejón que, como se indica, no conduce a ninguna parte. Tiene clavado un cuchillo en la espalda y su rostro, más que terror o sufrimiento, expresa un indecible estupor. El clor de sus zapatos es amarillo... y este es el único indicio.

Con tan escasos elementos que parecen también no conducir a ninguna parte, el comisario Maigret se ve obligado a reconstruir, paso a paso, indicio tras indicio, la vida del asesinado, lo que le sitúa --y con él al lector-- a ambientes distintos a cual más inesperado.

Algunos de los personajes que aparecen en esta novela está dibujados con tanto relieve, con tan característica precisión que, como sus predecesores, este "Maigret" ha sido calificado, además de un excelente relato policíaco, como una de las más penetrantes y logradas novelas psicológicas.





0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative