30 de juliol de 2015

Los consejos de James Ellroy para escribir una novela policial

[Leer y leer, 29 de julio de 2015]


– Cuida la trama
Posiblemente en la novela policíaca el argumento es uno de los elementos más importantes de todos los que maneja el escritor. Al fin y al cabo, el interés de este tipo de novelas está en el misterio que las genera y la investigación que uno de sus protagonistas desarrolla para desvelar ese misterio (amén de la que hacen los propios lectores para intentar descubrirlo también). Ellroy piensa mucho en la trama de sus novelas y escribe notas sobre las cosas que se le ocurren. “Empiezo juntando notas sobre los personajes. Grandes partes de la trama van mostrándose claramente mientras hago eso”, explica a la revista. En el caso de su última novela,Perfidia, el escritor tenía que tener en cuenta además que los personajes ya eran conocidos para sus lectores y que por tanto tenían que encajar en cómo se había comportado antes.
El argumento tiene que tener además ciertos elementos. El escritor busca tener “un gran crimen” y “una gran historia”. “Quieres conflictos internos entre los personajes. Quieres rivalidad entre las agencias de policía. Quieres mujeres elegantes. Quieres grandes historias de amor. Quieres grandes apuestas, vida”, añade.
– Crea un buen resumen
Ellroy trabaja con un resumen o un bosquejo previo de la obra, que según explican en FastCompany no es solo un par de líneas maestras sino que se acerca mucho más a un primer borrador de la novela. Con su última novela llegó a acumular 200 páginas de notas, que dejó en 70 para que fuese operativo trabajar con ella. Además de ideas está toda la investigación detrás de la novela. El resumen lo escribe a mano, como también lo hace con la novela. Escribe 50 páginas en un cuaderno de hojas blancas con bolígrafo negro  sobre el que corregirá en rojo. Cada 50 páginas para para reescribir y corregir. Luego pasa esos contenidos a su asistente que los pasa a ordenador.
– Diseña una estructura narrativa
En el caso de Ellroy “nunca” es un narrador en tercera persona y onmisciente. Habitualmente, señala, usa tres puntos de vista, que funcionan de forma subjetiva. En su última novela lo hizo en primera persona.
– Escribe diálogos que vayan más allá
Los diálogos son una parte bastante fundamental en las novelas y sirven para conocer de una forma diferente a los personajes. Hay escritores que pecan de escasos. Otros por el contrario nos hacen sentir en una obra de teatro. Sea como sea, el diálogo tiene que ser algo más que una exposición de hechos, según apunta Ellroy. “El diálogo debe ser divertido”, señala. “Tiene que ser sustancial. Tiene que ser algo más que una exposición”.
A Ellroy le gusta dejar que sus personajes se empapen con como hablaban las personas de su momento y los enriquece con las expresiones de su época. De hecho, los personajes de Perfidia, explica, hablan no solo con las expresiones de entonces (la novela se ambienta en 1941) sino también con sus puntos de vista y las cosas que llenaban su lenguaje (por ejemplo, el racismo).
– La investigación es clave
Ellroy, como otros escritores famosos, tiene un equipo para ayudarle con toda la parte de la investigación relacionada con su novela y su contexto. El escritor recomienda investigar para sacar todas las cosas interesantes que puede haber en el contexto histórico y que pueden dar juego en la novela. No lo hace para tener un montón de datos sobre el momento, sino para ir un paso más allá. “No estoy buscando docunentos secretos de la CIA que revelen un complot de derechas para acabar con Nicaragua. Busco la mierda escandalosa, cool”.
– El final
Ellroy cuida mucho los finales y además apuesta siempre por las historias que están completamente cerradas. Para acabar la novela dedica unas 100 páginas a que se vayan cerrando los cabos. “Mis libros tienden a acabar en una elegía o en un gran drama”, apunta.




0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative