20 d’abril de 2015

Ascensor para el patíbulo, de Noël Calef


Noël Calef. Ascensor para el patíbulo. Traducción de Tomás G. Larraya. Barcelona: Molino, 1958

Un hombre realiza un crimen perfecto. Es decir, que elimina literalmente todo rastro, no hay testigos, nadie le oye, no queda ninguna huella, es un lugar rigurosamente cerrado y en resumen, no existe prueba alguna que asocie al asesino con su víctima.

Pero el destino vela, como en la tragedia griega.

El asesino maquinó su crimen, pero dejó de prever "algo" que no pudo jamás llegar a imaginar, y que convirtió el crimen perfecto en una pesadilla de horror.

Pero si el asesino no pudo realizar el crimen perfecto, el autor si logró una novela perfecta.




0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative