24 de febrer de 2015

Entrevista a Tatiana Goransky autora de ¿Quién mató a la cantante de Jazz?

[Propera parada: cultura, 24 de febrero de 2015]

Xavier Borrell

foto: Ana Portnoy

Tatiana Goransky alterna el mundo del Jazz con la escritura de novela negra ha pasado por Barcelona Negra 2015 presentando '¿Quién mató a la cantante de Jazz?' y nos ha mostrado su mundo literario.

¿Cómo ha sido el paso de cantante de Jazz a Novela negra?
Escribo hace más años de los que canto, o al menos de los que canto en público. Mi primera novela se publicó en el 2005, se llamó Lulúpe María T y en la prensa la apodaron, cariñosamente, “La Amélie perversa” (en honor a la película de Jean-Pierre Jeunet). No era una novela negra pero empezaba con un asesinato y una violación. Digamos que el paso de ese libro a ¿Quién mató a la Cantante de Jazz? (primera edición, 2008), no fue muy traumático. En todos mis libros hay muerte, no importa que sean o no novelas negras. De alguna manera u otra mis personajes y los mundos que construyo, siempre parten de o llegan a un asesinato. Hay muerte en Don del agua (2011), hay muerte en Ball Boy (2013). Espero no haberles arruinado las lecturas.

De todas formas son dos mundos muy noirs ¿Es así?
El mundo del jazz no es tan noir como aparece en el imaginario popular. ¿Qué hay de noir en cantar en la mesa dulce de un casamiento, a las 4.00AM, para un grupo de borrachos? En todo caso, me parece que cuando se junta el jazz con el género negro, es inevitable no redirigir la mirada al lado más oscuro y glamoroso de está música. Entonces, podríamos decir que la mezcla de ambos mundos da como resultado uno aún más oscuro. Un universo lleno de humo, subsuelos, mujeres hermosas, música que te hace perder el control. Personajes e imágenes que favorecen  la imaginación desmesurada...

Esta novela está planteada como los clásicos enigmas ¿Pretendía hacer un homenaje al género?
Crecí leyendo novelas de enigma y me considero una fanática. Si a eso le agregamos la estructura que tomé prestada del juego de mesa Cluedo y los personajes diseñados a partir de funciones, me parece que tenemos una mezcla de lo clásico con otra cosa. Creo que en este caso, lo lúdico prevalece por sobre el resto. Pero, es cuestión de leer la novela, si ahondo sobre lo que diferencia ¿Quién mató a la Cantante de Jazz? de los clásicos de enigma, estoy develando demasiado...

¿Cómo se siente abriendo la editorial Cazador de ratas y publicando por primera vez en España?
En realidad soy la segunda, pasitos atrás de mi compatriota, Juan Guinot. Pero sí, entiendo que ser segunda o primera no cambia el hecho de que estemos dándole apertura a una nueva editorial. Siempre es emocionante apostar por proyectos nuevos. Uno espera que, quién lo lleva adelante, tenga la energía de un adolescente y la sabiduría de un alma vieja. Habrá que esperar algunos años para mirar atrás y ver el recorrido de Cazador de ratas. Por lo pronto, yo no soy impaciente.
Con respecto a publicar en España, fue una experiencia que no voy a poder separar del gran evento de BCNegra. Todo se dio al mismo tiempo. Entre colegas negros y la presentación que le dio Fernando de Marías, no puedo estar más contenta. Tengo que nombrar también al otro gran padrino del libro: William Gordon, un lector minucioso, un ser humano sorprendente.

¿Hay semejanzas entre interpretar Jazz y escribir novelas?
Las dos son formas de narrar una historia. Aunque la diferencia está en que para hacer música hay que estar presente en el aquí y ahora. Mientras que, para escribir una novela, hay que perseverar en el tiempo. Lo sincrónico vs. lo diacrónico. La misma trifulca de siempre. Eso sí, cumplir estos dos roles, el de escritora y el de cantante, me ayudan muchísimo a balancear la inmediatez de narrar ante un público expectante y el largo y solitario, pero precioso, camino de llegar a los lectores.



¿Cómo ha sido su paso por la BCNEGRA 2015 en la que ha participado como escritora argentina?
BCNegra es un lugar a dónde la gente asiste con genuino interés. Un lugar en dónde vale tener opiniones fuertes, en dónde todos prestan atención y quieren participar. Pasan los días y se siguen acordando de lo que dijiste en la mesa, se te acercan, te preguntan, se entablan discusiones... nunca vi un público tan activo, con tantas ganas de sacarle provecho a cada charla. Es el paraíso de los que desconfían de la comodidad. Para mí, nada más extraordinario.

¿Cuáles son sus influencias a la hora de escribir?
Hace algunos años que me di cuenta que esta pregunta es para mí, la pregunta imposible. La verdadera respuesta es: de todos lados. Trato de escribir acerca de lo que no conozco, me gusta investigar, me gusta experimentar mundos nuevos, aprender nuevas disciplinas, ganarme el derecho de piso una y otra vez. Eso me mantiene alerta, me mantiene atenta, le da un ritmo a la vida que la convierte en una aventura continua. Admito que puede sonar agotador, y a veces lo es, pero es la manera que tengo de seguir encontrando la alegría en lo que hago. El peligro de repetirse queda tachado y ese, pienso, es uno de los peligros más grandes a los que se enfrenta un escritor.

¿Matar a la cantante de Jazz es en cierto modo matarse a si misma?
No, es matar a la cantante de jazz que circula en el imaginario que nos rodea, que circula en la ficción. Es hacer ficción de la ficción. Escribir sigue siendo para mí un proceso lúdico. El día que no encuentre el juego en la escritura, será el día que la escritura me haya abandonado.

¿Cuáles han sido las reacciones de su público como cantante al verla como escritora noir?
Han corrido a comprar el libro para ver si se encuentran en él. Hay muchos personajes que son guiños especiales para la gente del ambiente musical.

¿Qué próximos proyectos prepara?
Una novela negra en el mundo del tango (del cual ya soy milonguera frecuente), y una a cuatro manos con un escritor que vive en otra ciudad.
El primer proyecto me llevó a reencontrarme con la danza, disciplina que me tomé muy en serio durante largos años de mi vida. El segundo, a entender lo que es toparse con otro escritor obsesivo.
Creo que la escritura se basa, sobre todo, en oficio y correcciones. El secreto, para mí, es encontrar el juego en las correcciones, es entender que en ellas está la máxima diversión que podemos tener con el texto. El momento de mayor intimidad.


Título: ¿Quién mató a la Cantante de Jazz?
Autor: Tatiana Goransky
Ilustraciones: Francisco José Asencio
Editorial: Cazador de Ratas
Edición: 1ª edición, diciembre de 2014
Número de páginas: 133 pp.
I.S.B.N. 978-84-943350-1-3



0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative