30 de novembre de 2014

Tras las huellas de Stieg Larsson

[La Tercera, 29 de noviembre de 2014]

A 10 años de la muerte del autor sueco, su padre y su hermano -herederos de los derechos sobre su obra- hablan de la formación del novelista y del éxito de la trilogía Millennium. Anuncian el regreso de Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander en un cuarto tomo en agosto del 2015.

Marisol Aliaga y Francisco Ubilla


“Por supuesto que nos sentimos orgullosos de Stieg”, dice Joakim Larsson, hermano menor del  periodista y escritor sueco, creador de la trilogía Millennium, uno de los éxitos literarios más fulminantes del último tiempo, con ventas sobre 78 millones de ejemplares. “Pero tal vez no tanto por los libros”, continúa, “sino por él, nos sentimos orgullosos por cómo era Stieg”.
El y su padre, Erland Larsson, están en Estocolmo por la conmemoración de los 10 años de la muerte del novelista. El escritor murió en 2004 producto de un ataque al corazón, gracias una letal combinación de estrés, alimentación rica en comida chatarra y varios paquetes de cigarrillos al día. Ya había entregado tres libros de la saga, que se publicaron tras su muerte, y la cuarta entrega quedó sin terminar. Se decía que estaba en su computador, pero nadie sabía qué pasó con ese escrito ni cuándo habría una cuarta entrega. Hasta ahora: Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander, los protagonistas de la saga, regresan en 2015.
MADRE LUCHADORA
Stieg Larsson creció en el pequeño municipio de Norsjö,  cerca de la ciudad de Umeå, en los septentrionales campos de Suecia, a unos 600 km al norte de Estocolmo. Zona minera de fuerte influencia igualitaria, donde el frío puede llegar fácilmente a los -30°C y la nieve puede estacionarse durante meses. En invierno hay muy pocas horas de luz y la gente pasa mucho tiempo refugiándose en sus casas. 
Quizás fueron esos largos períodos de encierro y oscuridad, combinados con su fascinación por la novela policial y la influencia de un padre sindicalista del periódico local, lo que motivaron al joven Stieg a tipiar y tipiar en la pequeña máquina de escribir que le regalaron a los 12 años. 
“Stieg era un hijo tranquilo que leía mucho”, cuenta Erland. “Y leía de todo. Leer a Tolkien era uno de sus pasatiempos favoritos, también ciencia ficción, Ray Bradbury, y por supuesto las novelas policiales. Incluso a los 12 o 13 escribió una novela corta, lo cual contribuyó a que más tarde le compramos esa máquina de escribir” recuerda.
Su hermano menor recuerda que el futuro escritor “todo el tiempo tenía historias que contar, totalmente inventadas por él mismo. Historias fascinantes que trataban de cualquier cosa. Era entretenido tener un hermano mayor que contaba historias”. 
Recostado sobre el sofá, el padre recuerda cómo su hijo escribió esa novela corta, un policial que después escenificaban con sus amigos en la playa de Nydalarström, en Umeå. “Se iban en sus bicicletas y era una trama ambientada en Estados Unidos. Una vez la leí y reconocí cada árbol, cada arbusto, cada curva en el camino que estaba en nuestro pueblo, en Umeå”, relata entre risas. 
Según su familia, el abuelo materno, Severin Boström, antiguo estalinista y leninista, influyó fuertemente en Stieg, especialmente en su rasgo antifascista. A su vez, la madre, Vivianne Boström, fallecida en 1992 producto de un cáncer, delineó su feminismo. No por nada fue una de las fundadoras del primer comité por la igualdad de género en Umeå, que aún existe. “Ella trabajó mucho con ese tipo de temas, política y sindicalmente. Por esos años no se hablaba de feminismo, pero se luchaba por los derechos de las mujeres, por mejores sueldos, ese tipo de cuestiones”, cuenta el padre de Larsson.
Todo esto se ve reflejado en sus libros: la presencia de antiguos nazis en Suecia y la violencia contra las mujeres es el tema de Los hombres que no amaban a las mujeres. 
Para Joakim Larsson, Stieg se ve reflejado en ciertas características de Lisbeth Salander. “Como sus costumbres de consumir comida rápida y fumar constantemente”, dice. En cambio, para su padre, lo más importante es su veta de periodista: “Entonces es más Mikael Blomkvist, por su sentido de la justicia”.
LA VIOLACIÓN
De acuerdo con el testimonio de su ex pareja, Eva Gabrielsson, uno de los hechos que marcó la personalidad de Larsson fue haber sido testigo de una violación cuando  tenía 14 años. “Días más tarde se la cruzó por la calle y se acercó a pedirle perdón por no haberlo evitado, pero ella le rechazó. Siempre se sintió culpable”, ha dicho ella.
“Seguro que es una historia inventada”, aventura el padre de Larsson, escéptico de muchas cosas que comentan de su hijo. “Yo no creo que él haya sido testigo de una violación, pero si lo hubiera visto no lo habría contado en casa, de todas formas”. 
Para Kurdo Baksi, colega y uno de los amigos más cercanos de Larsson, presente además como un personaje en el tercer libro de la trilogía, la historia es verídica. “Eso ocurrió en el verano de 1969. El debería haber hablado con los chicos, haber tratado de parar eso, pero no lo hizo. En cambio escribió 2.500 páginas de novela, como venganza. Yo creo que una gran parte de las novelas se basa en su venganza”.
PERIODISMO DE DENUNCIA
Sea verídica o no la historia de la violación, lo cierto es que Stieg Larsson fue un cruzado feminista, antirracista y anti-nazi. Esa es la línea editorial de la revista EXPO, de la cual fue fundador y editor. Decenas de investigaciones sobre grupos de neonazis presentes en Suecia y en todo el mundo así lo confirman. 
Para Daniel Poohl, actual jefe de redacción de EXPO y quien comenzó su trabajo en la revista en los primeros tiempos, lo que identificaba a Stieg Larsson era que estaba convencido de que el racismo existe. “Existe racismo en la sociedad sueca, existe la misoginia y él quería encontrar distintas formas de denunciarlo”, dice.
Para Daniel Poohl, todo comenzó a mediados de los años 90, cuando la extrema derecha sueca empezó a salir a las calles para atraer a los jóvenes, especialmente con la música. “En ese tiempo no había Internet, entonces la forma de investigar era el suscribirse a sus publicaciones, a su música y comprar sus productos”, relata. 
Fue así como a Poohl le tocó en esa época la misión de infiltrarse en esos grupos y recopilar toda la información que fuese necesaria. “Como no había publicado nada ni nadie me conocía, era fácil para mí hacerme pasar por uno de ellos. Recopilé material que quedó en nuestros archivos y que luego apareció en un capítulo del libro de Stieg”, cuenta.
La ultraderecha sueca, representada por Sverigedemokraterna -Demócratas de Suecia-, partido abiertamente nacionalista y antiinmigración, por segunda vez en la historia ha obtenido los votos suficientes para entrar al Parlamento, aunque esta vez con un 12.9% de los votos. Algo inédito en una sociedad que por años ha impulsado la integración y la igualdad y que de seguro tienen preocupada a gran parte de la sociedad sueca. Posiblemente Stieg Larsson también estaría preocupado.
EL CUARTO LIBRO
“No podemos decir nada”, comenta Joakim,  cuando se le pregunta cómo será el cuarto libro de Millennium. Se ríe y mira de reojo a su agente y representante de la familia Larsson, Magdalena Hedlund, que sigue atentamente todo lo que se diga en esta entrevista. “Además no sabemos nada”, enfatiza. 
En noviembre de 2004, Larsson estaba escribiendo la cuarta parte de la saga Millennium. Con su muerte se inició un ingrato período de disputa por los derechos de los libros entre el padre y el hermano  y la pareja de Larsson, quien aburrida de los problemas y preguntas, ha mantenido un estricto secreto sobre el paradero del libro inconcluso. El cuarto libro de Millennium escrito por Stieg Larsson se mantiene oculto.
Pero la editorial Norstedt contrató a un escritor para crear una nueva novela con los protagonistas. “David Lagercrantz está escribiendo el cuarto libro de la serie Millennium y se lanzará en agosto del próximo año”, confirma la agente. 
“Es muy valiente de su parte”, asegura sobre David Lagercrantz, a quien también representa. “El es muy entusiasta y ha dicho que ha logrado encontrar una buena forma de continuar la serie”, insiste. Joakim Larsson confirma que confían en el trabajo de Lagercrantz.
En una entrevista para la televisión sueca, el escritor y periodista  dijo que nunca había trabajado tan duramente en un libro. “Es aterrador pero sumamente fascinante, emocionante, y para que no se filtre nada, todo se ha escrito sin conexión a Internet, por seguridad”.  La novela ya está lista y ahora está en la etapa de revisión por parte de la editorial. Se lanzará en agosto de 2015, con la atención del mundo puesta sobre esta cuarta entrega.  
“No sabemos nada sobre el libro”, subraya con una risa Joakim, entendiendo el interés de los lectores y la prensa. En ese mismo momento, el padre de Larsson, sin mirar a nadie, cuenta que alguna vez le preguntó a su hijo cómo sería el cuarto libro: “Le pregunté una vez acerca del tema de la extrema derecha en Suecia y me comentó que eso viene en el cuarto libro… Dijo que se trataría de la derecha extrema y el nazismo”, finaliza categórico, sin importarle la notoria cara de preocupación de su agente.



0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative