24 de novembre de 2014

Jordi Bernet cree que en el cómic lo importante es la secuencia, no los detallitos

[El Diario, 23 de noviembre de 2014]


El catalán Jordi Bernet, dibujante de la serie "Torpedo 1936", "Kraken" y "Clara de noche", entre otras, considera que lo importante en el cómic es la secuencia, la continuidad, como en el cine, y no los "detallitos en las viñetas", porque distraen la atención.
Bernet (Barcelona, 1944) ha acudido este fin de semana al Salón del Cómic de Getxo donde ha recibido un homenaje por su trayectoria profesional.
En una entrevista con Efe, el dibujante ha comentado la influencia del cine en su obra, su "alimento espiritual", especialmente los clásicos del género negro o el western, y su modo de trabajar.
"Si la historia me resbala es muy difícil dibujarla. Dibujar cuadrito a cuadrito lo que pone el argumento no me gusta, lo mío es un poco hacer de director de cine. Siempre lo he hecho así, leer una historia, empapármela bien y luego explicarla en imágenes a mi manera", ha destacado.
Para Bernet "el cómic es un medio de expresión brutal, es como el cine" y por eso trata de que los personajes "estén vivos" y buscar espontaneidad, con unas imágenes sin "detalles extraños o cosas decorativas" que distraigan la atención del lector.
"Hay dibujantes que son más ilustradores y se pierden haciendo una viñeta muy espectacular con muchos detallitos. Lo importante, a mi modo de ver, es la secuencia, que es lo mismo que el cine, que haya una continuación y poner solo lo estrictamente necesario", ha explicado.
Tal es su visión cinematográfica que no duda en afirmar que "podría dirigir una película" y destaca que todos sus personajes "son muy cinematográficos", como Kraken o Torpedo, "aparte de transgresores".
Bernet no utiliza el ordenador, porque "estas cosas hay que hacerlas con la mano, es algo manual, y esto hace que haya estilos diferentes. Es un poco una grafología".
Además, con los ordenadores "no existen los originales y llega un momento en el que todo son fotocopias y papelitos extraños y los originales son bonitos, se puede hacer una exposición de originales, se ve cómo trabajas".
Para Bernet, ahora es más difícil encontrar un dibujante que sorprenda al lector porque aunque "están mejor preparados", "entre los ordenadores y la manera de dibujar queda todo como plastificado".
"Hay menos manchones" y los dibujantes "saben más lo que es un encuadre y todo es más limpio. El ordenador lo deja todo limpio, los colorines, pero se ha perdido el espíritu que tenía todo esto".
Otro aspecto que siempre está presente en sus personajes e historias es el humor. "Parece que me retrotraigo -destaca- a mis principios de doña Urraca", personaje que comenzó a dibujar con quince años cuando falleció su padre, Miguel Bernet, creador del mismo.
Fue entonces cuando, en la editorial Bruguera, inició "sin saber casi dibujar" una carrera que le llevó después a trabajar en el extranjero antes de regresar al mercado español en los años 80, una época en la que había numerosas revistas mensuales de cómic.
Para Bernet fue "la época más interesante" porque "podías crear un personaje" que se publicaba en una revista en España y luego en otras de Italia y Francia y finalmente un álbum, mientras que ahora es difícil dibujar y financiar la publicación de una historia.
Ahora, "tienes que ir directamente al libro y los libros se venden poco" y además, en el caso del cómic, en unas librerías especializadas a las que "la gente normal, que pasa por la calle, las encuentra un poco misteriosas y no se mete dentro".
Además, según ha resaltado, al cómic "siempre han querido aparcarlo en el departamento de infantil" y ha costado mucho que se valorara el cómic para adultos; ahora "se puede hacer cualquier historia. Lo difícil es cobrarla".




0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

 
Google Analytics Alternative